Nuevos licenciados en ciencias religiosas: Testigos de Cristo en medio de la oscuridad 

Carmen Elena Villa

Lo que parecía hace ocho años una utopía hoy se hizo realidad. El pasado 9 de diciembre se graduaron los primeros 16 licenciados en Ciencias Religiosas gracias a un acuerdo entre la universidad Anáhuac de Ciudad de México y Centro San Juan Diego.

Durante cinco o seis años iban los sábados a Centro para recibir sus clases vía Skype o Hungouts. Su profesor en directo, desde el Distrito Federal les dictaba las clases correspondientes. Hoy pudieron obtener el título de licenciados en una ceremonia presidida por el arzobispo de Denver monseñor Aquila, quien, previo a la ceremonia de graduación, celebró una misa de acción de gracias por este acontecimiento.

El Arzobispo recordó en su homilía a San Juan Diego, cuya fiesta se celebró ese día de diciembre y dijo que tanto él como María fueron verdaderos discípulos de Jesús. También les aseguró que para María, su preocupación más grande es la de “traer a los seres humanos a un encuentro con Jesucristo. Las apariciones nunca han sido para (mostrarse) a ella misma sino para señalarnos siempre a Jesús”.

Fotos de Brandon Young. Los nuevos licenciados junto con el arzobispo Samuel Aquila. el obispo Jorge Rodríguez y Alfonso Lara, director hispano de Evangelización,

Y les exhortó a aquellos que culminaron la licenciatura a “a ser misioneros y discípulos”. También se refirió a los tiempos difíciles que vive actualmente la Iglesia. “Hay muchas (personas) alrededor del mundo que quieren rechazar completamente a Jesucristo y no quieren nada con Él”, por ello les dijo que ellos están llamados “a señalar a Jesús y a ayudar a otros a que tengan un encuentro con Él. Pero primero tenemos que conocer en nuestros corazones y nuestras almas su eterno amor por nosotros y creer y confiar en su amor y tener confianza en ese amor”.

 

Los que llegaron a la meta

El Pueblo Católico entrevistó a algunos de los recién egresados. Claudia Escobedo pertenece a la parroquia Saint Pius X, es casada y madre de cinco hijos (dos de los cuales nacieron mientras ella estudiaba su carrera). Claudia recuerda que ella escuchó hablar de la licenciatura en su parroquia y se dijo a sí misma. “Eso es lo que tienes que hacer”.

“Para mí esta es una misión que Dios puso en mi vida para evangelizar”, dijo. “Estar al servicio de la Iglesia, donde Dios quiera que esté en el ministerio que Él me ponga”.

El licenciado Max López recibiendo su diploma de manos del obispo Jorge Rodríguez.

Por su parte Max López, otro de los graduados, cuando le preguntamos cómo se sentía respondió con la piel erizada: “alegría no cabe en mí”.

“Fueron seis años de estudio, de desvelos, de entrega. Fueron seis años de enamorarme más de Jesús”, compartió López.

Max recuerda que uno de sus profesores les dijo el primer día de clase “Hagan las cosas siempre de cara a Dios”, desde entonces ese ha sido su lema y el faro que ha guiado este recorrido intelectual y espiritual.

Por su parte la licenciada María Victoria Olivas, de 65 años, con tres hijos y ocho nietos, confesó que ella decidió estudiar esta licenciatura después de servir varios años como catequista en su parroquia porque “quería dar algo más”.

Olivas tuvo que vencer muchos obstáculos para poder empezar y terminar la licenciatura. “El primero fueron las opiniones de la gente. Algunos me preguntaban por qué a mi edad iba a empezar una carrera. Otros me aconsejaban que estudiara algo más práctico”. Pero María Victoria siguió ese llamado que se le clavó en el corazón de perseverar en su decisión de hacer esta licenciatura. Así manejaba todos los sábados aproximadamente una hora y media desde Greeley, su lugar de residencia. A veces incluso en medio de fuertes nevadas porque ni siquiera con el mal tiempo se cancelaban las clases.

“Hemos pasado por un camino de aprender, de conocer la historia de la Iglesia, los padres de la Iglesia. No creo que soy una sabionda en eso, pero creo que ahora sé un poco más”, dijo María Victoria, feligrés de la parroquia Our Lady of Peace en Greeley.

