MITOS Y VERDADES: Los católicos hablan con los muertos

Equipo de El Pueblo Católico

Este artículo es parte de una serie de artículos publicado en la última edición de la nueva revisa de “El Pueblo Católico”. Para suscribirte y recibir la revista GRATIS, HAZ CLIC AQUÍ.

MITO

Los católicos contradicen la Biblia porque se comunican con los muertos al rezarle a los santos, y eso está prohibido, como dice Deut 18, 10-11: “No ha de haber en medio de ti nadie que… practique la adivinación, la astrología, la hechicería o la magia… ni evocador de muertos”.

VERDAD

Los católicos no rezan a los muertos, solo piden la intercesión de aquellos que están en el cielo, que es lugar de vivos, pues Dios “no es un Dios de muertos, sino de vivos” (Mc 12, 27). Aunque han muerto físicamente, siguen vivos y ofrecen nuestras oraciones a Dios como incienso:

“los veinticuatro Ancianos se postraron delante del Cordero. Tenía cada uno una cítara y copas de oro llenas de perfumes, que son las oraciones de los santos” (Ap 5,8).

A los primeros cristianos en la tierra también se les llamaba “santos” por haber sido bautizados en Cristo.

Sin embargo, vemos que los santos en el cielo (los Ancianos) ofrecen como perfume a Dios las oraciones de los “santos” en la tierra.

Esto no es lo mismo que conjurar espíritus, pues se conjuraban espíritus para obtener información en vez de escuchar a los profetas. Los católicos simplemente piden la oración de los que ya están con Dios, como se pide la oración de otro hermano.

Aunque lo que la Iglesia Católica enseña no es idolatría, los católicos no deben perder esto de vista: que la misión de los santos en el cielo es la de ayudarnos a llegar al cielo, a unirnos a Jesús. No son magos ni tienen poderes por su propia cuenta.

Próximamente: EN VIVO: Misa por Migrantes y Refugiados, 27 de septiembre, 3 p.m.

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!