¿Los pobres son un problema?

Carmen Elena Villa

Los pobres son una “Fuerza salvadora”. Así lo dijo el pasado domingo el Papa Francisco durante la homilía que ofreció con ocasión de la primera Jornada Mundial de los pobres realizada en el Vaticano.

El Pontífice quiso aprovechar esta ocasión para ofrecer en el aula Paulo VI del Vaticano un almuerzo con unas 1.500 personas que viven en situación de dificultad. No se trató solo de compartir el pan material sino y de manera especial, de hacer de esta una ocasión para confraternizar. Simultáneamente se realizaba el mismo acto de caridad en diferentes comedores de Roma y de otras diócesis del mundo que se unieron a esta iniciativa.

Durante el año la Santa Sede organiza diferentes jornadas de reflexión que tocan ciertos aspectos y labores que pueden ser enfocadas a la evangelización. Existe, por ejemplo, la Jornada Mundial de las comunicaciones sociales, de la vida consagrada, de la alimentación, del enfermo, del inmigrante, de las misiones, de la paz, de las vocaciones, de la juventud y ahora de los pobres. Esta última fue establecida hace un año en la carta apostólica Misericordia et Mísera, publicada por el Papa al concluir el Jubileo Extraordinario de la Misericordia. El Papa invitó a celebrar este día el tercer domingo de noviembre.

Para invitar a la preparación a la Jornada Mundial de los Pobres, Francisco publicó un mensaje el pasado 13 de junio en el que señaló cómo la misericordia puede “llegar a mover nuestras vidas y generar compasión y obras de misericordia a favor de nuestros hermanos y hermanas que se encuentran necesitados”.

Tabmién invitó a todos los católicos a seguir el ejemplo de San Francisco de Asís, quien no se conformó con dar limosna, sino que quiso estar con los pobres y ser uno más. “No pensemos solo en los pobres como los destinatarios de una buena obra de voluntariado para hacer una vez a la semana y, menos aún, de gestos improvisados de buena voluntad para tranquilizar la conciencia”, exhortó en su mensaje. La caridad hacia los pobres debe ser más bien “dar lugar a un compartir que se convierta en un estilo de vida”.

Por eso, no le bastó con publicar un mensaje y dirigir su homilía y sus palabras del Angelus a este tema, sino que quiso invitar a los pobres a comer con él, un bonito gesto que ocurre justo antes del día de Acción de Gracias y del tiempo de Navidad y que nos puede inspirar a nosotros también para compartir con aquellos que quizás de otra manera no tendrán ni regalo ni cena en estas importantes fiestas.

Aunque suene frase de cajón, cuando se comparte con el pobre es más lo que se recibe que lo que se da, pues el hecho de donarnos nos ayuda a tener “un corazón humilde que sabe aceptar la propia condición de criatura limitada para superar la tentación de la omnipotencia, que nos engaña haciendo que nos creamos inmortales”.

Esta arquidiócesis ofrece la bendición de compartir con los más necesitados por medio de iniciativas como Caridades Catholicas o Christ in the citiy. Muchos de nuestros hermanos de la comunidad hispana también necesitan una mano de parte de aquellos que llevan más tiempo viviendo en este país, que tienen más recursos y están más adelante en su proceso de adaptación.

Por ello los pobres no son un problema sino rostros concretos que nos permiten que salgamos de nuestro egoísmo y nos pongamos en el lugar del otro. Con las palabras y acciones de esta jornada, (la primera, ojalá de muchas), el Papa hace caso a aquel consejo que le dio su amigo, el cardenal brasileño Claudio Humes, justo al concluir el conclave en el cual fue elegido: “No te olvides de los pobres”.

Próximamente: Ge´la: Tras padecer de cáncer en la garganta, hoy le canta a Jesús

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Ge´la: Tras padecer de cáncer en la garganta, hoy le canta a Jesús

Ángela Sandoval, más conocida como Ge´la estuvo en de gira en Colorado

Carmen Elena Villa

La cantante Ge’la

La cantante Ge’la estuvo de visita en Colorado y visitó la Arquidiócesis de Denver. Aquí les presentamos esta entrevista.

