La Biblia es católica por su historia

Vladimir Mauricio-Perez

Este artículo es parte de una serie de artículos publicados en la última edición de la revisa de El Pueblo Católico. Para suscribirte y recibir la revista GRATIS, HAZ CLIC AQUÍ.

 

Es común escuchar a personas decir que la Biblia no tiene nada que ver con el catolicismo. Sin embargo, en la misma historia de la Biblia se refleja lo que los católicos han creído desde el primer siglo: que la Iglesia existía antes que la Biblia, y que le Biblia es inseparable de la Tradición y el Magisterio.

FUNDACIÓN DE LA IGLESIA Y DEL MAGISTERIO

Jesús quiso fundar una Iglesia y lo hizo. Le dijo a Pedro: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” (Mt 16,18). Pero no la dejó desamparada, sino que les dijo a sus apóstoles: “Estaré con ustedes siempre” (Mt 28, 20) y les prometió que el Espíritu Santo los guiaría “a la verdad completa” (Jn 16,12). Es decir, Jesús les dio la autoridad para enseñar y mantenerlos en la verdad. Los apóstoles fueron la primera autoridad de enseñanza, lo que llamamos “Magisterio”.

Sabías que…  Magisterio proviene del latín “magister” que designa a la persona que enseña. “Maestro” se deriva de esta palabra.

 LA TRADICIÓN Y LAS ESCRITURAS

Fueron los apóstoles los que difundieron el Evangelio y transmitieron las escrituras del Antiguo Testamento. Estas incluían aquellas escritas en hebreo y en griego. A estas últimas se le conoce como Septuaginta, y contienen los libros que los católicos aún conservan en el Antiguo Testamento y los protestantes quitaron. A estas escrituras, los apóstoles agregaron su predicación de palabra. Así vemos que la Tradición oral de los apóstoles era la autoridad desde muchos años antes de que se escribiera el Nuevo Testamento. Luego los apóstoles y sus discípulos decidieron poner esta Tradición por escrito, bajo inspiración divina. Sin embargo, no incluyeron todo, como lo admite san Juan: “Jesús realizó… muchos otros signos que no están escritos en este libro” (Jn 20, 30). El resto sigue siendo verdadero y se ha transmitido de generación en generación, como lo comprueban textos antiguos cristianos que muestran la creencia en muchas cosas que seguimos conservando como católicos.

LOS PRIMEROS CRISTIANOS USABAN LA TRADICIÓN, LAS ESCRITURAS Y EL MAGISTERIO

Los primeros cristianos entendían bien que la palabra de Dios no solo se encontraba en las Escrituras, sino también en la Tradición de los apóstoles, y tenía que interpretarse a la luz del Magisterio, de la autoridad de los apóstoles. El mismo san Pablo les dice: “Hermanos, manténganse firmes y conserven las tradiciones que han aprendido de nosotros (los apóstoles), de viva voz o por carta” (2 Tes 2,15).

LOS SUCESORES DE LOS APÓSTOLES HICIERON LO MISMO

Antes de morir, los apóstoles ordenaron y designaron obispos que se encargaran del gobierno de la Iglesia y de defender el mensaje del Evangelio, contenido tanto en la Tradición como en la Escritura. Ellos se convirtieron en la nueva autoridad de enseñanza, en el Magisterio, por el don del Espí­ritu Santo que les fue dado en la imposición de manos y por elección de los apóstoles.

EL CANON OFICIAL DE LA BIBLIA

No fue hasta el año 382 que la Iglesia, bajo el mandato del Papa Dámaso I y la inspiración del Espíritu Santo, afirmó la lista de libros que eran inspirados por Dios: 27 del Nuevo Testamento y 46 del Antiguo. A esta lista la llamamos “canon”. Desde el primer siglo, muchos escritos aseguraban estar inspirados, pero solo los 27 libros del Nuevo Testamento tenían origen apostólico y estaban completamente de acuerdo con la Tradición que se había trasmitido desde los apóstoles. A pesar de que había discusiones entre los mismos católicos, la Iglesia, bajo la inspiración del Espíritu Santo discernió cuáles libros debían incluirse y cuáles no. A estos libros del Antiguo y Nuevo Testamento ahora llamamos “Biblia,” que en griego signi­fica “libros”.

LA REFORMA PROTESTANTE

La Iglesia reafirmó esta lista, o canon, en 1442 y de nuevo en 1546 tras la Reforma Protestante. Los reformadores protestantes tenían opiniones contrarias a la Tradición y el Magisterio, así que rechazaron ambas, y comenzaron a interpretar la Biblia según su deseo personal. Asimismo, se deshicieron de siete libros del Antiguo Testamento, motiva­dos también porque enseñaban cosas con las que no estaban de acuerdo.

