Obispos de Colorado y EE. UU. aplauden decisión de la Corte Suprema de proteger DACA

DENVER – En respuesta al fallo de la Corte Suprema de los Estados Unidos que impidió que la Administración Trump pusiera fin al Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés), los cuatro obispos católicos de Colorado -Arzobispo Samuel Aquila (Denver), Obispo Jorge Rodríguez (Denver), Obispo Stephen Berg (Pueblo) y el Obispo Michael Sheridan (Colorado Springs)- han emitido la siguiente declaración.

19 de junio del 2020

“Estamos extremadamente agradecidos de que la Corte Suprema haya dictaminado proteger el programa DACA y a las decenas de miles de nuestros jóvenes hermanos inmigrantes aquí en Colorado, muchos de los cuales son miembros de nuestras parroquias católicas.

DACA es un programa que beneficia a niños y jóvenes adultos que fueron traídos a los Estados Unidos en la infancia, y para muchos de ellos Estados Unidos es el único país que han conocido. Han crecido aquí, fueron educados aquí y muchos sirven y adoran en nuestras Iglesias.

Como Jesús nos enseñó, primero los recibimos como extraños (Mateo 25:35), y ahora los amamos como nuestros prójimos y hermanos (Mateo 22:39).

También sabemos que este fallo deja abierta la posibilidad de una acción futura por parte de la Administración Trump, por lo que nos unimos a nuestros obispos hermanos en los Estados Unidos para exhortar al presidente y a los legisladores estadounidenses a trabajar juntos ‘para aprobar de inmediato una legislación que proporcione un camino a la ciudadanía para los Soñadores’. (Declaración de USCCB, 18 de junio del 2020)

Y a nuestros jóvenes de DACA: Los amamos, seguiremos apoyándolos y les agradecemos por todas sus contribuciones a nuestra Iglesia y sociedad”.

Declaración de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos

18 de junio del 2020

WASHINGTON— La Corte Suprema de Estados Unidos emitió hoy una opinión que impide que la Administración Trump termine el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA). El 12 de noviembre de 2019, la Corte Suprema conoció sobre los desafíos a los esfuerzos de derogación de DACA por parte de la Administración Trump, en los que la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) presentó un amicus curiae brief en apoyo a mantener el programa. El programa DACA fue implementado en el 2012 y ha permitido a aproximadamente 800.000 jóvenes, que pagaron por una aplicación y se sometieron a una verificación de antecedentes, la oportunidad de trabajar legalmente, acceder a oportunidades educativas y no temer a la deportación. Los beneficiarios de DACA en promedio contribuyen con más de $42 mil millones anuales a la economía de Estados Unidos. El arzobispo José H. Gomez de Los Ángeles y presidente de la USCCB y el obispo Mario E. Dorsonville, obispo auxiliar de Washington y presidente del Comité de Migración de la USCCB emitieron la siguiente declaración:

“Recibimos con agrado la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos que señala que la Administración Trump no siguió los procedimientos administrativos necesarios para derogar el programa DACA.

Primero, para los jóvenes de DACA, con esta decisión de hoy y en el futuro, nosotros seguiremos acompañándolos a ustedes y a sus familias. Ustedes son una parte vital de nuestra Iglesia y nuestra comunidad de fe. Estamos con ustedes.

Luego, instamos al presidente a que seriamente reconsidere el final de DACA. Las comunidades de inmigrantes están realmente sufriendo ahora en medio de COVID-19 y avanzar con esta acción innecesariamente coloca a muchas familias en mayor ansiedad y caos. En tiempos de incertidumbre, recordemos las enseñanzas del Evangelio que nos animan a ser abiertos y receptivos a los necesitados: ‘Si alguien que tiene medios mundanos ve a un hermano necesitado y rechaza su compasión, ¿cómo puede permanecer el amor de Dios en él?’ (1 Juan 3:17). En este momento, debemos mostrar compasión y misericordia por los vulnerables.

Por último, alentamos encarecidamente a nuestros senadores de Estados Unidos a que aprueben de inmediato una legislación que brinde un camino a la ciudadanía para los Soñadores (Dreamers). Una protección legislativa permanente que supere el partidismo y ponga la dignidad humana y el futuro de los Dreamers en primer lugar es requerida desde hace mucho tiempo”.

Para obtener más información y recursos sobre DACA, consulte https://justiceforimmigrants.org/what-we-are-working-on/immigration/daca-resource-page.

Próximamente: 5 lugares de Colorado nombrados en honor a santos católicos

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

El pasado 1 de agosto Colorado cumplió 144 años. Mejor conocido como el “Día de Colorado”, este día conmemora la fundación de nuestro gran “Estado del Centenario”, que sucedió en 1876.

Así mismo, la Iglesia Católica tiene una rica historia en Colorado, y aunque muchos no lo saben, varias regiones, puntos de referencia geográficos y lugares en el estado llevan el nombre de santos católicos. La sierra de San Juan, el río San Miguel y el valle de San Luis son solo algunos ejemplos.

