98.9 F
Denver
viernes, julio 12, 2024
InicioLocalesArquidiócesis de DenverLos fieles se reúnen para la Misa del Día Mundial de Oración...

Los fieles se reúnen para la Misa del Día Mundial de Oración por la Santificación de los Sacerdotes en la Solemnidad del Sagrado Corazón

La capilla Christ the King en el seminario St John Vianney se llenó de devoción reverente y oración sentida mientras los fieles se reunían para celebrar la Misa en la solemnidad del Sagrado Corazón.

Este día, dedicado como el Día Mundial de Oración por la Santificación de los Sacerdotes, reunió a clérigos y laicos de toda la arquidiócesis para interceder por la santidad y la renovación del sacerdocio. La Misa fue organizada por las Madres Espirituales de la arquidiócesis.

El Día Mundial de Oración por la Santificación de los Sacerdotes, establecido por el papa san Juan Pablo II en 2002, se celebra cada año en la solemnidad del Sagrado Corazón. Sirve como un recordatorio de la necesidad de apoyo espiritual continuo para los sacerdotes y destaca el papel crítico que desempeñan en guiar a los fieles como padres espirituales.

La Misa fue oficiada por el padre Adam Bradshaw y concelebrada por el padre Gary Selin, el padre Bill Breslin, el padre Jason Wallace y Monseñor Bernie Schmitz. A lo largo de la Misa, el padre Adam enfatizó la profunda conexión entre el Sagrado Corazón de Jesús y la vocación sacerdotal.

También habló sobre el profundo amor de Cristo, simbolizado por su Sagrado Corazón, y su importancia vital en la vida de los sacerdotes, quienes son llamados a pastorear su rebaño con compasión y dedicación.

En su homilía, el padre Adam reflexionó sobre el cierre del tiempo litúrgico.

«De muchas maneras, hoy celebramos una conclusión. Esta es la última solemnidad de todo el año litúrgico que depende de la fecha de Pascua», dijo, haciendo referencia a los muchos días a lo largo del año que fluctúan dependiendo de cuándo cae la Pascua, siendo la solemnidad del Sagrado Corazón uno de esos días.

Hablando sobre los desafíos y alegrías del ministerio sacerdotal, las palabras del padre Adam resonaron profundamente en los presentes. Animó a los fieles a apoyar y orar continuamente por sus sacerdotes, reconociendo los inmensos sacrificios que hacen al servicio de la Iglesia y su pueblo.

El padre Adam se centró en la importancia del salmo responsorial del día, tomado de Isaías 12,3: «Sacarás agua con alegría de las fuentes de la salvación». Señaló el salmo como un tema clave en la solemnidad del día, que se refleja en el prefacio de la Misa, la liturgia de las horas y la Vigilia Pascual.

El padre Adam planteó la pregunta: «¿Qué es esta agua que estamos sacando con tanta alegría?» Continuó, explicando que esta es el agua que brota del costado de Jesús cuando fue traspasado por la lanza del soldado en el evangelio.

«El costado traspasado de Cristo es esa fuente, de la cual sacamos el agua con alegría. Esta es el agua que nos limpia. Cada cristiano en el mundo ha sido bautizado desde la fuente del costado de Cristo. Es el agua que nos limpia, y la sangre que nos perdona de nuestros pecados», explicó.

El padre Adam continuó hablando sobre otras metáforas del agua que vemos en el evangelio, como cuando Jesús encuentra a la mujer samaritana en el pozo, y dice que él es «el agua viva» en el cuarto capítulo del Evangelio según San Juan.

Una vez más, Jesús habla sobre las aguas vivas que fluyen del río, como el Espíritu de Pentecostés desciende sobre los apóstoles y María.

«En cada una de estas metáforas, toda esta agua proviene del costado de Cristo. Y esta es el agua que sacamos con alegría de los manantiales de la salvación», continuó el Padre Bradshaw.

Por último, el padre Adam hizo una conexión entre el Sagrado Corazón y la Eucaristía. Citando al papa Pío XII, dijo, «Es del Sagrado Corazón de donde la Eucaristía y el sacerdocio encuentran su origen.»

Concluyó, explicando que cada vez que se celebra la Misa, el Sagrado Corazón de Jesús late con amor por cada uno de nosotros.

Esta celebración en el seminario St John Vianney no solo fue un testimonio de la fe perdurable de la comunidad católica en Denver, sino también un recordatorio poderoso del amor y la misericordia que emanan del Sagrado Corazón de Jesús, que continúa inspirando y santificando el sacerdocio.

Así como los sacerdotes son llamados a su ministerio particular, los fieles son llamados a mantener a los sacerdotes en nuestras oraciones, pidiendo al Sagrado Corazón de Jesús que los guíe y los santifique en su misión de llevar a los fieles hacia una mayor comunión con Dios.

Artículos relacionados

Lo último