La Misión Miguel Pro de un sacerdote de Denver continúa con su ministerio vital de 35 años en Juárez

Escritor Invitado

Por: Roxanne King

Mucho tiempo antes de que las caravanas de migrantes y las controversiales políticas de inmigración del gobierno de Trump comenzaran a dominar los titulares, una misión católica en Ciudad Juárez, México, dirigida por un humilde sacerdote de Denver, trabajaba para prevenir la migración forzada de jóvenes pobres de quienes el Papa Francisco dijo: “son perseguidos y amenazados cuando tratan de salir de la espiral de violencia y del infierno de las drogas”.

Inspirado por el trabajo de otros, el padre Peter Urban de 89 años, fundó la misión Miguel Pro en el 2010. La organización sin fines de lucro de Colorado ofrece becas y tutoría a niños en Juárez para ayudarlos a asistir a la escuela desde el jardín hasta la universidad. Recientemente, la misión también comenzó a construir casas ecológicas y de energía eficiente.

“Mientras que la educación hace posible un futuro más brillante, la construcción de y la asistencia de reparaciones provee viviendas más seguras y dignas. Ambos esfuerzos fomentan esperanza, lo cual es el objetivo de la misión”, dijo el padre Urban.

“Cinco de nuestros estudiantes se han graduado de la universidad”, indicó el sacerdote. “Diecisiete están inscritos en la universidad. Más de treinta están en la escuela secundaria y preparatoria”.

“Las becas son vitales”, dijo el padre, “ya que la educación gratuita en México solo es hasta el sexto grado”.

“Entonces están fuera de la escuela y pueden ser tentados a escuchar a los narcos y a vender drogas para ganarse la vida”, dijo.

Los jóvenes además son vulnerables a otras actividades criminales. Algunos intentan huir de la pobreza y la violencia de la ciudad y buscar una mejor vida al cruzar la frontera.

Una vez considerada la ciudad más peligrosa fuera de una zona de guerra, la tasa de homicidios en Juárez comenzó a disminuir en el 2012 pero el año pasado reportó “1247 homicidios, una cifra comparable a la era más violenta de la ciudad desde el 2008 al 2011”, de acuerdo a El Diario de Juárez. El incremento, dijo el periódico, se atribuye a los carteles que luchan por el control de las lucrativas rutas de narcotráfico de la ciudad.

El maestro de educación física Oscar Sandoval pudo obtener su título universitario gracias a las becas de la misión Migue Pro. Hoy enseña en dos escuelas en Juárez y, con un futuro prometedor. Además, contrajo nupcias recientemente.

“Se casó por la iglesia católica por su pasado”, dijo el padre Urban refiriéndose a la experiencia de Sandoval con la misión, que lo nutrió académica y espiritualmente. “Ahora puede impartir conocimiento no solo de salud física sino también sobre su fe”.

Juárez es una ciudad fuertemente industrializada con unas 300 fábricas, cerca de un tercio de su población está compuesta de gente quien se ha mudado de otros lugares, mayormente de otras partes de México, pero también de otros países de Centroamérica.

 

“Escuchan que hay trabajo”, dijo el padre Urban. “Vienen y encuentran, piedras, cartones y algún tipo de techo y lo juntan para albergar a su familia. Trabajan largas horas en las maquiladoras, fabricas, por 20 a 40 dólares a la semana. Eso no es pobreza, es miseria”.

El año pasado, la misión construyó una casa para una mujer que criaba a sus tres hijos y luchaba contra el cáncer después de ser abandonada por su esposo. En el 2017, la misión ayudo a terminar una residencia y una capilla para las hermanas Tonantzin, mujeres consagradas quienes se asociaron con la misión y trabajaron en cuatro centros comunitarios alrededor de Juárez, donde ofrecen cuidado de niños a padres que trabajan, brindan tutoría a niños, y ofrecen catequesis y asesoramiento a familias.

El diácono Paul Zajac, quien sirve en la mesa directiva de la misión Miguel Pro y ministra en la parroquia St Antony of Padua donde reside el padre Urban, ayudo a construir las residencias.

“Fue una buena experiencia”, dijo el diácono. “El enfoque de la misión Miguel Pro es ayudar a los más necesitados de la manera que más les ayude. Vive el precepto del Evangelio de que cuando te preocupas por tu prójimo te preocupas por Cristo”.

El diácono dijo que la misión no solo eleva a las personas al ayudarlas a adquirir una educación y una vivienda adecuada, sino que las involucra en esos esfuerzos y da testimonio de que Dios los ama.

