Our Lady Mother of the Church: una comunidad en crecimiento

La parroquia que está ubicada en Commerce City, Colorado, ahora tiene un corazón más hispano que nunca.

 Desde hace más de un año, con la llegada de monseñor Jorge de los Santos a Our Lady Mother of the Church (OLMOC), se vio un incremento en la asistencia de feligreses hispanoparlantes y con ello también la participación de estos en varios movimientos, grupos y actividades parroquiales.

En entrevista con El Pueblo Católico, Monseñor compartió que la parroquia fue fundada con el nombre de St. Catherine, pero luego de un incendio que afectó al edificio, fue necesaria la construcción de otro, que se colocó al lado de la iglesia original y a la actual se nombró Our Lady Mother of the Church. Incluso, a la entrada de la parroquia puede observarse a mano izquierda, un crucifijo ahumado que fue rescatado de aquel incendio.

La parroquia Nuestra Señora Madre de la Iglesia, como se le conoce en la comunidad hispana, está ubicada en el corazón de la ciudad de Commerce City.

Hasta hace ocho meses, se ofrecían tres misas en inglés y dos en español. Pero después de un crecimiento en la asistencia de feligreses latinos de un 70 por ciento, se hizo necesaria la implementación de una tercera misa en español, los sábados a las 7 p.m.

“La gente está respondiendo mucho a la motivación. Las personas que quieren estar activas [en la parroquia] están participando mucho. Incrementó la asistencia a la parroquia – la de inglés y la de español – pero más la de español”, dijo Monseñor sonriendo y agradecido.

Esta parroquia tiene tres celebraciones grandes y concurridas: el día de La Divina Misericordia, el segundo domingo de Pascua; el día de los arcángeles, el 29 de septiembre; y el día de Santa Faustina, el 5 de octubre. Durante estas fiestas litúrgicas se hacen oraciones y se ofrece comida gratis todo el día a los asistentes. Además, la parroquia cuenta con dos grupos de danzantes, Tepeyac y Azteca, que bailan durante las celebraciones importantes como el día de la Nuestra Señora de Guadalupe.

Por otra parte, hace un año, fue creado el grupo de jóvenes adolescentes y ha sido todo un éxito. Su coordinadora, Yessica Guerrero de 22 años y quien es feligrés de esta parroquia desde los 9, cuenta que en el grupo que ella coordina hay 45 miembros de entre trece y dieciocho años.

Para mantener a los adolescentes interesados, los tienen activos en la parroquia, van de paseo y “tratamos de enseñarles más de su fe. Por ejemplo, octubre es el mes del Rosario, aprendieron de eso”. Al preguntarle a Yessica cómo siendo tan joven está tan dedicada a la Iglesia, contestó: “En este camino es donde he encontrado mi felicidad. Cristo es mi vida, yo lo sigo y el me da mi fortaleza”. Además, “encontré mi camino en un retiro, con el grupo Kairós aprendí más, y recibí mi formación en la escuela de evangelización. ¡Ahí me enamoré!”, aseguró feliz.

La parroquia cuenta con seis coros. Uno de ellos, que fue creado recientemente, es el de niños y está formado por pequeños de entre seis y diez años.

Entre los grupos más grandes de la parroquia se encuentra el de la Divina misericordia, con 40 miembros. También está el grupo de Jóvenes adultos (que se comenzó hace 10 meses), la Escuela de Evangelización, Servidores para Cristo, el Grupo de oración y los Caballeros de Colón.  OLMOC también es casa de varios movimientos como: el Movimiento Familiar Cristiano, Cursillos de Cristiandad, Encuentro Matrimonial, Kairós, Apóstoles de la Palabra y el Movimiento de la Renovación Carismática.

Monseñor De los Santos cuenta que antes de su llegada las clases de catecismo solo se impartían en inglés. Ahora que las clases también se dan en español, las inscripciones aumentaron un 150 por ciento.

Griselda Gomes feligrés y oriunda de Chihuahua, dice sentirse muy contenta de que su hija esté tomando las clases de catecismo en español. “Es una comunidad muy amable y están muy conscientes de su religión, de su cultura y están preocupados por lo que pasa aquí”, agregó.

Próximamente: Hoy la Iglesia celebra la memoria de “María, Madre de la Iglesia”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este 1 de junio la Iglesia celebra la memoria de la Santísima Virgen María Madre de la Iglesia, cuya fecha fue establecida el lunes siguiente a Pentecostés.

El Vaticano estableció la memoria a través de un Decreto de la Congregación para el Culto Divino firmado el 11 de febrero de 2018.

El documento sostiene que el Papa Francisco “consideró atentamente que la promoción de esta devoción puede incrementar el sentido materno de la Iglesia en los Pastores, en los religiosos y en los fieles, así como la genuina piedad mariana”.

En el decreto, la misma Congregación señala que “esta celebración nos ayudará a recordar que el crecimiento de la vida cristiana, debe fundamentarse en el misterio de la Cruz, en la ofrenda de Cristo en el banquete eucarístico, y en la Virgen oferente, Madre del Redentor y de los redimidos”.

“La gozosa veneración otorgada a la Madre de Dios por la Iglesia en los tiempos actuales, a la luz de la reflexión sobre el misterio de Cristo y su naturaleza propia, no podía olvidar la figura de aquella Mujer, la Virgen María, que es Madre de Cristo y, a la vez, Madre de la Iglesia”, precisa el texto.

En una de sus columnas semanales, el Arzobispo de Los Ángeles, Mons. José Gomez, indicó que los primeros cristianos “tenían una conciencia profunda de que la Iglesia era su ‘madre’ espiritual, que los daba a luz en el bautismo, constituyéndolos en hijos de Dios a través de los sacramentos”.

También en el Nuevo Testamento “los apóstoles a menudo se referían a los fieles como a sus hijos espirituales, reflejando así nuevamente su comprensión de que la Iglesia es nuestra madre y nuestra familia”.

“Y en esto, los primeros cristianos entendieron que María era el símbolo perfecto de la maternidad espiritual de la Iglesia”, afirmó Mons. Gomez.

Por ello, señaló que la nueva memoria que los católicos celebrarán el 21 de mayo es “un profético redescubrimiento de una antigua devoción”.

En el siglo XX, el Papa Pablo VI, dirigiéndose a los padres conciliares del Vaticano II, declaró que María Santísima era Madre de la Iglesia.

La memoria “Virgen María, Madre de la Iglesia” recuerda que ella es Madre de todos los hombres y especialmente de los miembros del Cuerpo Místico de Cristo, desde que es Madre de Jesús por la Encarnación.

Así lo confirmó Jesús desde la Cruz, antes de morir, al apóstol San Juan, y el discípulo la acogió como Madre.

La piedad de la Iglesia hacia la Santísima Virgen es un elemento intrínseco del culto cristiano, cumpliendo así la profecía de la Virgen, que dijo: “Me llamarán Bienaventurada todas las generaciones” (Lc 1,48).

 

Artículo publicado originalmente en Aciprensa.

Image by mostafa meraji from Pixabay