Obispos escriben artículo exhortando al gobierno a encontrar solución para crisis fronteriza

Aaron Lambert

Fue una imagen sorprendente: un padre y su hija de casi dos años tendidos sin vida a orillas de un río – una imagen que capturó la realidad de muchos de los peligros que acechan a los inmigrantes que huyen de su país en busca de una mejor vida.

Fue esta imagen la que causó aun más indignación sobre la crisis fronteriza a nivel internacional, incluyendo a algunos miembros de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés), quienes escribieron un artículo de opinión en inglés para la publicación The Hill el 30 de junio titulado “Como nación, debemos honrar la humanidad y las necesidades básicas de los migrantes”.

El presidente de la USCCB, el cardenal Daniel DiNardo; junto con el vicepresidente, el arzobispo José Gómez; y el presidente del Comité de Migración de la USCCB, el obispo Joe Vásquez; expresaron su dolor por la muerte de la niña de 23 meses, Angie Valeria, y su papá, Óscar Martínez, quienes fallecieron la semana pasada mientras huían de El Salvador en busca de seguridad en los Estados Unidos. Ambos fueron el sujeto de una imagen que se hizo viral.

Los obispos indicaron que “la muerte de Angie y su padre no son las únicas que hemos visto durante esta crisis humana”, refiriéndose a Jakelin Caal Maquin, una niña guatemalteca de 7 años que murió de sepsis mientras estaba bajo la custodia de la patrulla fronteriza.

“Estas muertes están ocurriendo porque Estados Unidos está impidiendo el acceso a la protección de asilo por medio de políticas e implementaciones que envían una señal clara y fuerte de que uno no es bienvenido”, los obispos afirmaron.

Los obispos continuaron explicando cómo las leyes de asilo estadounidenses tienen sus raíces en la Segunda Guerra Mundial, cuando Estados Unidos rechazó a la embarcación S.S. St. Louis, la cual llevaba a casi 1,000 judíos refugiados a bordo huyendo de la Alemania Nazi.

“Tras las consecuencias de esta experiencia, Estados Unidos lideró al mundo en el establecimiento de protocolos internacionales para asegurar que aquellos refugiados que estuvieran huyendo de persecución en su país de nacionalidad o residencia habitual, recibieran protección cuando se presentaran en la frontera de otro país”, los obispos explicaron.

Los obispos dijeron que el destino de muchos inmigrantes en este país está en riesgo tras el intento de la administración del presidente Trump de eliminar el programa de DACA en el 2017 y la reciente promesa de capturar a inmigrantes centroamericanos para deportarlos.

Después de describir la dura realidad que muchos inmigrantes enfrentan, los obispos pidieron al Congreso que determinara una solución a esta crisis, una que respete la dignidad de cada una de estas personas.

“Por muchos años el Congreso no ha sido capaz de encontrar una solución para que seamos una nación que reciba y acoja al inmigrante”, escribieron. “Es urgente que la administración y el Congreso encuentren una solución a esta trágica realidad y aprueben un plan de reforma inmigratoria comprensiva que incorpore ayuda humanitaria inmediata.

“Reconocemos el derecho de todas las naciones de controlar sus fronteras y proveer seguridad a sus ciudadanos. También creemos que, según las mejores tradiciones de nuestra nación, somos capaces, como nación, de honrar la humanidad y las necesidades básicas de los inmigrantes, de modo que no comprometan a la seguridad nacional”.

El deber de asistir a migrantes y refugiados es una parte central de nuestra nación americana, una nación fundada en principios cristianos, afirmaron los obispos, y ponemos en juego nuestra identidad como estadounidenses si no encontramos una manera humana de ayudar a los necesitados.

“Uno de los mandamientos más grandes de Dios es: ‘amarás a tu prójimo como a ti mismo’”, escribieron. “Siguiendo este mandamiento, debemos seguir siendo un país que provea refugio para niños y familias que estén huyendo de la violencia y la persecución, de los contrario, habremos perdido nuestros valores fundamentales como nación”.