Posted by El Pueblo Católico on Thursday, August 16, 2018

La cantante Ángela Sandoval, más conocida como “Ge’la” canta mariachis y baladas para Jesús. Y lo hace desde casi desde que empezó a hablar. Su madre le cuenta que se sentaba en una piedrita a entonar sus primeras melodías.

Su carrera como cantante comenzó a tomar forma cuando ella, a los 14 años, se integró en el coro de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe en Ontario, California donde vive desde hace 40 años. “Ahí empecé a descubrir que Dios me había dado un don para compartirlo”, dice en diálogo con El Pueblo Católico.

Y como buena mexicana, oriunda de Michoacán, el ritmo de Mariachi fue el que eligió. “Es otra forma de pescar a nuestro pueblo latino con la música de nuestra cultura”, dice.

Además de cantar, a Ge´la le gusta hacer breves prédicas introductorias. La primera vez que se lanzó a hacerlas, fue en un concierto en Oregón. “Le dije al Señor: ‘¡Ayúdame!’ y Él me invitó a contar el testimonio de mi niñez. Mi padre era un alcohólico y, no sé por qué, el Espíritu de Dios me iluminó para que diera ese testimonio entreverando el canto. Vi a mucha gente llorando, niños, jóvenes, varones, es raro ver a un varón llorar en nuestra cultura latina y ver cómo esos corazones fueron tocados a través del canto a través del testimonio”, recuerda.

Cantar para Dios, dice Ge´la, le ha traído frutos que quizás ella nunca se hubiera imaginado: Una mujer, quien acababa de ser abandonada por su esposo, le escribió un correo diciéndole que estaba decidida a quitarse la vida aventándose en su carro a un tráiler. Pero al escuchar la canción de alabanza “No estoy sola”, decidió voltear el timón y evitar el golpe que la hubiera matado instantáneamente.

 

Y Jesús probó su fe

La prueba más difícil de su vida la pasó en el año 2002 cuando, después de unas altas fiebres y una pérdida repentina de peso, le fue diagnosticado un carcinoma en la garganta. Al recibir el diagnóstico ella dijo: “No puedo tener cáncer en mi garganta si yo le canto a mi Señor y a mi Madre santa”. Antes de que fuera operada quiso ofrecer sus últimos conciertos en Wisconsin y Virginia. Era como la despedida de su vida musical. El padre Juan Díaz, sacerdote jesuita y amigo muy cercano de Ge´la, la acompañó a los que serían sus últimos conciertos: “No pude contener mis lágrimas al ver con qué amor Ge´la cantaba y alababa al Señor cuando estaba condenada, quizás a morir muda en unos meses”, recuerda el sacerdote.

El día antes de la operación se fue con su esposo y sus dos hijos a la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe donde había misa y exposición al Santísimo. Ella le dijo en la oración: “Señor, no te pregunto por qué a mí si yo te canto, no Señor, te doy gracias por esta enfermedad que me une un poquito a esta santa cruz de dolor. Lo único que te pido es que sigas iluminando a mis hijos por el buen camino como hasta ahora y haz de mi vida lo que quieras”. Y dijo que después de ese momento se sintió mucho mejor. Al día siguiente sería la cirugía. Pero el médico, el doctor Julio Torres, la sorprendió diciéndole: “Dice la radiografía que el cáncer no está en tu garganta”.

Cuenta Ge´la que al escuchar estas palabras “lloraba como una niña”. Para confirmar que el cáncer había desaparecido ingresaron dos veces con una aguja a la garganta y, comparte la cantante que lo único que salió fue “sangre molida”. “Jesus Sacramentado había hecho un milagro en mi garganta”, asegura. El médico le dijo: “Es como si alguien hubiera entrado y apachurrado el tumor” y Ge´la asegura que fue Jesús quien lo apachurró. “Como médico te digo que la curación ha sido un milagro”, le dijo el doctor Julio Torres.

Recientemente visitó varias parroquias del norte de Colorado cantando, predicando y transmitiendo esa fe en Jesús vivo que ni si quiera el cáncer le arrebataron.