56.6 F
Denver
domingo, septiembre 25, 2022
InicioSin categorizarLa Iglesia y el estado se unen para brindar alivio a la...

La Iglesia y el estado se unen para brindar alivio a la comunidad durante la pandemia

En tiempos de gran necesidad y crisis, encontramos fuerza en la unidad y la colaboración, y en medio de la pandemia del coronavirus, esta verdad permanece dentro de la Arquidiócesis de Denver.

Durante muchos años, la Arquidiócesis de Denver y los funcionarios del gobierno local de Colorado han encontrado formas de trabajar juntos hacia objetivos comunes y servir mejor a la comunidad, lo que a menudo incluye llevar a cabo obras de misericordia físicas como alimentar a los hambrientos y albergar a las personas sin hogar. En estos tiempos de la pandemia del COVID-19, estas asociaciones continúan siendo una parte crucial de la respuesta de Colorado y de la Iglesia hacia los necesitados.

La Ciudad de Denver y la Arquidiócesis de Denver tienen un historial de colaboraciones para apoyar a las personas necesitadas. Durante la pandemia, el alcalde Michael B. Hancock y su administración han trabajado con la arquidiócesis para proteger a la población sin hogar y extender las pruebas de COVID-19 a las comunidades con mayor riesgo de batalla contra el virus.

“Este tipo de relaciones de verdadera colaboración realmente marcan la diferencia porque puedes llamar a tus socios y establecer relaciones que se basan en la confianza, en un compromiso real y un enfoque verdadero en una misión mutuamente acordada”, dijo el alcalde Hancock a El Pueblo Católico. “Catholic Charities y la arquidiócesis han sido tremendos  socios nuestros a lo largo de los años”.

El arzobispo Samuel J. Aquila de Denver le dijo a El Pueblo Católico que “la Iglesia Católica está motivada a cuidar de los pobres y necesitados por el mandamiento de Cristo de amarse unos a otros como él nos amó”.

También agregó que, “la pandemia del coronavirus, ha destacado este importante trabajo” y subrayó el papel esencial que desempeña la Iglesia Católica en el acogimiento de una sociedad que defiende la dignidad otorgada por Dios a cada persona.

“Ha sido una bendición poder trabajar con la ciudad de Denver durante muchos años para servir a estas poblaciones vulnerables”.

El arzobispo Samuel J. Aquila y la Arquidiócesis de Denver se han asociado con el alcalde Michael Hancock y la ciudad de Denver en el pasado, para servir mejor a las personas necesitadas, y han continuado esos esfuerzos de colaboración durante la pandemia del coronavirus. (Foto de Catholic Charities)

Recientemente, el 10 de julio y el 23 de julio, el alcalde Hancock y la ciudad de Denver organizaron eventos en asociación con la Iglesia Católica Ascensión en Montbello para proporcionar pruebas de COVID-19 y una despensa móvil de alimentos para la comunidad local.

“Hemos estado buscando oportunidades para estar en las comunidades, para hacer las pruebas, para conocer a las personas donde viven. Y reconocemos que los latinos y los afroamericanos en particular han sido los más vulnerables a este virus”, dijo el alcalde Hancock. «Necesitábamos asegurarnos de aprovechar las oportunidades para realizar pruebas en esas comunidades».

Luego, el 6 de agosto, La Iglesia Ascensión organizó otro evento en colaboración con la ciudad de Denver, donde la oficina del alcalde obsequió mochilas gratis con útiles escolares, canastas de alimentos saludables, productos para bebés, productos de higiene femenina y más.

«Estoy muy agradecido por la colaboración del alcalde Hancock por ayudar a la gente de Montbello», dijo el padre Dan Norick, párroco de la Iglesia Ascensión. “También agradezco a Dios por la gente de Montbello que se cuidan unos a otros en estos tiempos difíciles. ¡Alabado sea Jesús!»

