Más de 130 profesionales de salud y científicos muestran su apoyo a la Propuesta 115

Aaron Lambert

Un grupo de científicos y profesionales de salud locales emitieron una carta respaldando la Propuesta 115 que cuenta con más de 130 firmas de apoyo. Esto vino inmediatamente después de que 125 líderes religiosos locales que forman parte de la Alianza Interfaith emitieran una carta el 9 de septiembre expresando su oposición a la Propuesta 115.

“La humanidad de un feto de 22 semanas es evidente para cada uno de nosotros”, dice la carta en nombre de los firmantes. “No cabe duda de que el feto de 22 semanas está completamente vivo y es completamente humano”.

A continuación el texto completo de la carta.

Nosotros, los abajo firmantes, como miembros de la comunidad de Salud y Ciencias de la Vida en Colorado, respaldamos de todo corazón e incondicionalmente la Propuesta 115 para restringir los abortos tardíos en Colorado después de las 22 semanas de gestación.

Como profesionales de salud, somos plenamente conscientes de la ciencia del desarrollo humano. La humanidad de un feto de 22 semanas es evidente para todos. No cabe duda de que el feto de 22 semanas está completamente vivo y es completamente humano.

  • Puede reaccionar a la voz y el tacto de su madre.
  • Puede experimentar dolor, probablemente más intenso que un bebé o un niño mayor.
  • Puede demostrar comportamientos avanzados, incluyendo la interacción social temprana, que se ha observado con gemelos fetales en el útero desde las 15 semanas.
  • Más adelante en el desarrollo fetal, puede desarrollar preferencias alimentarias basadas en la exposición a los sabores de la dieta de su madre.
  • Puede mostrar preferencia por la voz de su madre y por las piezas musicales a las que ha estado expuesto anteriormente.

Con los avances en la ciencia médica, se ha vuelto evidente que el feto es mucho más que “solo tejido del embarazo”, como algunos afirman. No puede haber dudas de que el feto es un ser humano vivo, que aprende y participa activamente. Cada una de estas vidas tiene un valor y una dignidad inherentes. Merecen ser acogidos y protegidos por los ciudadanos de Colorado, como miembros iguales de nuestra sociedad.

Un feto de 22 semanas nacido prematuramente ahora puede sobrevivir de manera rutinaria cuando se le brinda la atención médica adecuada.

  • El área de neonatología atiende las necesidades de estos pequeños pacientes.
  • En algunos centros médicos de los Estados Unidos, el 70% de los fetos de 22 semanas logran sobrevivir.
  • Un feto de 22 semanas puede someterse a una cirugía curativa en el útero, como paciente independiente. Los campos de la anestesiología fetal y la cirugía fetal se han desarrollado en respuesta a ello. Cuando se les brinda cuidado médico, los proveedores médicos consideran que estos fetos son pacientes separados y distintos, que reciben un tratamiento individualizado. Por lo tanto, deben ser tratados como individuos por la ley de Colorado.

También reconocemos que algunas mujeres embarazadas enfrentan circunstancias de embarazo muy difíciles y complejas. Como proveedores de atención médica, respondemos a esto con profunda compasión. Creemos que debe haber un mayor apoyo público y privado para las mujeres embarazadas en necesidad que viven en Colorado. Buscamos ofrecer alternativas sólidas y viables para estas mujeres. Perseguimos activamente este objetivo al tiempo que reconocemos el buen trabajo de muchas organizaciones.

  • Creemos en el valor del apoyo que se ofrece a través de los centros alternativos de embarazo públicos y religiosos, como el Centro de recursos Caring Pregnancy del noreste de Colorado, Alternatives Pregnancy Center y Marisol Health.
  • Aplaudimos el trabajo de muchas organizaciones, como Florence Crittenton Services of Colorado, para garantizar que los embarazos no deseados no necesariamente interrumpan los objetivos educativos.
  • Apoyamos a las organizaciones que brindan vivienda a mujeres embarazadas que experimentan inseguridad financiera y de vivienda, como Little Flower Maternity Home, Let Them Live y Mary’s Home.
  • Alentamos un mayor acceso a los programas de servicios perinatales como String of Pearls, que brindan una alternativa firme a la vida y compasiva al aborto tardío para las familias que enfrentan la tragedia de un diagnóstico fetal que limita la vida.
  • Trabajamos para fomentar el regalo de la adopción y reconocer el buen trabajo de las agencias de adopción en todo Colorado.

Nos solidarizamos con todos aquellos que trabajan de manera privada y pública para apoyar a las mujeres durante sus embarazos, especialmente aquellas mujeres que enfrentan circunstancias difíciles o desafíos durante sus embarazos.

