Nuevo centro parroquial de St. Michael the Archangel ayuda a desarrollar ministerios

Por Anya Semenoff.

Cada año, a medida que las estaciones pasan del verano al otoño, los feligreses de la parroquia católica St. Michael the Archangel se reúnen para rezar el rosario. Rezar el rosario en comunidad es una práctica común en muchas parroquias locales de la arquidiócesis, pero durante el rosario internacional anual de St. Michael, cada persona que dirige un Padre Nuestro o el Ave María no solo aporta cadencia y un ritmo único a la oración compartida, sino que también lo hace en un idioma diferente. Para ser exactos, 43 idiomas diferentes este año.

“Realmente se ve la universalidad de la iglesia en una parroquia como esta”, dijo el padre Terry Kissell, quien ha servido como pastor de San Miguel durante los últimos nueve años.

Establecida en 1978, cuando Aurora todavía estaba poco desarrollada, en el transcurso de 41 años, la parroquia ha visto no solo un crecimiento en el total de familias registradas, sino también un profundo cambio en la demografía de los feligreses, sobre todo debido a la creciente población inmigrante en la comunidad que los rodea.

“Es una cultura muy diversa”, dijo Teri Vasicek, administradora de la parroquia. “Tenemos una cantidad de inmigrantes y culturas étnicas representadas en St. Michael“.

Entre estas culturas, están incluidas diferentes naciones africanas y otras como Rumania, Corea, Malasia, Honduras, Perú, México y más. Esta diversidad es evidente en los eventos parroquiales, tanto en el rosario internacional como en la fiesta “Taste of St. Michael”, que destaca las diferentes cocinas culturales específicas de todas las nacionalidades de feligreses.

A medida que fue creciendo la parroquia, que ahora sirve a cerca de 3,000 hogares, se hizo más evidente la necesidad de un espacio más amplio en donde la comunidad pudiera reuniese en sus ministerios y oportunidades de educación religiosa.

“Realmente se ve la universalidad de la iglesia en una parroquia como esta”.

“Uno de los principales problemas que ha existido desde que la parroquia ha estado aquí es la necesidad de espacio. [Históricamente], diferentes grupos ministeriales han tenido que reunirse en hogares o aulas de escuelas preescolares”, dijo el padre Terry.

Tras un proceso de casi 6 años que comenzó en diciembre del 2013, St. Michael the Archangel celebró la apertura de un nuevo edificio de 6,200 pies cuadrados: un centro parroquial de dos pisos. La parroquia contrató a arquitectos de Eidos Architects para planificar el nuevo centro que incluye espacios de reunión para clases de educación religiosa y ministerios para adultos, un muy esperado centro juvenil y oficinas del personal.

“Fue un placer trabajar con el padre Terry, su comité de construcción y la parroquia en este viaje de seis años desde la planificación hasta la finalización del proyecto”, dijo Bob Saas director de Eidos Architects en un comunicado de la firma. “Fue a través de paciencia y compromiso con las necesidades de la iglesia que la parroquia logró completar con éxito esta adición necesaria de espacio”.

Con un repertorio existente de aproximadamente 40 ministerios, comités y organizaciones, algunos de los cuales han estado operando en St. Michael the Archangel desde su fundación, el nuevo espacio permitirá que la parroquia se desarrolle más cómodamente.

“La gente está emocionada y muy contenta con el resultado de las cosas”, dijo el padre Terry. “Por lo que veo oportunidades para una mayor formación y evangelización”.

Para Vasicek, un área clave en la que la parroquia siempre se ha centrado es en la justicia social y la expansión.

“Una de las características distintivas de la parroquia desde el momento en que llegué ha sido la atención y el énfasis en la expansión”, dijo. “Tenemos muchos ministerios muy dinámicos que están llegando a los pobres y desfavorecidos, en particular en Aurora. Sorprendentemente, es la sensación de muchos ministerios que tenemos que llegar a los nuestros “.