El alcalde Hancock dijo que la organización de estos eventos en la parroquia Ascensión, tenía sentido debido a la relación establecida que la ciudad de Denver y la Arquidiócesis de Denver han desarrollado a lo largo de los años.

«Cuando buscas con quién se asociarte en estas oportunidades, recurres a quién está más familiarizado contigo y con quién has tenido una colaboración de confianza», dijo. “Y da la casualidad de que la arquidiócesis y la parroquia han sido con las que hemos trabajado a lo largo de los años. Entonces fue algo que se dio muy natural. Es un lugar donde la gente está familiarizada y un lugar en el que confían».

Sin embargo, no es solo durante la pandemia que esta asociación ha sido fructífera. Desde hace ya un tiempo, existe una sólida asociación entre Samaritan House y la ciudad, y esta relación ha dado muchos frutos a lo largo de los años. Samaritan House se esfuerza por ser más que un simple refugio para personas sin hogar, brindando educación, clases de destrezas para la vida diaria y apoyo individual a sus residentes para que puedan liberarse del ciclo de pobreza y mantenerse a sí mismos de forma independiente.

En agosto del 2017, la ciudad de Denver y Caridades Católicas de Denver cortaron el listón del primer refugio para mujeres en la ciudad. El llamado Refugio para mujeres de Samaritan House, sigue el modelo establecido de Samaritan House de ayudar a quienes atraviesan tiempos difíciles a encontrar una salida de la pobreza y, en última instancia, traer esperanza a sus vidas. Cada noche, ofrece 225 camas para mujeres que necesitan refugio inmediato.

En abril, Catholic Charities se asoció con la ciudad de Denver y tomó la iniciativa en un refugio auxiliar para mujeres establecido en el Coliseo de Denver. (Foto de Catholic Charities)

En abril, en respuesta a la pandemia y debido a la necesidad de mantener los protocolos de distanciamiento social para prevenir la propagación del COVID-19, la ciudad de Denver y Caridades Católicas de Denver se asociaron para establecer el Coliseo de Denver como un refugio de emergencia auxiliar de mujeres que está en funcionamiento 24/7 y que pudo acomodar hasta 300 mujeres. El personal de Caridades Católicas tomó la iniciativa en el refugio con el apoyo total de la ciudad de Denver. Desde entonces, el refugio auxiliar ha regresado a las instalaciones habituales del refugio para mujeres, pero esta colaboración entre la ciudad y Caridades Católicas fue crucial a medida que fueron aumentando los casos de COVID-19 en abril.

«Cuando la pandemia golpeó la ciudad, Caridades Católicas tuvo que encontrar una manera de distanciar socialmente a las mujeres en su Refugio de Emergencia para Mujeres», dijo Mike Sinnett, Vicepresidente de Refugios y Alcance Comunitario. «También tuvimos que brindarles atención las 24 horas, los 7 días de la semana para cumplir con la orden del gobernador de quedarse en casa y la clasificación del virus. Trabajando con el personal de la ciudad de Denver, nos unimos como una comunidad de refugio y obtuvimos el uso del Coliseo de Denver, donde pudimos brindar un mejor distanciamiento social, albergue las 24 horas del día, los 7 días de la semana con tres comidas al día y otras comodidades, incluyendo duchas y tratar los casos.

“Creemos que este esfuerzo con la ciudad protegió a nuestra comunidad más vulnerable y ayudó a prevenir la propagación del virus. Pero lo que es más importante, lo hicimos más seguro para las mujeres sin hogar durante esta pandemia «.

Imagen destacada: El padre Dan Norick reparte suministros durante un evento de obsequio comunitario organizado en la parroquia católica Ascensión en Montbello junto con la ciudad de Denver. (Foto proporcionada)

Aaron Lambert
Aaron Lambert es el editor de Denver Catholic, el medio oficial en inglés de la arquidiócesis de Denver.
Artículos relacionados

Lo último