Our Lady Mother of the Church: una comunidad en crecimiento

La parroquia que está ubicada en Commerce City, Colorado, ahora tiene un corazón más hispano que nunca.

Mavi Barraza

 Desde hace más de un año, con la llegada de monseñor Jorge de los Santos a Our Lady Mother of the Church (OLMOC), se vio un incremento en la asistencia de feligreses hispanoparlantes y con ello también la participación de estos en varios movimientos, grupos y actividades parroquiales.

En entrevista con El Pueblo Católico, Monseñor compartió que la parroquia fue fundada con el nombre de St. Catherine, pero luego de un incendio que afectó al edificio, fue necesaria la construcción de otro, que se colocó al lado de la iglesia original y a la actual se nombró Our Lady Mother of the Church. Incluso, a la entrada de la parroquia puede observarse a mano izquierda, un crucifijo ahumado que fue rescatado de aquel incendio.

La parroquia Nuestra Señora Madre de la Iglesia, como se le conoce en la comunidad hispana, está ubicada en el corazón de la ciudad de Commerce City.

Hasta hace ocho meses, se ofrecían tres misas en inglés y dos en español. Pero después de un crecimiento en la asistencia de feligreses latinos de un 70 por ciento, se hizo necesaria la implementación de una tercera misa en español, los sábados a las 7 p.m.

“La gente está respondiendo mucho a la motivación. Las personas que quieren estar activas [en la parroquia] están participando mucho. Incrementó la asistencia a la parroquia – la de inglés y la de español – pero más la de español”, dijo Monseñor sonriendo y agradecido.

Esta parroquia tiene tres celebraciones grandes y concurridas: el día de La Divina Misericordia, el segundo domingo de Pascua; el día de los arcángeles, el 29 de septiembre; y el día de Santa Faustina, el 5 de octubre. Durante estas fiestas litúrgicas se hacen oraciones y se ofrece comida gratis todo el día a los asistentes. Además, la parroquia cuenta con dos grupos de danzantes, Tepeyac y Azteca, que bailan durante las celebraciones importantes como el día de la Nuestra Señora de Guadalupe.

Por otra parte, hace un año, fue creado el grupo de jóvenes adolescentes y ha sido todo un éxito. Su coordinadora, Yessica Guerrero de 22 años y quien es feligrés de esta parroquia desde los 9, cuenta que en el grupo que ella coordina hay 45 miembros de entre trece y dieciocho años.

Para mantener a los adolescentes interesados, los tienen activos en la parroquia, van de paseo y “tratamos de enseñarles más de su fe. Por ejemplo, octubre es el mes del Rosario, aprendieron de eso”. Al preguntarle a Yessica cómo siendo tan joven está tan dedicada a la Iglesia, contestó: “En este camino es donde he encontrado mi felicidad. Cristo es mi vida, yo lo sigo y el me da mi fortaleza”. Además, “encontré mi camino en un retiro, con el grupo Kairós aprendí más, y recibí mi formación en la escuela de evangelización. ¡Ahí me enamoré!”, aseguró feliz.

La parroquia cuenta con seis coros. Uno de ellos, que fue creado recientemente, es el de niños y está formado por pequeños de entre seis y diez años.

Entre los grupos más grandes de la parroquia se encuentra el de la Divina misericordia, con 40 miembros. También está el grupo de Jóvenes adultos (que se comenzó hace 10 meses), la Escuela de Evangelización, Servidores para Cristo, el Grupo de oración y los Caballeros de Colón.  OLMOC también es casa de varios movimientos como: el Movimiento Familiar Cristiano, Cursillos de Cristiandad, Encuentro Matrimonial, Kairós, Apóstoles de la Palabra y el Movimiento de la Renovación Carismática.

Monseñor De los Santos cuenta que antes de su llegada las clases de catecismo solo se impartían en inglés. Ahora que las clases también se dan en español, las inscripciones aumentaron un 150 por ciento.

Griselda Gomes feligrés y oriunda de Chihuahua, dice sentirse muy contenta de que su hija esté tomando las clases de catecismo en español. “Es una comunidad muy amable y están muy conscientes de su religión, de su cultura y están preocupados por lo que pasa aquí”, agregó.

Próximamente: Obispos de Estados Unidos: Cierre del programa de refugiados es “preocupante”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: ACI Prensa

El presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), Mons. Joe S. Vásquez, calificó de “preocupante” si son ciertos los recientes informes sobre grandes recortes a los programas de reubicación y asilo de refugiados en el país.

El medio Politico.com informó que el Gobierno de turno estaba considerando recortar el límite anual de refugiados para el 2020 a “cero” o a números muy reducidos, es decir, entre 10 mil y 3 mil personas. Esto representa el número total de refugiados que podrían ingresar a los Estados Unidos en el próximo año fiscal.

“Este informe reciente, si es cierto, es preocupante y está en contra de los principios que tenemos como nación y como pueblo, y tiene el potencial de terminar por completo el programa de reubicación de refugiados”, dijo el 19 de julio Mons. Vásquez.

Los informes fueron filtrados a Politico.com por tres individuos cercanos a las recientes reuniones de los funcionarios de seguridad.

Estas cifras representarían una disminución dramática con respecto al límite del 2019: de 30 mil refugiados. En 2018, el límite fue de 45 mil y en 2017 fue de 50, mil. De acuerdo con los datos del Instituto de Políticas de Migración, reportados por el Washington Post, antes de la presidencia de Donald Trump, el límite de inmigración generalmente se estableció, desde la década de 1990, entre 70, mil y 80 mil.

Mons. Vásquez dijo que estaba preocupado por los informes de recortes cuando “el mundo está en medio de la mayor crisis de desplazamiento humanitario en casi un siglo”.

“Me opongo firmemente a cualquier otra reducción del programa de reubicación de refugiados. Ofrecer refugio a aquellos que huyen de la persecución religiosa y de otro tipo ha sido la piedra angular de lo que hizo a este país un lugar fantástico y de bienvenida. La eliminación del programa de reubicación de refugiados los deja en peligro y mantiene a sus familias separadas en los continentes”, sostuvo el Prelado.

El también Arzobispo de Austin señaló que los refugiados ya se someten a un intenso proceso de investigación que a menudo dura entre un año y medio a dos años, e incluye entrevistas extensas y verificación de antecedentes.

“Muchos de estos refugiados tienen vínculos familiares aquí y rápidamente comienzan a trabajar para reconstruir sus vidas y enriquecer sus comunidades”, agregó.

“Como dijo el Papa Francisco, debemos trabajar por la ‘globalización de la solidaridad’ con los refugiados, no por una globalización de la indiferencia. En lugar de cerrar el programa, deberíamos trabajar para restaurar el programa a sus normas históricas de una meta anual de reubicación de 95 mil”, concluyó Vásquez.

A principios de este mes, el Gobierno publicó un nuevo reglamento para los solicitantes de asilo, que establece estos deben probar que también buscaron protección en al menos otro país antes de llegar a Estados Unidos.

La medida, filtrada a Politico.com, parece estar dirigida a la ola de migrantes de los países de América Central, que pasan por México para llegar a la frontera de Estados Unidos.

Trump ha convertido el aumento de las restricciones y regulaciones de inmigración en la piedra angular de su campaña de reelección presidencial de 2020.

El tope final para el número refugiados del año fiscal 2020 se anunciará en septiembre.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA

Foto de David Ramos | CNA