El Pueblo Católico entrevistó también a Enna Rodríguez, una de las profesoras de la licenciatura, quien viajó desde México para asistir a la ceremonia de graduación. “Fue un aprendizaje mutuo. Fue todo un proceso el empezar a establecer la manera de lograr esa comunicación lo más viable posible”, indicó Enna. “Pudo haber una conexión con los alumnos, los pude ver, ellos podrían preguntar y discutir”. Enna pudo conocer a sus alumnos personalmente en un retiro que vino a darles dos años después de iniciadas las clases. “Yo medio en la pantalla veía sus caritas, pero verlos cara a cara y abrazarlos fue algo muy bueno. Me di cuenta de esta gran obra que está haciendo Centro San Juan Diego y cómo está tocando a la gente y transformando vidas”, dijo la maestra, quien también es licenciada en Ciencias Religiosas y máster en educación. “Me parece casi heroico que, incluso muchos de ellos con hijos hayan permanecido fieles con Dios con ellos mismos y con la comunidad católica en este país. Ha sido muy bonito ver este proceso de madurez”, concluye Enna.

Próximamente: La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

El joven fue asesinado el pasado 7 de mayo

Aaron Lambert

Amaba el aire libre. Amaba la tecnología. Amaba a sus amigos. Simplemente, amaba.

Kendrick Castillo era un joven fiel, amable y bondadoso, cuya vida fue acortada trágicamente el 7 de mayo, cuando se lanzó contra el atacante que abrió fuego en STEM School Highlands Ranch, dando su vida para proteger a sus amigos. Tenía 18 años y estaba a tres días de graduarse de high school.

El joven estudió en Notre Dame Catholic School, donde su padre, John, asegura que su hijo se había integrado muy bien. Unos días después de su funeral, John contó al El Pueblo Católico que mientras él y su esposa reflexionaban sobre la vida de su hijo y repasaban sus tareas escolares, encontraron una tarea de varios años atrás que les pedía a los estudiantes elegir a un santo. Kendrick eligió a san Juan Bosco.

“Empecé a leer más y a familiarizarme con san Juan Bosco, y me pareció muy significativo que Kendrick lo hubiera elegido porque esa fue la manera en que él vivió su vida”, dijo John. “Modeló su vida según la vida de los santos”.

Tras graduarse de Notre Dame, Kendrick ingresó a STEM School Highlands Ranch. John recuerda estar un poco preocupado por la transición de su hijo de una escuela católica a una no católica. Sin embargo, Kendrick permaneció fiel a quién era y a lo que aprendió en Notre Dame.

“Se esforzó por buscar a personas en su escuela que compartían su fe”, aseguró John sobre el tiempo que su hijo pasó en STEM. “Pero incluso era amigo de aquellos que no practicaban ninguna religión y se juntaba con ellos”.

“Creo que vivía su fe y estoy muy orgulloso de eso”.

Además de siempre bendecir sus alimentos y ser el primero en ofrecerse para ser monaguillo en misas de funerales, Kendrick servía con alegría con los Caballeros de Colón de Notre Dame junto con su padre. Le gustaba, sobre todo, ayudar con los desayunos de pancakes que servían.

Era hijo único y muy cercano a sus padres. “Era más una amistad que una típica relación entre padre e hijo. Teníamos una relación especial”, dijo el padre de Kendrick.

John cree que esa relación de Kendrick con él y con su madre, María, es la razón por la que el joven amaba a otros como lo hacía – y la razón por la cual no dudó en dar su vida por salvar a sus compañeros durante el tiroteo.

“Cuando uno es tan afortunado de tener una relación como la que nosotros tres teníamos, no se da cuenta de que está haciendo las cosas bien”, continuó el padre. “No es que uno haya planeado criar a un hijo de una cierta manera. Si hay amor en la familia, esto es lo que uno hace (…) Él nunca vacilaba a la hora de hacer el bien”.

Cuando se publicó la noticia sobre el acto de Kendrick, muchos noticieros usaron la palabra “héroe” para describirlo. Y aunque John se siente muy orgulloso del acto heroico de su hijo, dijo que su orgullo más grande era la manera en la que su hijo había vivido su vida.

“Creo que Dios lo usó para lo que lo necesitaba. Fue un instrumento, un seguidor fiel… salvó a sus amigos. El hecho de que hizo lo que estaba en su corazón por sus amigos es para mí más poderoso que la palabra ‘héroe’. Esto representa quién era verdaderamente”.

El dolor que John y María tienen que soportar nunca desaparecerá. “Es algo muy difícil”, confesó John con lágrimas. “Kendrick es la persona más devota y santa que he conocido en mi vida. Tenía un bello espíritu. Era mi fortaleza”.

A pesar del dolor, John y María encuentran descanso en la confianza de que Kendrick está disfrutando de la vida eterna en el cielo y de que ahí se reunirán de nuevo con él.

“En verdad creo que Kendrick nos fue prestado a mí y a mi esposa”, concluyó John. “Creo que ahora está con su verdadero Padre”.

Traducido del inglés y adaptado por Vladimir Maurcio-Pérez.