Próximamente: Una profesión a puerta cerrada: “Dios me pidió desprenderme de todo”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Estaba postrada frente al altar con su vestido blanco, pero no en la iglesia que había soñado ni del modo que ella había imaginado. Aun así, después de tantos años de espera e innumerables noches de oscuridad, Lara estaba a punto de realizar el sueño más profundo de su corazón: entregarse a Jesús por toda la eternidad.

Fue así como Lara Montoya hizo su profesión perpetua en la Fraternidad Mariana de la Reconciliación el pasado 31 de mayo, Domingo de Pentecostés: en una humilde capillita en Perú y con pocas hermanas de comunidad presentes debido a las restricciones por la pandemia del coronavirus.

La nueva profesa -que en sus años de formación ejerció varios oficios apostólicos en Denver, incluyendo 10 años como periodista en El Pueblo Católico-, siempre imaginó que se entregaría completamente a Jesús en una bella catedral, ante la presencia de sus familiares, amigos y el obispo local, por ser ese un día tan especial. Sin embargo, Dios tenía otros planes, y la llevó por un camino de desprendimiento que le ayudaría a entregarse completamente a él y experimentar cómo Dios siempre cumple sus promesas.

Lara Montoya, quien del 2005 al 2015 ejerció como periodista en El Pueblo Católico, hizo su profesión perpetua en la Fraternidad Mariana de la Reconciliación el pasado 31 de mayo en Perú. (Foto provista)

El primer desprendimiento con relación a su profesión perpetua llegó a solo tres semanas de esta. “Se me heló el corazón”, afirmó Lara al escuchar que Perú había ordenado el confinamiento por el coronavirus. “Una de las cosas que siempre le pedía era que mis papás estuvieran presentes, y eso significaba que quizá mis papás no podrían venir.”

A los pocos días se anunció el cierre de los aeropuertos, lo que confirmó su temor, y al poco tiempo se le comunicó que tendría que celebrarse con muy poca gente: habría que elegir a solo 20 personas. Así llegó el segundo desprendimiento, pues ella siempre había soñado hacer su profesión rodeada de todos sus seres queridos.

Aunque era doloroso aplazar este evento que había esperado con ansias por tantos años, un rayo de esperanza de poder tener a su familia presente aparecería brevemente cuando le avisaron que su profesión tendría que esperar. No obstante, la situación no mejoraba, lo que al final la llevó a hacer su profesión en la humilde capilla del pueblo donde vive con su comunidad, sin el obispo y sin familiares o amigos. Ese fue el tercer gran desprendimiento que Jesús le pidió antes de su profesión.

Debido a la pandemia del coronavirus, Lara tuvo que hacer su profesión perpetua en la humilde capilla del pueblo donde vive con su comunidad. (Foto provista)

“Cuando esto pasó me quedé solita y dije: ‘Señor, ¿qué quieres de mí? ¿Por qué has permitido que esto se prolongue tanto? ¿Qué estás haciendo en mi corazón?”

Fue entonces que recordó un sueño que tuvo años atrás cuando contemplaba pedir la profesión perpetua por primera vez. Este sueño profético le ayudaría a ver todo lo acontecido desde la Divina Providencia.

Un sueño con Cristo

“Soñé que escribía mi carta a la superiora para pedir la profesión perpetua, y ella me decía: ‘Sí, pero la harás en tres días’. Y yo decía: ‘¡Qué hago!’ No tenía ni iglesia, ni vestido, ni anillo, nada”, recordó Lara. Entonces tuvo que conseguir a otro sacerdote y hacerla en la pequeña iglesia de su pueblo natal. Por si fuera poco, en su sueño nadie asistió a la ceremonia; después de la profesión no había una sola persona para felicitarla.

