Los obispos de la Arquidiócesis de Denver prestan apoyo a DACA

archden

El Arzobispo Samuel J. Aquila y el Obispo Auxiliar Jorge H. Rodríguez emitieron un comunicado el viernes pidiendo a los católicos del norte de Colorado que apoyen a través de la acción y la oración al programa Consideración de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) y a los 17,000 jóvenes de Colorado que se verán directamente afectados en caso que este programa sea eliminado por el presidente Donald Trump.

“Como obispos de la Arquidiócesis de Denver, les escribimos para solicitar su ayuda y oraciones en nombre de nuestros hermanos inmigrantes,” declara el comunicado.

Los obispos señalaron que DACA ha permitido que “cerca de 800,000 jóvenes indocumentados, vivan, vayan a la escuela y trabajen en los Estados Unidos sin temor a ser deportados”, y que, a pesar del éxito del programa, este podría ser eliminado esta semana por el Presidente Trump.

“Hermanos, sabemos que los beneficiarios de DACA son personas que fueron traídas a los Estados Unidos como menores. Para muchos, Estados Unidos es el único país que conocen”, declararon los obispos. “Han sido educados aquí y sirven en muchas de nuestras parroquias”.

“De hecho, varios beneficiarios de DACA trabajan para la Arquidiócesis de Denver. Sería devastador para nuestras parroquias y nuestra comunidad católica perder a estos jóvenes”.

Los obispos instaron a los católicos de la Arquidiócesis de Denver a que “¡Por favor, apoyen a nuestros jóvenes con su voz!” llamando a la Casa Blanca en apoyo al DACA, apoyando al Dream Act, y rezando.

“Señor Jesús, ayúdanos con tu gracia”, dice la oración, “a desterrar el temor de nuestros corazones, que podamos abrazar a cada uno de sus hijos como nuestro propio hermano y hermana.”

El texto completo dice:

 

A todos los católicos del norte de Colorado:

 

Como obispos de la Arquidiócesis de Denver, les escribimos para solicitar su ayuda y oraciones en nombre de nuestros hermanos inmigrantes, especialmente de los 17,000 jóvenes del estado de Colorado, quienes se verán directamente afectados por los cambios del programa Consideración de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) que el Presidente Donald Trump está considerando eliminar la semana entrante.

 

Desde su creación, DACA ha permitido que cerca de 800,000 jóvenes indocumentados, vivan, vayan a la escuela y trabajen en los Estados Unidos sin temor a ser deportados. A pesar del éxito y la popularidad del programa, 10 Procuradores Generales del Estado han amenazado recientemente con demandar al Gobierno Federal de los Estados Unidos si el Presidente Trump no pone fin a DACA, alegando que el programa es inconstitucional. El presidente tiene hasta el 5 de septiembre para tomar una decisión.

 

Hermanos, sabemos que los beneficiarios de DACA son personas que fueron traídas a los Estados Unidos como menores. Para muchos, Estados Unidos es el único país que conocen. Han sido educados aquí y sirven en muchas de nuestras parroquias. De hecho, varios beneficiarios de DACA trabajan para la Arquidiócesis de Denver. Sería devastador para nuestras parroquias y nuestra comunidad católica perder a estos jóvenes.

 

Como dijo el Papa Francisco en su Mensaje del 2017 para el Día de Oración por los Refugiados y los Migrantes, “No os canséis de dar con audacia un buen testimonio del Evangelio, que os llama a reconocer y a acoger al Señor Jesús, presente en los más pequeños y vulnerables”.

 

Es importante mantener la Constitución, pero siempre debemos poner a la gente en primer lugar en nuestra política. Les pedimos que llamen antes del 5 de septiembre, para pedirle al Presidente que elimine cualquier amenaza de deportación de los 800,000 beneficiarios de DACA.

 

Queremos animarlos a que se unan a nosotros para apoyar una alternativa legislativa bipartidista al programa DACA, denominada DREAM Act, que aliviaría las preocupaciones constitucionales citadas por los Procuradores Generales.

 

¡Por favor, apoyen a nuestros jóvenes con su voz!

 

1. Llamen a la Casa Blanca hoy al 1-855-589-5698 y dejen este mensaje:

 

“I am calling as a concerned Catholic to strongly urge the President to maintain the Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA) program. The approximately 800,000 young immigrants who have received DACA are vital members of our parishes, communities, and nation; they should not have to live their lives in fear of deportation.”

 

2. Apoyen el DREAM Act mandando un mensaje a su representante elegido. Visiten JusticeforImmigrants.org

 

3.  Recen: Por favor únanse a nosotros para rezar la siguiente oración, publicada por la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.

 

Señor Jesús, ayúdanos con tu gracia:

A desterrar el temor de nuestros corazones, y que podamos abrazar a cada uno de tus hijos como a nuestro propio hermano y hermana;

A acoger a los migrantes y refugiados con alegría y generosidad, y a la vez respondiendo a sus muchas necesidades;

A darnos cuenta de que tú llamas a toda la gente a tu santa montaña para conocer los caminos de la paz y la justicia;

A compartir nuestra abundancia como tú extiendes un banquete ante nosotros;

A dar testimonio de tu amor a todas las personas, mientras celebramos los muchos dones que ellas traen.

