44.1 F
Denver
miércoles, diciembre 7, 2022
InicioLocalesLa fe y el conocimiento de Dios uno y trino

La fe y el conocimiento de Dios uno y trino

Padre Mauricio Bermúdez

Una de las invocaciones que más escuchamos tanto en la Santa Misa como en la celebración de los sacramentos es cuando comenzamos diciendo “en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”. Hace algunos años en el seminario, un profesor nos dijo que uno de los misterios más importantes de la Iglesia es el de la Santísima Trinidad y sin embargo, es probablemente uno de los dogmas de la Iglesia Católica que la gente supone entender lo que significa y peor aún en el que jamás profundiza en este. Con el paso del tiempo me he dado cuenta que mi profesor tenía razón y que lamentablemente mucha gente no sabe quién es la Santísima Trinidad.

Platicando de esto mismo con uno de los diáconos permanentes de mi parroquia, me comentaba que en cierta manera es culpa de nosotros sacerdotes y diáconos por no profundizar en el Catecismo y ni tampoco al predicar, pues no explicamos lo suficiente como para que la gente se anime a conocer sobre este hermoso misterio. Lo que es un hecho es que hablar de la Santísima Trinidad no es tarea fácil. Puedo decir que a lo largo de mi sacerdocio jamás se me ha hecho tan difícil tratar de explicar algo. Y es que no solamente no encuentre las palabras para expresarlo, sino que ¿cómo podemos explicar lo que en sí mismo no tiene explicación? Santa Juana de Arco llegó a decir en un momento: “Dios es tan grande que supera nuestra ciencia”.

Este mes de octubre fui invitado a dar la clase sobre la Santísima Trinidad en el Centro San Juan Diego. Esta clase es parte de la certificación de agentes de pastoral del centro. La experiencia en si misma me llena de alegría, pero no niego los retos que encuentro para explicárselo a la gente que participa en el curso. Lo que puedo afirmar es que el entusiasmo de quienes participan de esta clase me anima a encontrar formas no solo para explicar el dogma sino también para seguir estudiándolo. Además de que los participantes del curso se introduzcan al dogma de la Santísima Trinidad, uno de los objetivos en esta clase es que cada persona aprenda a orar (dialogar) con cada una de las personas de la Trinidad: Padre, Hijo, y Espíritu Santo.

Para mi es fundamental que la gente se relacione con el Padre “amoroso” que está al pendiente de sus hijos; con el Hijo quien se hace presente en el Sacramento de la Eucaristía; y con el Espíritu Santo quien nos llena de sabiduría para hacer la voluntad de Dios. En verdad estoy interesado en que conozcan las diferentes herejías que se han dado a lo largo de la historia y como esto ha hecho que muchas personas se hayan separado de la verdad que profesa la Iglesia. Finalmente, ya que varios de quienes toman la clase son catequistas, he introducido un poco del arte religioso, pues el origen de este fue el catequizar a las personas con imágenes.

A veces me da la impresión que la gente tiene miedo a participar en varios cursos de catequesis para adultos, estudios bíblicos, talleres, etc., pues piensan que no aprenderán nada o que no podrán con dichos estudios.

No me queda más que alentar a toda la gente para que se siga formando y aprenda sobre las verdades y enseñanzas de la Iglesia Católica.

Me anima mucho ver las caras de alegría cuando la gente aprende más sobre Dios y verlos tan entusiasmados para enseñarle a más gente lo que han aprendido. De corazón invito a que los hispanos en la arquidiócesis de Denver sigamos formándonos y participemos de los cursos que ofrecen nuestras parroquias y el Centro San Juan Diego. No me queda más que encomendarnos a la gracia del Dios Trino y Uno para que siempre hagamos su Santa Voluntad.

Para saber más sobre los cursos de certificación de agentes de pastoral llame al (303) 295-9470 ext. 111

 

Vicario parroquial de St. Frances Cabrini Littleton, CO.

Artículos relacionados

Lo último