“Les ayuda saber que Dios los creó con una misión y un propósito”, dijo el diácono Zajac. “Les dice que a Dios le importan tanto que envió personas que viven a 800 millas de distancia para ayudarlos”.

“La gente tiene tal sentido de gratitud. Para ellos era importante compartir con nosotros lo que tenían a cambio. Era como estar con la comunidad de la Iglesia primitiva”.

Además de ayudar a los residentes a construir casas de adobe con eficientes en energía que incluyen inodoros secos y ecológicos, que convierten los desechos en fertilizantes (la falta de agua y suelos arenosos son problemas en Juárez), la misión alienta a las personas a ser autosuficientes al cultivar un jardín para verduras, y criar pollos y quizás una cabra, para huevos y leche.

“Si tienes eso, puedes ser pobre, pero tienes una pobreza digna”, dijo el padre Urban, comparándolo con lo que Cristo describió cuando dijo: “Bienaventurados los pobres”.

El Padre Urban se involucró con los pobres en Juárez en 1994 a través del Padre Stan Martinka, un ex capellán del Ejército de los EE. UU. que conocía a las Hermanas Tonantzin y había comenzado un apostolado 10 años antes para ayudarlos a construir centros comunitarios y brindar ayuda financiera a las familias para mantener a sus hijos en el colegio. Más tarde, el diácono Michael Howard ayudó a su trabajo de construcción de casas.

Tanto el padre Martinka como el diácono Howard murieron en 2011. El padre Urban acredita a los dos hombres y a las hermanas Tonantzin con la inspiradora misión Miguel Pro, que estableció con la ayuda de su amigo Dan Schell, luego de unos 16 años de apoyar al ministerio en Juárez y desde Denver.

Hoy en día, incluso mientras la misión explora agregar nuevas tecnologías para enseñar inglés a los niños a una edad más temprana a través de juegos de computadora educativos para ayudar a mejorar la fluidez y mejorar su capacidad para obtener empleos mejor pagados, la idea está arraigada en su objetivo fundamental: infundir esperanza para un mejor futuro.

“Nos gusta la educación más que nada”, dijo el padre Urban. “Planeamos construir dos casas más este año y muchas, muchas más en los próximos 20 años. Pero nuestro enfoque principal es la educación”.

Cuesta solo $ 0 al mes proporcionar una beca. El costo de construir una casa, también, es mínimo en alrededor de $20,000.

Las personas pueden donar en el sitio web de la misión, MiguelProMission.com. Para ser voluntario en viajes de misión de construcción de viviendas o para escribir cartas de aliento a los estudiantes, envíe un correo electrónico a: tonantzi1@prodigy.net.mx.

Además, los organizadores están planeando un gran evento para celebrar el cumpleaños número 90 del padre Urban y beneficiar a la misión en agosto, dijo Mary Ann Hand, secretaria de la junta directiva de la misión.

“Estamos entusiasmados con el trabajo que se está realizando”, dijo, “y las cosas buenas que están sucediendo a través de la misión”.

“Le da a la gente una vida digna”, dijo el diácono Zajac. “Y ellos pueden ver un futuro mejor”.

*Traducido del original en inglés por Mavi Barraza.

Próximamente: “Todo es posible”: Tres madres hispanas obtienen licenciatura a través de Centro San Juan Diego

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

“¡Gracias por atreverse a soñar y a buscar un mundo mejor!” Con estas palabras Alfonso Lara, director de Centro San Juan Diego, dio la bienvenida a las tres graduadas de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), cuya graduación se llevó a cabo el viernes, 14 de junio, en CSJD en Denver.

Las tres licenciadas – Jovana López González, Leticia Morales Gonzáles y María Guadalupe Sánchez Casarrubias – obtuvieron sus respectivos títulos gracias a la alianza establecida entre CSJD y UPAEP en el 2012, la cual le ha permitido a CSJD ofrecer licenciaturas y maestrías en línea, en español, válidas en los Estados Unidos y a un precio asequible.

La graduación de estudiantes de la Universidad Popular del Estado de Puebla (UPAEP) que obtuvieron su licenciatura a través de Centro San Juan Diego, se llevó a cabo el 14 de junio en Denver. (Fotos de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

La ceremonia fue dirigida por el distinguido periodista Rodolfo Cárdenas, como maestro de ceremonias, y contó con la presencia de los cónsules de Guatemala, El Salvador y Perú en Denver; así como de tres representantes de UPAEP, quienes viajaron desde Puebla para la ocasión; el Vicario General de la Arquidiócesis, padre Randy Dollins; la hermana Alicia Cuarón, y otros estudiantes, amigos y familiares.

Aquí presentamos a las nuevas licenciadas.

(Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

Jovana López González

Lic. en Administración de Empresas

Originaria de la Ciudad de México, Jovana fue impulsada por su deseo de ser un buen ejemplo para su hijo y para la comunidad hispana a la hora de comenzar su carrera en Administración de Empresas en UPAEP Online por medio de CSJD.

“Me siento contenta, muy satisfecha y con un logro cumplido, más que nada, para mí y para mi familia”, dijo a El Pueblo Católico Jovana, quien llegó hace 19 años a este país. “Nunca pensé que esto se fuera a hacer realidad. Fueron más de 4 años y decía yo ya al final: ‘a lo mejor no puedo’, porque tomé más materias para poderla terminar más rápido, pero aquí estoy”.

Jovana López González obtuvo su licenciatura en Administración de Empresas. (Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

Aseguró que su camino no fue fácil, ya que uno de sus retos más grandes fue el comenzar con un nivel de computación muy básico, lo que la obligó a aprender computación y llevar sus materias a la vez.

Sin embargo, dirigiéndose a las personas que están indecisas sobre si deberían o no emprender el camino de una carrera universitaria, asegura “que nunca es tarde. No importa la nacionalidad, no importa la edad – que siempre hay oportunidad. El tiempo se lo da uno, y cuando uno quiere, se puede. Y que no dejen su sueño atrás, que lo hagan realidad, que todos los días se levanten con el sueño de seguir adelante”.

 

(Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

Leticia Morales Domínguez

Lic. en Gestión de Tecnologías de Información

Debido a diversos problemas, Leticia tuvo que dejar sus estudios universitarios en México, pero, tras mudarse a los Estados Unidos con su esposo, nunca olvidó su sueño: “Me prometí a mí misma que iba a estudiar algo, aunque fuera algo sencillo”.

La oriunda de Chalchihuites, Zacatecas, estuvo “tocando puertas” por más 20 años. Estudió inglés, obtuvo su GED, pero su sueño de estudiar una carrera parecía lejano – hasta que escuchó la oportunidad que CSJD ofrecía a través de UPAEP Online, “y no lo pensé dos veces”, aseguró.

Siendo madre de tres hijos, el más pequeño de 2 años, las dificultades no fueron pocas. “Fue difícil coordinar las actividades como alumna, madre y además como empleada… Tuve que estar estudiando en el turno de la noche para poder culminar mis estudios”, dijo Leticia a El Pueblo Católico.

Leticia Morales Domínguez obtuvo su licenciatura en Gestión de Tecnologías de la Información (Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

Pero ahora, para la catequista y feligrés de St. Michael the Archangel en Aurora, este logro la hace sentir como si estuviera sentada en la cima de una montaña “divisando el paisaje hermoso”.

“No hay obstáculos que no podemos vencer. Todos tenemos las capacidades, los dones que Dios nos dio para poder lograr nuestros sueños.

“Me gustaría (decirles a) todas las personas que tengan este sueño, que se acerquen a UPAEP, al CSJD, porque es posible, y hay un gran equipo detrás de nosotros para apoyarnos. No vamos solos en esta carrera”.

 

(Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

María Guadalupe Sánchez Casarrubias

Lic. en Innovación y Asesoramiento Educativo

“El amor: el amor a mí, el amor a los demás y el amor a mi familia” es lo que llevó a María, madre inmigrante de la Ciudad de México, a obtener su licenciatura en Innovación y Asesoramiento Educativo en CSJD. “No sabía identificar qué era lo que me había motivado, hasta que, empezando este proceso, me di cuenta de que era por amor, amor de entrega hacia los demás”.

María ve este hito en su vida como el comienzo de algo nuevo: “Esto es apenas el principio de lo que me gustaría hacer, que es apoyar a la comunidad hispana”, dijo la graduada en diálogo con El Pueblo Católico, expresando los muchos sueños que tiene por cumplir.

María Guadalupe Sánchez Cassarrubias obtuvo su licenciatura en Innovación y Asesoramiento Educativo. (Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

No obstante, su camino no ha sido todo color de rosa. “Lo más difícil fue empezar una licenciatura a ya más de los 40 años y las barreras de la tecnología: yo no sabía usar una computadora”. Aun así, no se rindió, y anima a otros a seguir luchando por sus sueños.

“Les diría a las personas indecisas que se animen. La educación es algo que nos va a permitir ser más grandes, y nos va a permitir ver el mundo de diferente manera y entregarnos de diferente manera al mundo… No hay límites si uno no los tiene en la mente”, aseguró María.

(Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

Para más información sobre cómo obtener una licenciatura a través de CSJD, visite:

centrosanjuandiego.org/upaep/ o llame al (303) 295-9470.