98.9 F
Denver
viernes, julio 12, 2024
InicioLocalesArquidiócesis de Denver"Lloré en acción de gracias por este gran regalo": Peregrinación Eucarística Nacional...

«Lloré en acción de gracias por este gran regalo»: Peregrinación Eucarística Nacional encuentra un hogar en Sacred Heart en Roggen

La Peregrinación Eucarística Nacional fue un momento de gracia para miles en el norte de Colorado mientras Jesús, completamente presente en la Eucaristía, recorría nuestras comunidades.

Para una parroquia en particular, la visita de la peregrinación se volvió aún más profunda debido a la coincidencia (o incidencia divina) de que la parada estaba programada para su centenario.

Dedicada el 10 de junio de 1924 por el obispo Henry Tihen, tercer obispo de la diócesis de Denver, la iglesia Sacred Heart (Sagrado Corazón) en Roggen se estableció como una iglesia de misión de la parroquia St. Peter (San Pedro) en Greeley, a unos 40 millas de distancia. La iglesia de misión en el este de Colorado estaba destinada a servir a los agricultores y sus familias en la región.

«Esta parroquia fue construida por los esfuerzos de fieles agricultores, quienes hicieron de la parroquia el centro de su vida. Criaron familias grandes y educaron a sus hijos en la fe», compartió Phil Buchholz, feligrés del Sagrado Corazón desde hace 65 años.

Esos mismos agricultores de Roggen, especialmente las familias Klausner, Linnebur y Buchholz, se unieron nuevamente en 1944 para construir una nueva iglesia, que luego se conectó con la iglesia Holy Family (Sagrada Familia) en Keenesburg, a solo 10 millas al oeste.

Diseñada por John K. Monroe, la nueva iglesia fue una estructura de bloques de cemento de 36 por 90 pies. El Denver Catholic Register estimó que la nueva iglesia costó entre $10,000 y $18,000 «ya que toda la labor será realizada por los propios feligreses» en su periódico de noviembre de 1944.

De hecho, la nueva iglesia no hubiera sido posible sin el apoyo de la comunidad. Gracias a la generosidad de la comunidad de Roggen, se construyó un hermoso edificio para la gloria de Dios.

«La donación de trabajo permite la construcción de una iglesia inusualmente grande por una suma moderada», comentó el Denver Catholic Register en julio de 1945, cuando la iglesia estaba cerca de completarse.

Entre esos fieles feligreses y familias fundadoras estaba Charles Buchholz, antepasado de Phil. Supervisó la construcción de la nueva iglesia, habiendo tenido experiencia significativa en la construcción de iglesias en New Mexico y Kansas.

Los hijos de Buchholz, incluida su hija, la hermana Regina de las Hermanas Adoradoras de la Preciosa Sangre, decoraron el interior de la iglesia, diseñando y tallando el altar de la iglesia ella misma. Reconocida por su habilidad, la hermana Regina fue la primera monja en los Estados Unidos en recibir un título avanzado y fue frecuentemente destacada por sus creaciones litúrgicas.

En un desafío peculiar de la América en tiempos de guerra, el pastor de la iglesia en ese momento temía «que a menos que se levanten las restricciones sobre la madera dura por el gobierno, la compra de madera para los bancos y el piso pueda retrasar la finalización del edificio», reportó el Denver Catholic Register en julio de 1945, un mes antes del Día de la Victoria sobre Japón, que marcaría el final de la Segunda Guerra Mundial.

No obstante, la comunidad perseveró pacientemente y la nueva iglesia se completó y se volvió a dedicar el 10 de junio de 1947, con varios ex pastores y otros sacerdotes presentes junto con el arzobispo Urban J. Vehr, el primer arzobispo de Denver.

Desde entonces, la parroquia Sacred Heart ha sido un faro de fe en las llanuras orientales, un pilar en la comunidad.

«Mi comunidad parroquial es un apoyo para mi familia y mi fe, un medio para compartir y enseñar mi fe», dijo Jeanne Buchholz, esposa de Phil y feligrés de Sacred Heart desde hace 45 años. «Tengo que ser responsable ante cada uno de ellos, lo que me convierte en una católica mejor y más responsable. Nos apoyamos mutuamente en los sacramentos, en la enfermedad y en la muerte. Nuestra comunidad nos ayuda a amar a Dios con todo nuestro corazón, alma, mente y cuerpo y a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos».

«La parroquia es como una familia», compartió el diácono Ed Green, feligrés de Sacred Heart desde hace 48 años y ahora asignado como diácono a la comunidad. «Oramos juntos, trabajamos juntos, aprendemos juntos, y este es el lugar donde nuestros hijos aprenden la fe y la abrazan.»