En las situaciones poco comunes en las que el mismo embarazo pone en riesgo la salud de la madre después de las 22 semanas, sabemos que el parto es más seguro y rápido que un procedimiento de aborto de varios días. No creemos que ninguno de los desafíos que enfrenta una mujer después de las 22 semanas de embarazo requiera la destrucción sin sentido de una vida humana.

Como comunidad de atención médica diversa, reconocemos a los 153,204 votantes que solicitaron que se incluyera la Propuesta 115 en la boleta de este noviembre. Representan a todos los partidos políticos, razas, etnias y religiones. Estos constituyentes de Colorado han hablado en voz alta sobre su fuerte creencia en la humanidad de los fetos a las 22 semanas de gestación y más. Debemos escucharlos.

Como personas que dicen que valoramos la vida, debemos actuar de acuerdo con nuestras convicciones. Les pedimos a todos los residentes de Colorado que voten “SÍ” en la Propuesta 115 y vayan a duedatetoolate.com para aprender cómo ayudar.

Cora Aguilar MD
Jaimie Alvarez RDMS
Carlos Arguelles MD
George Athey MD PhD
Laura Beasley RN BSN
G. Scott Bowen MD FAAOS
Kathleen Brennan RN BSN
Flora Brewington MD
Cara Brown MD FAAFP
J. Mathew Brown MD FAAFP
Michael H. Bryant MD
Kelsey Buckingham RN
Maura Burton NP-C
Christa Calderon RN MS OCN
Janet Campbell RN
Kathryn Carpenter RN
Kory Carpenter DDS Candidate 2022
Kristen Case MS RN CNRN SCRN
Michele Chetham MD FAAP
Paul M. Chetham MD
Cathy J. Chess RN MSN CPNP BC, Lt Col USA
Denise (Dede) Chism NP
Maria G. Cuevas
Mathew S. Davis DDS
Nancy DeCook FNP-BC
Scott Deeney MD
Josephine “Joyce” Dennison MS PA-C
Kenneth Dernovsek MD
Kim K. Dernovsek MD
Robert Domaleski MD
Herman Doyle MD
Daniel Dyer MD
Charles Dygert MD
Michelle Earl BSN RN CEN
Bethany Engblom DO
Kevin Felix DO
Ryan M. Fisher MD
Ardis Fowler RN
Dana Gamblin DMD MSD
Elizabeth Garcia MD
Zachary Gastelum MD
Bruce T. Gilmore MD FACS
Michael Glugla MS ANP
Mary Jo Glugla MN FNP
Darragh Gott FNP
Thomas Greany DDS
Katherine Greene CNM
Joseph Gregory MD
Monica Hall PharmD
Patricia Hamrick RN
R. Scott Haskins MD
Carol Hatch RN
Roxann Headley MD
Renee’ Herman RN BSN MHSA CCCTM
Alexandra Hill MD
Janessa C. Holliday BSN, RN, CPN
Kathleen Houston MLS(ASCP)SBB
Thomas C. Hoyle III MD
Laura Huene BSN RN CPLC
Marcie M. James, RN, BSN
Randolph L. James, MD
Thomas S. Jennings DDS MAGD
Thomas Jensen MD
Gary Jewell MD FAAFP
Mary E. Jewell MD FAAFP
Sarah Kathleen Johannes BSN CRNA
Luke Johnson MD
Karen Landmeier MD
Mark Landmeier MD
Rachel Langley DO
Walt L. Larimore MD
Francisco G. La Rosa MD
Laura Lazechko LMT CNA
Patricia Lipinski FNP
Erin Luna DO
Wendy S. Madigosky MD MSPH
Jessika Martin DDS
David P. Martinez MD
Mathew Martinez MD
Samuel J. Mast MD
Edward R. Mastro MD
Brenda McKinney BSN RN
Thomas Melcher DDS MS
Michael Moubarek MD Candidate 2022
Jennifer Munger RN
Joann Napierkowski MD
John Napierkowski MD
Robin Nichols, MSN RN FNP-C
Helen Nowak PA-C MSPAS
Trinh Nguyen MD
Sarah Page LCSW
Thomas J. Perille MD FACP FHM
Lirio Polintan MD
Marcia Pritchard LPC
Alan Rastrelli MD
Monique Robles MD
Natalie Rodden MD
Lisa Rust RN BSN
Sharon Sables-Baus PhD RN MPA PCNS-BC CPPS FAAN
Eric Sawyer PT DPT OCS STC
Theresa A. Scholz MD
Monica Serrano-Toy MD
David C. Simon MD
James G. Smith Jr. MD
Kathryn E. Smith RN
Erik Sorbo DC
Patricia Sorbo DC, DiCCP
Maureen Estevez Stabio PhD
John C. Stallworth MD
Michelle Stanford MD
Michael Starkey MD
Helenka Stone MD
Kenneth A. Stone MD
Laura Straley RN BSN CCRN
Brian Stromer PA-C MS-PAS
Paula Suhr RN
David Theis DO
Kevin J. Tool MD
Elizabeth Tovado RN BSN
Julia Trevino-Emerson MD
Michael Uebbing OT
Carlos Vera MD
Deacon John Volk MD
Sarah R. Warren MD
Kevin Weber MD FACEP
Walter C. West Jr. MD
Catherine J. Wheeler MD
Deanne Wikler BSN RNC-OB
Patricia Wikler BSN RN C-AE
Hannah Wilson – MMS PA-C
Christopher Wojdak LPC, MT-BC
Mark Young MD AAFP
Annie Zeiler PA
Peter Zimmer MD

