Mandato abortista de Obama viola libertad religiosa de Hermanitas de los Pobres

Equipo de Denver Catholic

Por: Aciprensa

Esta mañana las Hermanitas de los Pobres expusieron sus argumentos ante la Corte Suprema de Estados Unidos, en el marco de la demanda que interpusieron para que se les exima del mandato abortista de la administración Obama que las obliga a pagar un seguro de salud que incluya anticonceptivos, esterilización y fármacos abortivos.

La encargada de hacerlo fue la hermana Loraine Maguire, Madre Provincial de la Congregación. “No entendemos por qué el gobierno está haciendo esto cuando hay una solución sencilla que no nos involucra”, dijo la religiosa.

“También es difícil de entender por qué el gobierno hace esto cuando un tercio de los estadounidenses no están ni siquiera cubiertos por este mandato y grandes corporaciones como Exxon, Visa y Pepsi han sido totalmente eximidas”, continuó.

La Madre Provincial dijo además que “el gobierno nos amenaza con multas de hasta 70 millones de dólares al año si no acatamos”.

Aunque la administración Obama modificó el mandato para incluir la posibilidad de algunas objeciones de conciencia, las religiosas afirmaron que después de revisarlo todavía violenta sus conciencias.

En julio de 2015, la Corte de Apelaciones del Décimo Circuito determinó que las Hermanitas de los Pobres debían acatar el mandato. Las religiosas decidieron entonces apelar ante la Corte Suprema y ahora esperan la sentencia.

La Madre Provincial también dijo esta mañana que “nosotras las Hermanitas de los Pobres somos un grupo de mujeres que hacemos votos religiosos a Dios. Nos dedicamos a servir a los ancianos pobres sin considerar raza o religión, ofreciéndoles un hogar donde son bienvenidos como Cristo, cuidados como si fueran de la familia y acompañados con dignidad hasta que Dios los llame. Hemos hecho esto por más de 175 años”.

“Es un privilegio para nosotros cuidar a los miembros más vulnerables de la sociedad, servirlos, consolarlos, ser una presencia amorosa y sanadora en sus vidas. Ser sus hermanitas es nuestra alegría. Todos lo que pedimos es poder continuar nuestro trabajo”, dijo la hermana Loraine Marie Claire.

El Fondo Becket para la Libertad Religiosa informó también que la jueza Ruth Gingburg resaltó en la audiencia que “nadie duda por un momento” de la sinceridad de las creencias de las Hermanitas, mientras que otros de los jueces presentes expresaron su preocupación porque el gobierno está “secuestrando” el plan de salud de las Hermanitas obligándolas a “subsidiar conductas que ellas creen son inmorales”.

En opinión del abogado de las Hermanitas y miembro del Fondo Becket, Mark Rienzi, “el gobierno tiene muchas formas de ofrecer sus servicios sin necesidad de usar a las Hermanitas de los Pobres, alternativas que son tan simples como usar Amazon o Kayak para comprar, extendidas para los millones de estadounidenses”.

“Pese a ello el gobierno ha admitido hoy que está obligando a las hermanas a violar sus sinceras creencias. Eso está mal y es innecesario”, subrayó.

En septiembre del año pasado, en su visita a Estados Unidos, el Papa Francisco visitó sorpresivamente una comunidad de las Hermanitas de los Pobres en Washington D.C.

“Este es un signo evidente de su apoyo hacia ellas” en su lucha en los tribunales, dijo entonces el vocero de la Santa Sede, P. Federico Lombardi.

Las Little Sisters of the poor, o Hermanitas de los Pobres como se les conoce en español, estan presentes en la Arquidiocesis de Denver donde tienen un hogar para cuidar a ancianos y personas enfermas.

Próximamente: Un estudio de Harvard revela los múltiples beneficios de llevar a los niños a la iglesia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Un estudio de Harvard revela los múltiples beneficios de llevar a los niños a la iglesia

Una educación religiosa se relaciona directamente con un desarrollo positivo en los años de juventud adulta.

Escritor Invitado

Por: Cerith Gardiner | Aleteia

Criar a nuestros hijos con fe les da, obviamente, muchos beneficios espirituales, pero un estudio reciente de Harvard ha mostrado que los niños con una educación religiosa reciben también beneficios físicos y mentales, en especial en su juventud adulta.

Llevan un estilo de vida más saludable

El estudio, publicado en 2018 por la Escuela de Salud Pública de Harvard, encontró que los niños que asistían a misa semanalmente o que tenían una activa vida de oración eran más positivos y tenían una mayor satisfacción vital cuando llegaban a la veintena. Estos jóvenes adultos tenían tendencia a escoger un estilo de vida más saludable, evitando las bebidas, el tabaco, el consumo de drogas y la promiscuidad sexual.

Utilizando una muestra de 5.000 niños durante un periodo de 8 a 14 años, el estudio reveló unos descubrimientos sorprendentes: al menos el 18 % de los que asistían a misa con regularidad informaron de niveles más altos de felicidad a partir de los 20 años que sus pares no religiosos. Y lo que es más importante, de esa misma muestra, el 29 % tendía a unirse a causas en beneficio de la comunidad y el 33 % se mantuvo alejado de drogas ilegales.

Una de las autoras del estudio, Ying Chen, se refirió a los descubrimientos en una rueda de prensa diciendo: “Muchos niños reciben una educación religiosa y nuestro estudio muestra que esto puede tener consecuencias significativas sobre sus comportamientos relacionados con la salud, su salud mental y su felicidad y bienestar generales”.

Les aporta fortalezas

No se trata del primer estudio que demuestra las ventajas de una educación religiosa. Emilie Kao, directora del Centro DeVos para la Religión y la Sociedad Civil de la Fundación Heritage, comparte en la web Stream.org que “las creencias religiosas dan a las personas fortalezas espirituales que conducen a hábitos saludables y construyen sus redes sociales y les dan la capacidad de superar obstáculos en la vida”.

Estos resultados son especialmente alentadores en un tiempo en que el número de asistentes regulares a misa parece estar en declive. El estudio podría servir como motivador para los padres que tienen dificultades para que sus hijos reticentes vayan a la iglesia, sobre todo durante los años de adolescencia.