98.9 F
Denver
viernes, julio 12, 2024
InicioLocalesArquidiócesis de Denver'Mi fe lo es todo para mí': Conferencia juvenil Steubenville of the...

‘Mi fe lo es todo para mí’: Conferencia juvenil Steubenville of the Rockies aviva la llama de fe

En un mundo de oscuridad, tres mil adolescentes respondieron al llamado de ser la luz de Cristo en la conferencia anual Steubenville of the Rockies.

Así como «la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron», como dice el prólogo del Evangelio según San Juan, tema de la conferencia de este año, los asistentes fueron fortalecidos para ser luz para las naciones.

Al igual que en otras conferencias de Steubenville en todo el país, Steubenville of the Rockies incluyó tiempo dedicado a la oración y los sacramentos, con Misa y confesiones diarias, así como charlas impartidas por oradores católicos de renombre mundial.

Como una «chispa», la conferencia Steubenville of the Rockies busca encender –o reavivar– la fe de los jóvenes en un nuevo entorno, fuera de su rutina de Misa dominical en su parroquia y en compañía de personas de su edad, explicó el padre Mike Schmitz, conocido por los podcasts Bible in a Year (La Biblia en un Año) y Catechism in a Year (El Catecismo en un Año), quien fue uno de los oradores principales de la conferencia de este año.

«Ofrecen un entorno u oportunidad para un encuentro con Jesús, la persona de Cristo y el poder del Espíritu Santo», dijo el padre Mike. «Obviamente, cada vez que rezamos, vamos a Misa o recibimos los sacramentos, estamos encontrándonos con el Señor. Pero creo que muchos de nosotros, especialmente los jóvenes que nunca han tenido un encuentro con Jesús que cambie la vida, a veces necesitan estar en un entorno nuevo como un retiro o una conferencia como esta. No se trata del ruido o la multitud. Se trata de estar en un ambiente diferente y darle espacio al Señor para actuar».

Adolescentes desde lugares tan lejanos como Texas, Nevada y Wisconsin se unieron a grupos de pastoral juvenil arquidiocesanos en el Gaylord of the Rockies en Denver para esa oportunidad de retiro y encuentro con el Señor Jesús.

Henry McMenus fue uno de esos adolescentes, quien asistió a Steubenville of the Rockies el año pasado con la parroquia Immaculate Conception en Lafayette. Sabía que quería participar nuevamente en la conferencia de este año después de una experiencia conmovedora que revitalizó su fe y lo llevó a tomarla más en serio el año pasado.

«Steubenville el año pasado fue una gran experiencia. Es la razón por la que me importa mi fe», dijo a El Pueblo Católico. «Regresé este año con la esperanza de seguir adelante y profundizar en mi fe».

Después de encontrarse en un lugar difícil el año pasado, Henry dijo que ha visto cómo Dios transforma y da vida.

«Dios me ha ayudado mucho y me ha dado una vida más placentera a través de él», agregó.

Este año, Henry se emocionó al saber que no está solo en esa fe fortalecida, al encontrarse con amigos y compañeros de su escuela pública en la conferencia anual.

«Hoy vi a dos chicos de mi escuela, y es realmente extraño porque voy a una escuela pública y no veo muchos católicos allí. Pensé, ‘¿Están aquí?'», compartió Henry. «Fue muy emocionante para mí saber que no estoy solo en mi escuela. Mi fe lo es todo para mí, así que es muy reconfortante saber eso».

El mismo elemento comunal que impactó e inspiró a Henry también conmovió a Michaela Fritz, otra adolescente de la parroquia Immaculate Conception. Su primer Steubenville, la conferencia de este año la está llevando más profundamente en la fe y la amistad con Jesús y otros jóvenes de su edad.

«Creo que mi fe es la base fundamental para mí en este momento; es lo que me sostiene», dijo a El Pueblo Católico. «Estar junto a tantas personas de la iglesia es una gran manera de fortalecer mi fe porque sé que lo estoy haciendo con otras personas».

De hecho, durante el fin de semana, los jóvenes participantes son introducidos –o reintroducidos– a la persona de Jesús, quien abre corazones, sana heridas y derrama amor.

«Una de las cosas más hermosas es ver cómo la gente se abre», dijo Jackie Francois Angel, otra de las oradoras principales de la conferencia de este año, reflexionando sobre los tipos de adolescentes que asisten a las conferencias de Steubenville. Para ella, ver a los adolescentes con corazones más protegidos o nerviosos abrirse lentamente a Jesús es una gran alegría.

«Esa vulnerabilidad lleva a la intimidad con Jesús; sin esa vulnerabilidad, no se puede tener esa intimidad. Durante el fin de semana, es tan hermoso ver eso. Es un hermoso honor ver cómo Dios obra en las personas», continuó.

Al final de la conferencia, como los discípulos en el camino a Emaús, adolescentes como Harry y Michaela han encontrado al Señor, hecho conocido en la fracción del pan.

«Se trata de preparar ese encuentro para que puedan tener una experiencia real de la presencia de Dios, para que su fe pase de un conocimiento intelectual a una experiencia vivida y personal donde puedan decir, ‘He encontrado a Jesucristo en la Eucaristía'», dijo Paul J. Kim, otro de los oradores principales de la conferencia anual.

En lugar de ser un único fin de semana de encuentro, Steubenville of the Rockies es solo el comienzo del camino de fe para muchos adolescentes. Con la chispa encendida, los participantes regresan a sus comunidades con la fe encendida, listos para seguir a Jesús o reafirmar su compromiso con él.

«El propósito de esta conferencia es una chispa. Eso es todo lo que es; eso es todo lo que puede ser», dijo el padre Mike. «Este es el lugar del encuentro para que cuando regresen a su parroquia, alguien pueda decirles, ‘Estoy aquí para caminar contigo'».

Con ese tipo de acompañamiento esperando a los jóvenes participantes, pueden ser guiados aún más profundamente en la vida cristiana, alentados a mantener una vida de oración significativa, a recibir los sacramentos y a cultivar una relación con Jesús.

«Esta es la chispa que está destinada a encender un fuego que continúe ardiendo en una parroquia», concluyó.

Los adolescentes de todo el país regresan el lunes de la comunidad de la conferencia de Steubenville a la comunidad de sus parroquias con la creencia reavivada, listos para ser la luz de Cristo brillando en la oscuridad.

Mientras continúan comprometiéndose con su fe después de la conferencia de Steubenville, Michaela y Henry animan a otros adolescentes como ellos a mantenerse abiertos a lo que Dios tiene preparado.

«Trata de estar abierto a lo que sea que Dios te esté llevando porque realmente no tienes idea. Pero intenta estar abierto y enfócate en Dios, no en ti mismo», concluyó Henry.

André Escaleira, Jr.
André Escaleira, Jr.
André Escaleira es el editor de Denver Catholic y El Pueblo Católico. Nacido en Connecticut, André se mudó a Denver en 2018 para servir como misionero con Christ in the City, donde servió por dos años.
Artículos relacionados

Lo último