“Yo estaba sola en una esquina de una iglesia sencilla y estaba triste. En eso se me acercó el Señor y me preguntó con mucha ternura: ‘Lara, ¿por qué estás tan triste?’ Yo empecé a quejarme: ‘Mira esta iglesia sencilla, no tengo vestido, no hay obispo, no hay nadie; este día es tan horrible…’ Entonces él me miró y me dijo solamente esto que atravesó mi alma hasta el día de hoy: ‘¿Por qué estás haciendo esto, por todas estas cosas o por mí?’”.

Lara aseguró que todos los contratiempos y dificultades que experimentó an su camino hacia la profesión perpetua le mostraron que Dios siempre escucha las súplicas de su pueblo. (Foto provista)

Al despertar, Lara se dio cuenta de que no estaba lista para hacer su profesión perpetua: “Me importaban mucho esas cosas”, aseguró, “y a mí siempre me ha dado mucho miedo no darle un corazón puro a Jesús”. Pero nunca se imaginó que ese sueño de muchas maneras se convertiría en realidad. Sus largos años de espera hasta finalmente poder hacer su profesión perpetua y las largas noches de sufrimiento por enfermedad y muchas otras razones la llevarían por un camino de “desprendimiento tras desprendimiento”, hasta dejarla solo con los más profundo y esencial en el día de su profesión: el deseo de comunión con Jesús.

“El corazón es como una cebolla y conforme vas pelando la cebolla, vas entrando cada vez más a lo que esconde las huellas de divinidad en tu alma. El Señor me obligó a pelar la cebolla,” dijo Lara con una sonrisa. “Así me fui quedando con lo más hondo, y eso quedó al desnudo”.

El gran día

Así se presentó Lara el día de su profesión: con la inmensa alegría de al final hacer su sueño realidad, de unir su corazón al de Cristo, realidad que se manifestó en su deslumbrante sonrisa.

A pesar de haberse realizado en una humilde capilla y sin la presencia de sus familiares, para Lara lo más esencial era entregarse completamente a Jesús. (Foto provista)

“En el día de mi profesión perpetua todo se ha aclarado; la luz del Espíritu Santo me ha permitido leer mi recorrido vocacional con una nueva perspectiva,” aseguró Lara. “Ese día entendí el gran ‘para qué’: ¿para qué tan larga espera que comprendió un largo costo de sufrimiento, no solo por la espera, sino porque en ese tiempo de espera todo se puso a prueba?”

“Y esto es lo que pienso: el gozo que sentí en ese día fue tan, pero tan profundo y enorme que creo que no lo hubiera sentido de ese modo si antes no hubiera saboreado las aristas más amargas de mi vocación”.

Por ello en el discurso después de su profesión pudo decir: “Hoy siento que el Señor ha cumplido todas sus promesas… El Señor cumple tus sueños y hoy a cumplido los míos de una manera muy misteriosa.”

Jesús la llevo de “desprendimiento en desprendimiento” hasta que lo único que quedó fue su verdadero deseo de comunión con Cristo. (Foto provista)

No era un día soleado, como ella había pedido, pero aún así el verdadero sol que es Jesús “ardía” en su pecho. No estaban sus padres, familiares y amigos, pero aún así habían visto la ceremonia “en primera fila”, junto a más de mil personas de diversas partes del mundo que se unieron a la transmisión en vivo, y a las que Lara dirigió unas palabras de agradecimiento, incluyendo a las personas de Denver que recuerda con tanto afecto.

“Señor, cómo deseo ser un libro abierto… un libro que cante tus maravillas, un libro que esté a disposición de los demás”, concluyó Lara, refiriéndose a la historia de su vida. “Que quien desee pueda acercarse a leer tus maravillas y cantarte también himnos de alabanza, porque inmensa es tu misericordia”.

Lara agradeció a todas las personas que han marcado su vida, incluyendo a las personas de Denver, a quienes recuerda con un cariño especial. (Foto provista)

De esta manera, con el anhelo de unirse definitivamente a su Amado después de esta vida, Lara se dio cuenta de que en medio de tantas pruebas Cristo la había transformado para ese día de su profesión, en el que lo más esencial estuvo presente: Jesús mismo y su ardiente deseo de entregarse completamente a él.