46.1 F
Denver
lunes, diciembre 5, 2022
InicioConoce tu feVida y familiaMons. Jorge Rodríguez: "No hay que perder la esperanza" a la hora...

Mons. Jorge Rodríguez: «No hay que perder la esperanza» a la hora de transmitir la fe a los hijos

Con motivo del Mes de la Hispanidad, el obispo auxiliar de Denver, Mons. Jorge Rodríguez, habló sobre la aportación de la comunidad hispana a la Iglesia en Estados Unidos y dio varios consejos que pueden ayudar a los padres de familia transmitir la fe católica a la próxima generación.

En la entrevista con Viviana Martínez, publicada en la plataforma FORMED en español, aseguró que es esencial reconocer lo que la expresión de fe de los hispanos puede aportar.

“Creo que lo más importante es que tomemos conciencia de lo que representamos, de lo que traemos para la Iglesia en los Estados Unidos”, afirmó el obispo.

Si bien ser católico es lo mismo en todo el mundo, el prelado aseguró que la manera en que los hispanos expresamos y vivimos la fe tiene una riqueza única. Esto no significa que deba competir con el modo americano de vivir la fe, sino que la fe es simplemente diversa.

“El reto que yo veo es ser capaces, como hispanos, de ofrecer esta contribución tan grande que traemos del alma católica de nuestro pueblo a la Iglesia americana, y al mismo tiempo integrarnos dentro de una Iglesia tan bella como la Iglesia americana”, dijo. “Porque no somos nosotros como una especie de isla dentro de este océano, sino que [también] somos parte de ese océano”.

El obispo auxiliar resaltó que uno de los aspectos más bellos de la Iglesia en Estados Unidos es el hecho de que tiene diversas expresiones como la hispana, vietnamita, afroamericana, etc. “que son todas parte de esa belleza multicolor de la Iglesia católica”.

Pero el reto yace en cómo el hispano puede integrarse en ella sin perder esos rasgos únicos que quiere aportar. Lo primero, aseguró el prelado, consiste en reconocer qué es lo que podemos aportar.

“La comunidad hispana tiene un amor sublime a la Eucaristía; la Eucaristía es central”, aseguró. “Tenemos una devoción emotiva a María. Tenemos una fe muy grande en la Iglesia y en el papa. Y luego lo expresamos con esa alma que se construyó de elementos indígenas y elementos españoles que… es ruidosa, es de fiesta, es de números…, es de procesiones, es de flores, es de novenas, es de Guadalupe… y es muy familiar”.

Agregó también que la historia y las experiencias han hecho que el pueblo hispano sepa compartir, servir, sufrir y acompañar al que sufre, hecho que se refleja de manera palpable en la situación de muchos inmigrantes en Estados Unidos, que encuentran una familia en su parroquia.

Consejos para transmitir la fe a los hijos

No obstante, uno de los retos más grandes con que las familias hispanas se encuentran en el presente es el de la transmisión de la fe a sus hijos, que viven en otro contexto.

Más allá del problema del idioma que puede dificultar la transmisión de la fe, el prelado cree que los padres hispanos deben esforzarse por comunicarles a sus hijos esa experiencia de fe católica hispana. Para poder realizar esta tarea cree que hay cuatro cosas fundamentales que los padres de familia deben hacer.

En primer lugar, no deben perder la esperanza.

“Primero, nunca hay que perder la esperanza. ¿Por qué? Porque esa semilla que sembró el día de su bautizo cuando lo llevaste a hacer su primera comunión; eso queda”, dijo. “Se van, abandonan [la fe], dicen que ya no creen en Dios, pero esa semilla está allí… Yo por eso digo: ‘Hay que tener mucha esperanza’, porque Dios sabrá cómo volver al alma de ese niño, de esa muchacha, de ese muchacho”.

En segundo lugar, los padres deben rezar a diario por la salvación de sus hijos.

“Los padres de familia tienen el deber fundamental de rezar por la salvación eterna de sus hijos. Eso debe de ser la principal oración de mi día… hasta que sea la última oración que yo pronuncia antes de morir”, insistió.

Además, los padres deben ser ejemplo vivo de lo que se profesan.

“A veces los hijos ven y se escandalizan… Cuando la fe que cantamos, profesamos en la Iglesia en casa no se vive, (más bien se vive lo contrario), esa disociación en la cual el video y el audio don’t match, no van, hace que algo se quiebre en el alma de ese hijo y empiece a cuestionar la sinceridad, la verdad de esa fe”, aseguró Mons. Jorge Rodríguez. Por ello, los padres deben ser los primeros en intentar, con sinceridad, vivir una vida coherente con la fe.

Por último, se debe hacer oración en familia.

El prelado recalcó que orar en familia es también parte de ese ejemplo de la importancia de vivir la fe en el hogar y en la vida diaria.

“Todo eso va quedando”, concluyó el obispo. “Como que va cayendo la gotita de agua y se va haciendo un pocito en el alma del muchacho y tú nunca sabes cuándo en ese pocito va a florecer otra vez la fe”.

Vladimir Mauricio-Pérez
Vladimir Mauricio-Pérez es el editor de El Pueblo Católico y el gerente de comunicaciones y medios de habla hispana de la arquidiócesis de Denver.
Artículos relacionados

Lo último