 

Las opiniones expresadas aquí son nuestras y no las del Campus Médico University of Colorado Anschutz ni de ninguna otra institución a la que estemos afiliados.

Próximamente: Arzobispo Aquila: Carta sobre la finalización del proceso de revisión independiente y el programa de reparación

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

A los fieles de la Arquidiócesis de Denver:

En el verano del 2018, las revelaciones sobre el excardenal Theodore McCarrick y la publicación del informe del gran jurado de Pensilvania iniciaron otra observación extensa de la historia de abuso sexual de menores en la Iglesia Católica de Estados Unidos.

Sé lo desalentador que esto fue para muchos fieles católicos, porque había una sensación de que ya se había abordado este tema, y a pesar de no haber casos actuales, ¿por qué volvió a aparecer en las noticias?

La realidad es que, a pesar de que hemos pasado décadas tomando medidas para asegurarnos de que nuestros niños estén protegidos y que los sobrevivientes de abuso reciban cuidado, el proceso de sanación sigue y el trabajo continúa.

Hoy, al concluir un proceso de revisión y reparación independiente de casi dos años, quiero ofrecer mis pensamientos y reflexiones sobre lo que hemos aprendido y hacia dónde iremos de aquí en adelante.

Cuando entablamos conversaciones con la fiscal general Cynthia Coffman y luego con Phil Weiser sobre cómo juntos podríamos examinar a la Iglesia aquí en Colorado, sometí a nuestra arquidiócesis a un acuerdo estatal para lograr las siguientes tres metas:

  1. Ofrecer un relato transparente de la historia de abuso sexual de menores por parte de sacerdotes en nuestras parroquias, incluyendo una revisión de cómo respondió la arquidiócesis.
  2. Brindar un medio seguro y simple para que los sobrevivientes se presenten y reciban apoyo en su sanación.
  3. Obtener una revisión y crítica exhaustivas de nuestras políticas de prevención y respuesta actuales para asegurarnos de que cumplan con los más altos estándares.

Creo que hemos logrado esos objetivos.

Transparencia

El informe complementario de hoy identificó a cinco sacerdotes diocesanos adicionales con una acusación fundamentada de abuso sexual hacia un menor. Estas acusaciones se recibieron como parte del programa de reparación independiente que invitaba a los sobrevivientes de abuso de cualquier época a presentarse y recibir una compensación de la Iglesia. Se le pidió al perito judicial Robert Troyer que revisara estas acusaciones y se le encargó redactar un informe complementario.

Los sacerdotes identificados hoy, con la fecha del primer abuso, son: P. Kenneth Funk (1959), P. David Kelleher (1962), P. James Moreno (1978), P. Gregory Smith (1971), P. Charles Woodrich (1976).

El informe complementario también identificó acusaciones adicionales contra ocho de los sacerdotes nombrados en el informe inicial para un total de 23 acusaciones fundamentadas recientemente en nuestra arquidiócesis. De ambos informes, nuestra arquidiócesis tuvo un total de 150 incidentes fundamentados cometidos por 27 sacerdotes diocesanos.

Sin embargo, cabe resaltar que las acusaciones fundamentadas adicionales van de acuerdo con el mismo patrón histórico del primer informe, específicamente, que más del 85 por ciento de los incidentes ocurrieron hace más de 40 años durante las décadas de 1950, 1960 y 1970, y ninguno ocurrió en los últimos 20 años. Tampoco hay acusaciones fundamentadas contra ningún sacerdote actualmente activo en ministerio.

Sigue siendo cierto que casi la mitad de los incidentes totales fueron cometidos por un hombre, Harold White, y el 70 por ciento de los incidentes cometidos por cuatro exsacerdotes (White, Abercrombie, Holloway, Hewitt).

