La fe en el Club Monterrey: Un rosario, oración y un sacerdote

Por Clemente Carballo

En una emocionante final de la Liga BBVA MX, de la Primera División de Fútbol de México, el Club de Fútbol Monterrey Rayados se alzó con el campeonato del Apertura 2019, al ganar en la tanda de penales 4 por 2 ante el siempre favorito Club América en el mítico Estadio Azteca de la mano del director técnico Antonio Mohamed.

Durante el partido el director técnico argentino de los Rayados, conocido como “el turco”, colocó en un asiento, ubicado en el área técnica, un rosario.

El padre David Jasso, quien fue directivo del Club de los Rayados del Monterrey, explicó en una entrevista con ACI Prensa el porqué del rosario del técnico Antonio Mohamed.

“El Rosario es especial para Mohamed, dado que le recuerda a su hijo, Farid, quien falleció en un accidente automovilístico en Alemania en 2006, a los 9 años”.

“Tuvieron ese accidente y ya Antonio Mohamed había hecho esa promesa a su hijo, que, volviendo a dirigir a Rayados, sería campeón. Y ese Rosario fue muy significativo para él y para su hijo, sobre todo en ese momento del accidente, en la atención médica y en su fallecimiento”, señaló.

Farid salía como mascota en la primera etapa en que El Turco Mohamed dirigió al Monterrey, y de ahí se volvió fanático de los Rayados. “Y él dijo que él iba a llevar siempre el Rosario en la banca porque su hijo lo acompaña siempre”, añadió.

Para el padre Jasso, “eso impulsó al ‘turco’ a darlo todo, no solo como entrenador sino como persona. Y a conectar cancha con tribuna, que eso es muy difícil también de lograr en el fútbol”.

Culminado el encuentro de la gran final del fútbol mexicano, en breves declaraciones para una cadena de televisión, Mohamed, entre lágrimas y con el rosario en la mano, señaló que en el cielo estaban festejando “mi mamá, mi papá, mi hijo, todos juntos. Se debe estar haciendo un banquete allá arriba de felicidad”.

El mismo 29 de diciembre por la mañana, Antonio Mohamed asistió a la Basílica de Guadalupe en Ciudad de México para un momento de oración.

De directivo a sacerdote

El padre David Jasso también recordó cómo descubrió su vocación al sacerdocio tras haber sido directivo en el Club de Monterrey.

Como exalumno de los colegios maristas en Monterrey la vocación al sacerdocio siempre lo atrajo. A los 17 años entró por primera vez al seminario en el año 1995.

Estuvo 8 años y medio como seminarista, pero decidió salir, pensando que quizá no era su vocación. Se alejó de su formación sacerdotal por 10 años y en ese tiempo llegó a formar parte de los Rayados del Monterrey como directivo.

Primero fue coordinador de responsabilidad social, lo que le permitió trabajar muy cerca de la comunidad de aficionados del equipo regiomontano.

También tuvo oportunidad de estudiar, trabajar y viajar con el equipo por distintos países, y además fue campeón con los Rayados en los años 2009 y 2010, en lo que se considera la época dorada del Monterrey.

Sin embargo, los directores técnicos y jugadores con los que convivió fueron descubriendo algo que él no veía, porque lo llamaban “padrecito” o “curita”.

Sabían que había estado en el seminario y lo invitaban a dirigir los actos de fe, como cuando el equipo técnico y los jugadores lo buscaron para que hiciera la oración por el fallecimiento de ‘El Tano’ de Nigris, hermano de Aldo, que ahora es parte del cuerpo técnico de Rayados.

A pesar de los grandes éxitos la insatisfacción no abandonó al directivo, y 10 años después, volvió al seminario. Habí descubierto que en verdad lo que deseaba era servir a Dios en el sacerdocio.

En el 2013 regresó al seminario y después de corto tiempo, se ordenó sacerdote.

Foto de Facebook oficial | Club de Fútbol Monterrey Rayados

Próximamente: #PasaLaCanasta: ¡Apoya a tu parroquia ahora mismo!

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!