84.8 F
Denver
jueves, agosto 18, 2022
InicioPaís y MundoMitos: Qué significa y qué no significa la anulación de 'Roe vs....

Mitos: Qué significa y qué no significa la anulación de ‘Roe vs. Wade’

Después de que la Corte Suprema anulara el fallo de los casos Roe y Casey el pasado 24 de junio, mucha desinformación llegó a las redes sociales con respecto a las implicaciones de esta medida. Para ayudar a las personas a entender el alcance de esta decisión, desmentimos aquí algunos mitos comunes*.

Mito: El aborto ya es completamente ilegal en EE. UU.

El aborto aún sigue siendo legal en muchas partes del país. Lo que ha cambiado es que ahora son los estados los que tienen el poder absoluto para aprobar leyes que lo promuevan o anulen. Los fallos de los casos Roe y Casey habían legalizado el aborto a nivel federal, por lo que ningún estado podía anularlo por completo o restringirlo hasta cierto punto. Esto significa que ahora algunos estados lo promoverán mientras que otros lo anularán o regularán.

Estados como Hawái, Colorado, Nevada, Nueva York e Illinois ya habían promulgado leyes explícitas para proteger el aborto, por lo que ahí el acceso al aborto no se verá interrumpido. Otros habían intentado anularlo por completo, pero no habían podido debido al fallo de Roe vs. Wade. Ahora estos estados podrán restringirlo por completo. Entre ellos se encuentran Arkansas, Idaho, Luisiana, Misisipi, Misuri, Dakota del Norte y del Sur, Tennessee, Utah, Texas, Oklahoma y Wyoming.

Mito: Las mujeres se verán perjudicadas por esta decisión

Prácticamente todos los estados que han aprobado leyes para anular o restringir el aborto incluyen una excepción para emergencias médicas que pongan en peligro la vida de la mujer embarazada. Además, la mujer que tenga un aborto ilegal no sería penalizada, sino la persona que realice el aborto de manera ilegal.

Mito: Las mujeres irían a la cárcel por sufrir un aborto espontáneo

Esto no es cierto, debido a la gran diferencia entre el aborto provocado y el aborto espontáneo. Uno de cada cinco embarazos termina por aborto espontáneo. A diferencia del aborto provocado, el aborto espontáneo no se produce por un acto intencional para acabar con la vida del bebé en el vientre, sino por algún otro problema de salud. Por esta razón, el aborto espontáneo no sería penalizado. La pérdida de un bebé en el embarazo es un suceso doloroso y personal para muchas personas, por lo que debe atenderse con compasión.

Algunos promotores del aborto han asegurado falsamente que en otros países como El Salvador se ha condenado a mujeres por tener abortos espontáneos. Sin embargo, se ha comprobado que los 140 casos citados por los promotores del aborto de hecho son casos de homicidio agravado y no de abortos espontáneos. Ninguno de esos casos tuvo que ver con el aborto intencional o espontáneo, sino con el asesinato de bebés después del parto.

Mito: La intervención por un embarazo ectópico se considera un aborto, por lo que muchas mujeres morirán debido a la falta de atención médica en estados que prohíban el aborto

El tratamiento para un embarazo ectópico no se considera un aborto, y prácticamente cada estado que ha prohibido el aborto a incluido una excepción explícita para permitir este tratamiento.

Un embarazo ectópico ocurre cuando el óvulo fertilizado se implanta fuera del útero, más comúnmente en la trompa de Falopio. Este tipo de embarazos suceden en menos del 2 % de los casos. Ya implantado fuera del útero, el embrión puede crecer y perforar la trompa de Falopio, lo que puede causar la muerte tanto del bebé como de la madre. En todas las intervenciones médicas disponibles, el embrión pierde la vida.

Desde el punto de vista católico, el aborto provocado –es decir, el asesinato intencional de un bebé por nacer– nunca es admisible. Sin embargo, una intervención que pretende salvar la vida de la mujer y que conlleva el efecto no deseado de la muerte de un bebé por nacer es moralmente admisible.

Mito: Con la anulación de Roe vs. Wade los estados siempre tendrán el poder para regular el aborto

Este es el caso actual. Sin embargo, el gobierno federal bajo el presidente Joe Biden ha intentado aprobar un proyecto de ley que convertiría Roe vs. Wade en una ley federal. De ser aprobada, la ley suprimiría el poder estatal. Por ahora dichos intentos han sido fallidos, pero eso no significa que el gobierno federal deje de intentarlo. Aun así, existe la posibilidad de que la Corte Suprema, a la luz del fallo en el caso Dobbs, revoque cualquier ley que pretenda codificar el acceso al aborto a nivel federal.

*Este artículo ha sido adaptado y sintetizado al español por El Pueblo Católico. El artículo original en inglés, escrito por Jonah McKeown, se publicó en Catholic News Agency bajo el título «Seven myths about overturning Roe v. Wade«.

Artículos relacionados

Lo último