«Esta es nuestra iglesia, nuestra comunidad y una parte enorme del viaje espiritual de nuestra familia. Somos muy afortunados de ser una comunidad en crecimiento con muchas familias que son personas maravillosas», dijeron Rich y Patty Huwa, feligreses de Sacred Heart desde hace 51 años. «Nuestra fe católica y sus hermosos sacramentos son muy importantes para nosotros».

Algunos de los nuevos feligreses mencionados por Rich y Patty hicieron eco del ambiente familiar de la parroquia, señalando que se han sentido bienvenidos desde el primer día.

«La comunidad parroquial nos recibió con los brazos abiertos. Nos han hecho sentir como familia desde el primer día en la iglesia», compartió Rhonda Derby, quien ha sido parte de la parroquia Sacred Heart desde 2012.

Cassie Rosling se unió oficialmente a la parroquia en 2008 y coincidió con los sentimientos de Rhonda, diciendo: «Esta comunidad siempre me ha hecho sentir bienvenida, parte de una familia, y me ha enseñado mucho.»

Fue a esta comunidad unida, cálida y acogedora que vino Jesús mismo, verdaderamente presente en la Santísima Eucaristía, mientras pasaba por la arquidiócesis de Denver en la Peregrinación Eucarística Nacional.

Llegando desde el área metropolitana de Denver tras la masiva procesión eucarística que atrajo a casi 5,000 fieles al centro de la ciudad en oración y testimonio, la peregrinación ofreció a los fieles de Roggen una oportunidad para la oración pacífica y la adoración a nuestro Señor Eucarístico. Se celebró misa a la mañana siguiente, seguida de una procesión por la comunidad.

«Dios es bueno y conoce todas las cosas. Estábamos maravillados desde el principio hasta el final», compartió Jeanne. «Esto fue lo más grande que ha sucedido en nuestra parroquia en muchos años. No pude contener las lágrimas; lloré en acción de gracias por este gran regalo. La Peregrinación Eucarística hizo que el centenario de nuestra parroquia fuera aún más solemne, y dio a Dios el más alto honor y adoración.»

«Fue invaluable, un gran regalo para una gran parroquia», agregó Helen Rosling, feligrés desde hace 50 años.

«Se sintió increíble ser parte de un evento tan especial con Jesús», dijo Rhonda.

La visita de la Peregrinación Eucarística Nacional a Sacred Heart fue realmente un «evento muy especial», con cientos de personas que vinieron a encontrarse con el Señor Jesús, presente en la Eucaristía, mientras pasaba por la ciudad.

«Fue increíble ver a la comunidad y la afluencia de personas que vinieron a la peregrinación. Hubo una sensación diferente de la presencia de Jesús, de paz y amor que se sintió aún más tangible», dijo Cassie.

«No hay muchas veces en la vida en las que sabes que se está haciendo o se ha hecho historia. Sin embargo, la peregrinación coincidiendo con nuestro centenario fue un momento así y Jesús nos lo regaló. Qué señal tan maravillosa de amor», agregó.

De hecho, la coincidencia del centenario de la comunidad parroquial y la visita de Jesús Eucaristía como parte de la Peregrinación Eucarística Nacional fue un momento histórico que no se olvidará fácilmente.

«Me conmovió más allá de las palabras», dijo Phil, reflexionando sobre las palabras de uno de los sacerdotes que viajaba con la peregrinación y que dijo a la comunidad de Roggen: «Jesús quiso estar aquí».

«El hecho de que se haya dado cuenta de esto y lo haya dicho realmente me puso la piel de gallina», recordó Phil.

«Fue realmente emocionante», añadió el diácono Ed. «Ver la reverencia, la iglesia llena y ser parte de todas las oraciones y ver la emoción en los rostros fue emocionante.»

Mientras reflexionan sobre la rica historia de la parroquia y la visita de Jesús Eucaristía, la comunidad de Roggen no puede dejar de sentir gratitud. La iglesia Sacred Heart ha sido un hogar sagrado para muchos en las llanuras orientales durante los últimos 100 años y una vez más fue hogar para la peregrinación única.

«La bendición que nuestro Señor ha otorgado a esta comunidad es insondable», compartieron Rich y Patty. «Somos muy bendecidos y momentos como este nos hacen detenernos y apreciar todos los regalos que se nos dan.»

«Ser parte de este aniversario es muy especial», concluyó Rhonda. «Creo que es asombroso que esta pequeña iglesia en Roggen tenga 100 años. Es gracias a las personas maravillosas que hay dentro. Nos sentimos como en casa en la iglesia Sacred Heart.»

André Escaleira, Jr.
André Escaleira, Jr.
André Escaleira es el editor de Denver Catholic y El Pueblo Católico. Nacido en Connecticut, André se mudó a Denver en 2018 para servir como misionero con Christ in the City, donde servió por dos años.
Artículos relacionados

Lo último