 

Sinceramente en Jesucristo,

 

Exmo. Mons. Arzobispo Samuel J. Aquila, S.T.L.

Arzobispo de Denver

 

Exmo. Mons. Jorge H. Rodríguez, Ph.D

Obispo auxiliar de Denver

Próximamente: Ge´la: Tras padecer de cáncer en la garganta, hoy le canta a Jesús

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Ge´la: Tras padecer de cáncer en la garganta, hoy le canta a Jesús

Ángela Sandoval, más conocida como Ge´la estuvo en de gira en Colorado

Carmen Elena Villa

La cantante Ge’la

La cantante Ge’la estuvo de visita en Colorado y visitó la Arquidiócesis de Denver. Aquí les presentamos esta entrevista.

Posted by El Pueblo Católico on Thursday, August 16, 2018

La cantante Ángela Sandoval, más conocida como “Ge’la” canta mariachis y baladas para Jesús. Y lo hace desde casi desde que empezó a hablar. Su madre le cuenta que se sentaba en una piedrita a entonar sus primeras melodías.

Su carrera como cantante comenzó a tomar forma cuando ella, a los 14 años, se integró en el coro de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe en Ontario, California donde vive desde hace 40 años. “Ahí empecé a descubrir que Dios me había dado un don para compartirlo”, dice en diálogo con El Pueblo Católico.

Y como buena mexicana, oriunda de Michoacán, el ritmo de Mariachi fue el que eligió. “Es otra forma de pescar a nuestro pueblo latino con la música de nuestra cultura”, dice.

Además de cantar, a Ge´la le gusta hacer breves prédicas introductorias. La primera vez que se lanzó a hacerlas, fue en un concierto en Oregón. “Le dije al Señor: ‘¡Ayúdame!’ y Él me invitó a contar el testimonio de mi niñez. Mi padre era un alcohólico y, no sé por qué, el Espíritu de Dios me iluminó para que diera ese testimonio entreverando el canto. Vi a mucha gente llorando, niños, jóvenes, varones, es raro ver a un varón llorar en nuestra cultura latina y ver cómo esos corazones fueron tocados a través del canto a través del testimonio”, recuerda.

Cantar para Dios, dice Ge´la, le ha traído frutos que quizás ella nunca se hubiera imaginado: Una mujer, quien acababa de ser abandonada por su esposo, le escribió un correo diciéndole que estaba decidida a quitarse la vida aventándose en su carro a un tráiler. Pero al escuchar la canción de alabanza “No estoy sola”, decidió voltear el timón y evitar el golpe que la hubiera matado instantáneamente.

 

Y Jesús probó su fe

La prueba más difícil de su vida la pasó en el año 2002 cuando, después de unas altas fiebres y una pérdida repentina de peso, le fue diagnosticado un carcinoma en la garganta. Al recibir el diagnóstico ella dijo: “No puedo tener cáncer en mi garganta si yo le canto a mi Señor y a mi Madre santa”. Antes de que fuera operada quiso ofrecer sus últimos conciertos en Wisconsin y Virginia. Era como la despedida de su vida musical. El padre Juan Díaz, sacerdote jesuita y amigo muy cercano de Ge´la, la acompañó a los que serían sus últimos conciertos: “No pude contener mis lágrimas al ver con qué amor Ge´la cantaba y alababa al Señor cuando estaba condenada, quizás a morir muda en unos meses”, recuerda el sacerdote.

El día antes de la operación se fue con su esposo y sus dos hijos a la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe donde había misa y exposición al Santísimo. Ella le dijo en la oración: “Señor, no te pregunto por qué a mí si yo te canto, no Señor, te doy gracias por esta enfermedad que me une un poquito a esta santa cruz de dolor. Lo único que te pido es que sigas iluminando a mis hijos por el buen camino como hasta ahora y haz de mi vida lo que quieras”. Y dijo que después de ese momento se sintió mucho mejor. Al día siguiente sería la cirugía. Pero el médico, el doctor Julio Torres, la sorprendió diciéndole: “Dice la radiografía que el cáncer no está en tu garganta”.

Cuenta Ge´la que al escuchar estas palabras “lloraba como una niña”. Para confirmar que el cáncer había desaparecido ingresaron dos veces con una aguja a la garganta y, comparte la cantante que lo único que salió fue “sangre molida”. “Jesus Sacramentado había hecho un milagro en mi garganta”, asegura. El médico le dijo: “Es como si alguien hubiera entrado y apachurrado el tumor” y Ge´la asegura que fue Jesús quien lo apachurró. “Como médico te digo que la curación ha sido un milagro”, le dijo el doctor Julio Torres.

Recientemente visitó varias parroquias del norte de Colorado cantando, predicando y transmitiendo esa fe en Jesús vivo que ni si quiera el cáncer le arrebataron.