No ofrezco excusas por estos pecados del pasado o por la histórica falta de respuesta a las acusaciones contra Harold White y otros, pero el contexto de cuándo el abuso ocurrió es importante.

Si bien no podemos descartar por completo la posibilidad de que haya casos más recientes que no nos hayan sido informados, el incidente más reciente conocido en nuestra Arquidiócesis sigue siendo del año 1999. Aún través de una amplia cobertura de este proceso por parte de los medios, múltiples oportunidades para que los sobrevivientes se presentaran y el trabajo de investigadores independientes, no hemos descubierto ningún abuso fundamentado por parte de nuestros sacerdotes diocesanos en más de 20 años. Además, cualquier persona que participó en el programa de reparación primero tuvo que presentar su acusación a las autoridades policiales. Por lo tanto, tenemos la confianza de que no hay sacerdotes activos en ministerio con acusaciones fundamentadas en su contra.

Como he dicho muchas veces anteriormente, debemos permanecer vigilantes, pero este proceso extenso e independiente debería eliminar cualquier duda o sospecha injusta de nuestros sacerdotes actuales.

Justicia y sanación

Aunque no puedo hablar en nombre de todos los sobrevivientes de abuso, tengo la esperanza de que este proceso les haya ayudado en su proceso de sanación.

Sé que para muchas personas el tener que volver a recordar cualquier aspecto de su abuso fue profundamente doloroso, pero espero que la lista de nombres haya proporcionado una medida de reivindicación al reconocer públicamente los horribles males que fueron cometidos.

Además, espero que el programa independiente de reparación haya proporcionado recursos y compensación valiosos, con un proceso que fue diseñado para proteger la dignidad de los sobrevivientes de abuso al darles el control.

El programa fue completamente confidencial para aquellos que desearon mantenerse en privado, así como no conflictivo, sin deposiciones ni requisitos legales prolongados y realizado completamente de manera independiente de la Iglesia.

Me seguiré reuniendo con cualquier sobreviviente de abuso que lo desee, y aunque estos programas específicos han terminado, seguiremos ofreciendo apoyo a cualquier persona que se presente.

Protegiendo a los niños hoy

Finalmente, un aspecto crítico de este proceso consistió en asegurar que estamos haciendo todo lo posible para proteger a los niños bajo nuestro cuidado.

Comenzando con el arzobispo Stafford en los primeros años de la década de 1990, y continuando con el arzobispo Chaput y un servidor, hemos tomado muchos pasos en los últimos 30 años para asegurar que nuestras parroquias y escuelas sean un lugar seguro para los niños.

Hemos progresado considerablemente, como lo demuestra la disminución significativa de casos, a través de procesos de revisión mejorados, capacitaciones obligatorias sobre la responsabilidad de denuncia y prevención de abusos, y políticas de tolerancia cero en el código de conducta.

Sin embargo, recibir una revisión independiente y a fondo de nuestras políticas de ambiente seguro ha sido una experiencia invaluable.  Las recomendaciones proporcionadas por el perito judicial nos han permitido fortalecer y construir sobre décadas de trabajo, y asegurar que estamos usando las mejores prácticas y que estamos sujetos a los estándares más altos. Nuestros niños no merecen nada menos.

Seguir avanzando

La conclusión de este proceso no significa que nuestro trabajo haya concluido. Como católicos, debemos reafirmar nuestro compromiso a nunca caer en la complacencia, y como Iglesia, que seguiremos apoyando a cualquier sobreviviente que se presente.

Les sobrevivientes de abuso que se han presentado deben saber que sus voces han ayudado a asegurar que la arquidiócesis sea un lugar seguro. Nos hemos esforzado por que nuestras medidas de protección de niños formen parte del tejido de la arquidiócesis y continuaremos trabajando para ser un líder entre todas las organizaciones que sirven a los jóvenes.

Igualmente, agradecemos al fiscal general por alentar a otras organizaciones que sirven a los jóvenes a considerar la revisión y los procesos de reparación que hemos usado como un modelo para abordar asuntos similares. El abuso sexual es un problema presente en toda la sociedad, y estamos listos para compartir nuestra experiencia y asociarnos con cualquiera que busque mejorar sus propios esfuerzos en cuestión de la protección de niños y el apoyo a los sobrevivientes de abuso.

Que la atención dada a nuestro pasado sea una luz que guíe a otros adelante.

Sinceramente suyo en Cristo,

Arzobispo Samuel J. Aquila

Leer la declaración conjunta de los obispos de Colorado

Leer el informe complementario del perito judicial (inglés)

Leer el informe de reconciliación independiente y el programa de reparación de nuestro Comité de Supervisión Independiente (inglés)