LA MISMA IGLESIA

A través de la historia, la Iglesia ha seguido creyendo en el mismo principio que se utilizó desde la era de los apóstoles, confiando en las tres cosas: las Escrituras, la Tradición y el Magisterio. Los protestantes se han aferrado al principio de Sola Scriptura o “solo la Biblia”. Pero este principio no se encuentra en la Biblia, pues la Biblia habla también de la Tradición, como el mismo san Pablo lo dijo (2 Tes 2, 15), y como los cristianos de los primeros siglos lo tenían claro.

Próximamente: Asignaciones oficiales de diáconos permanentes 2020

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

A continuación, una lista de todas las nuevas asignaciones permanentes de diáconos para la Arquidiócesis de Denver.

Nuevas asignaciones

Diácono Louis Arambula, relevado de sus deberes en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, y nombrado diácono en la parroquia St. Augustine de Brighton, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Robert Cropp, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Gordon Hudec, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Charles Lamar, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono John Pontillo, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono William Senger, dado de alta de licencia médica y nombrado diácono en la parroquia St. Mary en Breckenridge, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Patrick Whaley, dado de alta de licencia médica y nombrado diácono de la parroquia St. Francis de Sales en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Reasignaciones

Diácono Matthew Archer, reasignado diácono en la parroquia St. Joan of Arc en Arvada, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono David Arling, reasignado diácono en la parroquia Nativity of Our Lord en Broomfield, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Ronald Beck, reasignado diácono en la parroquia del Santuario de Santa Ana en Arvada, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Geoff Bennett, reasignado diácono en la parroquia Holy Trinity en Westminster, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Michael Bunch, reasignado diácono en la parroquia St. Jude en Lakewood, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Christopher Byrne, reasignado diácono en la parroquia Sacred Heart of Jesus en Boulder, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Edward Clements, reasignado diácono en la parroquia St. Joseph en Golden, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Colin Coleman, reasignado diácono en la parroquia St. Catherine of Siena en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Roberto Cuevas, reasignado diácono en St. Mary Magdalene en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono James Doyle, reasignado diácono en la parroquia Our Lady of Peace en Silverthorne, y la parroquia St. Mary en Breckenridge, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Jerome Durnford, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Taylor Elder, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono George Fortunato, reasignado diácono en la parroquia St. Ignatius of Antioch en Rangely, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Michael Grafner, reasignado diácono en la parroquia Christ the King en Evergreen, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Charles Hahn, reasignado diácono en la parroquia Spirit of Christ en Arvada, a partir del 1 de junio de 2020.

Diácono Kevin Heckman, reasignado diácono en la parroquia Blessed Sacrament en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Tim Kelly, reasignado diácono en la parroquia St. Vincent de Paul en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Timothy Kilbarger, reasignado diácono en St. Mary en Littleton, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Jerome Kraft, reasignado diácono en la parroquia St. Joseph en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Robert Lanciotti, reasignado diácono en la parroquia St. Elizabeth Ann Seton en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Paul Louderman, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono James Mackin, reasignado diácono en la parroquia Sacred Heart of Mary en Boulder, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Ernest Martínez, reasignado diácono en la parroquia de Notre Dame en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Ronald Michieli, reasignado diácono en la parroquia St. Anthony en Sterling, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Gary Miller, reasignado diácono en la parroquia Guardian Angels en Denver, a partir del 1 de julio de 2020.

Diácono Jim Moat, reasignado diácono en la parroquia de Our Lady of the Snow en Granby y apoyando a la parroquia de St. Anne en Grand Lake, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono George Morin, reasignado diácono en la parroquia St. Thomas More en Centennial, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Darell Nepil, reasignado diácono en la parroquia de Our Lady of Lourdes en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Gregory Perzinski, reasignado diácono en la Parroquia de St. Michael the Archangel en Aurora, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono David Peverley, reasignado diácono en la parroquia St. John XXIII en Ft. Collins, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Chris Pomrening, reasignado diácono en la parroquia de St. Michael the Archangel en Aurora, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Alan Rastrelli, reasignado diácono en la parroquia St. Thomas More en Centennial, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono John Riviera, reasignado diácono en Our Lady of the Valley en Windsor, y St. Mary Parish en Ault, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Ronald Roderick, reasignado diácono en la parroquia St. Paul en Idaho Springs, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Frederick Torrez, reasignado diácono en la parroquia St. Mary en Greeley, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Donald Tracy, reasignado diácono en la parroquia St. Rose of Lima en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Patrick Travis, reasignado diácono en la parroquia de St. John the Evangelist en Loveland, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Timothy Unger, reasignado diácono en la parroquia Risen Christ en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Don Weiss, reasignado diácono en la parroquia St. Elizabeth Ann Seton en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Mark Wolbach, reasignado diácono en Light of the World Parish en Littleton, a partir del 1 de julio del 2020.