No te pierdas ‘el descubrimiento arqueológico más importante del siglo XX’

Vladimir Mauricio-Perez

“Bienvenido a Israel, la tierra bíblica que mana leche y miel en la encrucijada de África, Europa y Asia … un paraíso arqueológico”: estas palabras marcan el comienzo de una inmersión única en la vida del antiguo Israel que la exposición, Rollos del Mar Muerto, trae al Denver Museum of Nature and Science del 16 de marzo al 3 de septiembre.

La exposición, patrocinada por la Arquidiócesis de Denver, no solo muestra los auténticos Rollos del Mar Muerto que cautivaron a millones de creyentes y no creyentes de todo el mundo, sino también una cronología de tiempos bíblicos llenos de objetos antiguos que datan de eventos escritos en el Antiguo Testamento hace más de 3.000 años.

“Estamos convencidos de que los Rollos del Mar Muerto descubiertos en el desierto de Judea son el descubrimiento arqueológico más importante del siglo XX”, dijo el Dr. Uzi Dahari, delegado de las Antigüedades de Israel. “Estos pergaminos, escritos en hebreo, son la copia más antigua de la Biblia”.

De hecho, algunos de estos manuscritos son casi mil años más antiguos que las copias más antiguas de la Biblia que se han descubierto, proporcionando una gran riqueza de conocimiento sobre el judaísmo en el tiempo de Jesús.

Exhibición de los Rollos del Mar Muerto en el Denver Art Museum.

“Tantas cosas han cambiado [desde este descubrimiento]”, dijo el Dr. Michael Barber, profesor de Escritura y Teología en el Augustine Institute en Denver. “Ahora entendemos el judaísmo del primer siglo de una manera que no lo hicimos en el pasado y vemos cómo los autores bíblicos están respirando el mismo aire que otros judíos antiguos”.

El aire del Israel del primer siglo estaba lleno de expectativas para la venida del Mesías. Los Rollos del Mar Muerto, que han sido asociados con una comunidad judía religiosa única que vivió una vida estructurada, son testigos de esta realidad, explicó.

“[Estas comunidades] trataban de vivir de una manera que los preparara para la venida del Mesías. Esperaban una nueva alianza y la restauración de la gloria de Adán “, dijo el Dr. Barber. “Vemos tantas superposiciones de cómo el Nuevo Testamento es un cumplimiento de las expectativas judías de la época”.

La exposición sumerge a los visitantes en la historia del pueblo elegido de Dios, desde los artefactos impresos con sellos pertenecientes a reyes bíblicos, como Ezequías, hasta un auténtico bloque de piedra que cayó del Muro de las Lamentaciones de Jerusalén en el año 70 DC.

“Preferimos seleccionar artículos científicamente importantes, algunos muy pequeños, otros muy grandes … pero todos de gran importancia”, dijo el Dr. Dahari.

“Los sitios y artefactos arqueológicos de Israel han producido un extraordinario récord de logros humanos”, agregó la Dra. Risa Levitt Kohn, curadora de la exposición y profesora de la Universidad Estatal de San Diego en California. “Las ollas, monedas, armas, joyas y otros artefactos exhibidos en esta exposición constituyeron una contribución trascendental a nuestro legado cultural. Nos enseñan sobre el pasado, pero también nos enseñan sobre nosotros mismos”, concluyó la experta.

 

Próximamente: Un estudio de Harvard revela los múltiples beneficios de llevar a los niños a la iglesia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Un estudio de Harvard revela los múltiples beneficios de llevar a los niños a la iglesia

Una educación religiosa se relaciona directamente con un desarrollo positivo en los años de juventud adulta.

Escritor Invitado

Por: Cerith Gardiner | Aleteia

Criar a nuestros hijos con fe les da, obviamente, muchos beneficios espirituales, pero un estudio reciente de Harvard ha mostrado que los niños con una educación religiosa reciben también beneficios físicos y mentales, en especial en su juventud adulta.

Llevan un estilo de vida más saludable

El estudio, publicado en 2018 por la Escuela de Salud Pública de Harvard, encontró que los niños que asistían a misa semanalmente o que tenían una activa vida de oración eran más positivos y tenían una mayor satisfacción vital cuando llegaban a la veintena. Estos jóvenes adultos tenían tendencia a escoger un estilo de vida más saludable, evitando las bebidas, el tabaco, el consumo de drogas y la promiscuidad sexual.

Utilizando una muestra de 5.000 niños durante un periodo de 8 a 14 años, el estudio reveló unos descubrimientos sorprendentes: al menos el 18 % de los que asistían a misa con regularidad informaron de niveles más altos de felicidad a partir de los 20 años que sus pares no religiosos. Y lo que es más importante, de esa misma muestra, el 29 % tendía a unirse a causas en beneficio de la comunidad y el 33 % se mantuvo alejado de drogas ilegales.

Una de las autoras del estudio, Ying Chen, se refirió a los descubrimientos en una rueda de prensa diciendo: “Muchos niños reciben una educación religiosa y nuestro estudio muestra que esto puede tener consecuencias significativas sobre sus comportamientos relacionados con la salud, su salud mental y su felicidad y bienestar generales”.

Les aporta fortalezas

No se trata del primer estudio que demuestra las ventajas de una educación religiosa. Emilie Kao, directora del Centro DeVos para la Religión y la Sociedad Civil de la Fundación Heritage, comparte en la web Stream.org que “las creencias religiosas dan a las personas fortalezas espirituales que conducen a hábitos saludables y construyen sus redes sociales y les dan la capacidad de superar obstáculos en la vida”.

Estos resultados son especialmente alentadores en un tiempo en que el número de asistentes regulares a misa parece estar en declive. El estudio podría servir como motivador para los padres que tienen dificultades para que sus hijos reticentes vayan a la iglesia, sobre todo durante los años de adolescencia.