En honor al “Día de Colorado”, te mostramos cinco lugares dentro de nuestro colorido Colorado que toman su nombre de un santo católico. Probablemente ya conozcas un par de ellos, pero los otros tres son verdaderos diamantes que valen la pena visitar; de hecho, dos de ellos fueron construidos y fundados antes de que Colorado fuera Colorado.

Santuario de la Madre Cabrini, Golden, CO

Es uno de los sitios de peregrinación más populares de Colorado. En verdad es difícil no enamorarse del Santuario de la Madre Cabrini. Originalmente fundado como un campamento de verano para niñas por santa Francisca Cabrini en 1910, el santuario da al corredor I-70 que se dirige hacia las montañas y es tan encantador como relajante. Además de orar en la capilla, los visitantes pueden alojarse en la antigua Casa de Piedra que se construyó en 1914 o en una de las varias casas de retiro que se han agregado a lo largo de los años. Además de ser un espacio maravilloso para rezar, el Santuario de la Madre Cabrini es el hogar de la gran estatua del Sagrado Corazón en la cima de la escalera de 373 escalones, conocida de cariño como la escalera de oración.

Capilla de Santa Catalina de Siena, Allenspark, CO

Foto de Andrew Wright

Mejor conocida como la Capilla en la Roca, esta capilla católica en funcionamiento es quizás uno de lugares más destacados y emblemáticos de Colorado. Según cuenta la historia, a principios del siglo XX, un hombre llamado William McPhee era dueño de la tierra donde se encuentra la capilla, conocida como Camp St. Malo. McPhee era feligrés de la Catedral de Denver y a menudo permitía que la parroquia llevara a los niños a caminar y acampar en su propiedad. Durante uno de esos viajes varios campistas vieron un meteorito o una estrella fugaz que parecía haber golpeado la tierra. Fueron a buscarlo y se toparon con la Roca que ahora permanece como la base de la Capilla de Santa Catalina de Siena. Fue finalizada en 1936, y el nombre oficial de la capilla es apropiado, ya que la santa y la capilla comparten un vínculo común de experiencias místicas facilitadas por Dios. Ha tenido muchos visitantes a lo largo de los años, pero tal vez ninguno tan famoso como san Juan Pablo II, quien alguna vez fue el amante de la naturaleza y quien hizo una parada en Denver para la Jornada Mundial de la Juventud en 1993.

Abadía de St. Walburga, Virginia Dale, CO

Photo courtesy of the Abbey of St. Walburga

Ubicada en la pintoresca Virginia Dale, una pequeña comunidad al sur de la frontera de Wyoming, la Abadía de St. Walburga es un lugar donde la voz del Señor vive en las montañas, llanuras y ríos que la rodean. Nombrada así por la patrona de las monjas benedictinas, el monasterio fue fundado en 1935 cuando tres hermanas de la abadía de St. Walburg en Eichstätt, Baviera, fueron enviadas a una granja remota en lo que era Boulder. Allí construyeron una base sólida para el futuro del monasterio a través del trabajo duro, la pobreza y una confianza firme en la providencia de Dios. Hoy las monjas benedictinas de Walburga llevan a cabo humildemente las buenas obras de la orden benedictina y continúan el legado que comenzó hace casi un milenio en 1035, cuando se fundó el monasterio original de Walburg en Eichstätt.

San Luis, CO

Photo by Jeremy Elliot

Al visitar las regiones más al sur del Estado de Colorado, las raíces católicas de la región se vuelven mucho más evidentes. La ciudad más antigua de Colorado, San Luis, fue fundada en 1851 en la fiesta de San Luis, y es previa a la fundación oficial de Colorado como estado por 25 años. La ciudad está ubicada a lo largo de la cordillera Sangre de Cristo. Una de las principales atracciones de la pequeña ciudad de poco más de 600 habitantes es un santuario en la parroquia católica local de la ciudad. El Santuario de las Estaciones de la Cruz fue construido por los feligreses de la parroquia Sangre de Cristo y las hermosas estaciones fueron diseñadas y moldeadas por el escultor nativo de San Luis, Huberto Maesta.

Capilla de Viejo San Acacio, Condado de Costilla, CO

Photo from Wikicommons

Justo al oeste de la ciudad de San Luis se encuentra una de las gemas más antiguas de Colorado. La Capilla de Viejo San Acacio  es el sitio religioso más antiguo no nativo americano en Colorado que sigue activo en la actualidad. Aunque se desconoce la fecha exacta de la edificación del edificio de la iglesia, probablemente se completó en algún momento de la década de 1860. El homónimo de la iglesia proviene de San Acacio de Bizancio, un mártir del siglo III. Cerca de la iglesia se encuentra el pequeño pueblo de San Acacio, que según la tradición local obtuvo su nombre después de que uno de los primeros asentamientos del Valle de San Luis, originalmente llamado Culebra Abajo, fue atacado por una banda de Ute en 1853. Cuando los atacantes de Ute se acercaron, los aldeanos pidieron la intercesión de San Acacio, un santo popular entre su gente. El Ute de repente se detuvo y huyó antes de llegar a la ciudad, asustado por una visión.