A medida que la demografía en Aurora y en los límites de la parroquia ha cambiado desde 1978, en parte debido a la apertura de parroquias adicionales que atrajeron a algunos miembros, y también con el desarrollo del Denver Tech Center, que ofreció diferentes oportunidades de empleo y residenciales, la población dinámica en St. Michael también cambió. Como tal, Vasicek dijo que la mayoría de los que ahora apoyan a la parroquia están en la categoría de ingresos bajos a medios. Pero esta realidad no ha hecho que la congregación sea menos generosa.

“Lo que disfrutamos en términos de cuenta de ahorro no es nuestro, es de Dios”, dijo Vasicek. “La administración es un estilo de vida. Así que esperamos ser personas felices porque no queremos nada más porque hemos satisfecho todas nuestras necesidades”.

En una carta que presenta el Informe de Administración de St. Michael en el 2018, el Padre Terry se dirigió a los feligreses diciendo:

“Realmente me gustaría expresar lo agradecido que estoy de servir al pueblo de Dios de St. Michael. Ustedes son personas de fe y amor que me inspiran. Son personas dedicadas a sus familias, sus amigos y su servicio al Señor”.

Próximamente: Sacerdote maronita de Denver hace llamado para ayudar a víctimas de la explosión en Líbano

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La explosión masiva de la semana pasada en Beirut, Líbano, ha dejado al país en gran necesidad. Es por eso que un sacerdote maronita local está pidiendo la intercesión de Nuestra Señora del Líbano para brindar ayuda y consuelo a tantas víctimas.

El padre Andre Mahanna, párroco de la iglesia maronita St. Rafka en Lakewood, hizo un llamado a los partidarios de la Misión de Esperanza y Misericordia de St. Rafka para que se unan en oración y apoyo financiero para ayudar a la gente del Líbano. Según los informes, la explosión mató al menos a 220 personas e hirió al menos a 7,000, cifras que siguen aumentando a medida que las autoridades libanesas continúan la búsqueda entre los escombros.

“Es una masacre humana, cultural, agrícola, religiosa y ambiental”, dijo el padre Andre.

Si bien la Misión de Esperanza y Misericordia de San Rafka es un apostolado cuyo enfoque principal es brindar ayuda a los cristianos perseguidos en el Medio Oriente, el padre Mahanna dijo que a raíz de la explosión, “la necesidad es grande” en el país, por lo que está movilizando voluntarios en tierras del Líbano para ayudar en lo que se pueda. Sobre todo, los hospitales están en extrema necesidad.

“Los principales hospitales de Beirut se vieron muy afectados”, dijo el padre Andre. “Se ha informado que el Room Hospital, el Rosary Hospital, el Jeetawi Hospital, el Rizk Hospital, y el Hotel Dieu Hospital han sufrido daños importantes o han sido completamente disueltos; no pueden operar (sin electricidad) y con uso de linternas para realizar operaciones. Muchos miembros del personal del hospital también resultaron heridos en la explosión. La necesidad es grande: llegaron al tope de su capacidad y se abarrotaron de heridos poco después de la explosión”.

En los días posteriores a la explosión las protestas públicas aumentaron la presión sobre el gobierno libanés, que ya estaba bajo la lupa por la actual crisis económica del país. Se informó que el gobierno sabía sobre el nitrato de amonio y otros químicos explosivos almacenados en el puerto de Beirut, pero no hizo nada al respecto.

A menos de una semana después de la explosión, el 10 de agosto, el gabinete y el primer ministro libanés anunciaron el que dejarían su cargo.

El padre Andre está pidiendo a la gente que considere hacer una donación a la Misión de Esperanza y Misericordia de St. Rafka para ayudar en el Líbano.

“Dios nos ayude a darnos el conocimiento para anticipar a lo que el Líbano despertará mañana y cuáles pueden ser sus necesidades”, dijo. “Dios misericordioso, ayúdanos. Nuestra Señora del Líbano, ruega por nosotros”.

Para hacer una donación, HAZ CLIC AQUÍ. Para asegurarte de que tu donación sea destinada a esta causa urgente, asegúrate de escribir “The Beirut Explosion Food-Medical-Housing and other emergencies relief fund” en la sección del memo.