Our Lady Mother of the Church: una comunidad en crecimiento

La parroquia que está ubicada en Commerce City, Colorado, ahora tiene un corazón más hispano que nunca.

Mavi Barraza

 Desde hace más de un año, con la llegada de monseñor Jorge de los Santos a Our Lady Mother of the Church (OLMOC), se vio un incremento en la asistencia de feligreses hispanoparlantes y con ello también la participación de estos en varios movimientos, grupos y actividades parroquiales.

En entrevista con El Pueblo Católico, Monseñor compartió que la parroquia fue fundada con el nombre de St. Catherine, pero luego de un incendio que afectó al edificio, fue necesaria la construcción de otro, que se colocó al lado de la iglesia original y a la actual se nombró Our Lady Mother of the Church. Incluso, a la entrada de la parroquia puede observarse a mano izquierda, un crucifijo ahumado que fue rescatado de aquel incendio.

La parroquia Nuestra Señora Madre de la Iglesia, como se le conoce en la comunidad hispana, está ubicada en el corazón de la ciudad de Commerce City.

Hasta hace ocho meses, se ofrecían tres misas en inglés y dos en español. Pero después de un crecimiento en la asistencia de feligreses latinos de un 70 por ciento, se hizo necesaria la implementación de una tercera misa en español, los sábados a las 7 p.m.

“La gente está respondiendo mucho a la motivación. Las personas que quieren estar activas [en la parroquia] están participando mucho. Incrementó la asistencia a la parroquia – la de inglés y la de español – pero más la de español”, dijo Monseñor sonriendo y agradecido.

Esta parroquia tiene tres celebraciones grandes y concurridas: el día de La Divina Misericordia, el segundo domingo de Pascua; el día de los arcángeles, el 29 de septiembre; y el día de Santa Faustina, el 5 de octubre. Durante estas fiestas litúrgicas se hacen oraciones y se ofrece comida gratis todo el día a los asistentes. Además, la parroquia cuenta con dos grupos de danzantes, Tepeyac y Azteca, que bailan durante las celebraciones importantes como el día de la Nuestra Señora de Guadalupe.

Por otra parte, hace un año, fue creado el grupo de jóvenes adolescentes y ha sido todo un éxito. Su coordinadora, Yessica Guerrero de 22 años y quien es feligrés de esta parroquia desde los 9, cuenta que en el grupo que ella coordina hay 45 miembros de entre trece y dieciocho años.

Para mantener a los adolescentes interesados, los tienen activos en la parroquia, van de paseo y “tratamos de enseñarles más de su fe. Por ejemplo, octubre es el mes del Rosario, aprendieron de eso”. Al preguntarle a Yessica cómo siendo tan joven está tan dedicada a la Iglesia, contestó: “En este camino es donde he encontrado mi felicidad. Cristo es mi vida, yo lo sigo y el me da mi fortaleza”. Además, “encontré mi camino en un retiro, con el grupo Kairós aprendí más, y recibí mi formación en la escuela de evangelización. ¡Ahí me enamoré!”, aseguró feliz.

La parroquia cuenta con seis coros. Uno de ellos, que fue creado recientemente, es el de niños y está formado por pequeños de entre seis y diez años.

Entre los grupos más grandes de la parroquia se encuentra el de la Divina misericordia, con 40 miembros. También está el grupo de Jóvenes adultos (que se comenzó hace 10 meses), la Escuela de Evangelización, Servidores para Cristo, el Grupo de oración y los Caballeros de Colón.  OLMOC también es casa de varios movimientos como: el Movimiento Familiar Cristiano, Cursillos de Cristiandad, Encuentro Matrimonial, Kairós, Apóstoles de la Palabra y el Movimiento de la Renovación Carismática.

Monseñor De los Santos cuenta que antes de su llegada las clases de catecismo solo se impartían en inglés. Ahora que las clases también se dan en español, las inscripciones aumentaron un 150 por ciento.

Griselda Gomes feligrés y oriunda de Chihuahua, dice sentirse muy contenta de que su hija esté tomando las clases de catecismo en español. “Es una comunidad muy amable y están muy conscientes de su religión, de su cultura y están preocupados por lo que pasa aquí”, agregó.

Próximamente: La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

El joven fue asesinado el pasado 7 de mayo

Aaron Lambert

Amaba el aire libre. Amaba la tecnología. Amaba a sus amigos. Simplemente, amaba.

Kendrick Castillo era un joven fiel, amable y bondadoso, cuya vida fue acortada trágicamente el 7 de mayo, cuando se lanzó contra el atacante que abrió fuego en STEM School Highlands Ranch, dando su vida para proteger a sus amigos. Tenía 18 años y estaba a tres días de graduarse de high school.

El joven estudió en Notre Dame Catholic School, donde su padre, John, asegura que su hijo se había integrado muy bien. Unos días después de su funeral, John contó al El Pueblo Católico que mientras él y su esposa reflexionaban sobre la vida de su hijo y repasaban sus tareas escolares, encontraron una tarea de varios años atrás que les pedía a los estudiantes elegir a un santo. Kendrick eligió a san Juan Bosco.

“Empecé a leer más y a familiarizarme con san Juan Bosco, y me pareció muy significativo que Kendrick lo hubiera elegido porque esa fue la manera en que él vivió su vida”, dijo John. “Modeló su vida según la vida de los santos”.

Tras graduarse de Notre Dame, Kendrick ingresó a STEM School Highlands Ranch. John recuerda estar un poco preocupado por la transición de su hijo de una escuela católica a una no católica. Sin embargo, Kendrick permaneció fiel a quién era y a lo que aprendió en Notre Dame.

“Se esforzó por buscar a personas en su escuela que compartían su fe”, aseguró John sobre el tiempo que su hijo pasó en STEM. “Pero incluso era amigo de aquellos que no practicaban ninguna religión y se juntaba con ellos”.

“Creo que vivía su fe y estoy muy orgulloso de eso”.

Además de siempre bendecir sus alimentos y ser el primero en ofrecerse para ser monaguillo en misas de funerales, Kendrick servía con alegría con los Caballeros de Colón de Notre Dame junto con su padre. Le gustaba, sobre todo, ayudar con los desayunos de pancakes que servían.

Era hijo único y muy cercano a sus padres. “Era más una amistad que una típica relación entre padre e hijo. Teníamos una relación especial”, dijo el padre de Kendrick.

John cree que esa relación de Kendrick con él y con su madre, María, es la razón por la que el joven amaba a otros como lo hacía – y la razón por la cual no dudó en dar su vida por salvar a sus compañeros durante el tiroteo.

“Cuando uno es tan afortunado de tener una relación como la que nosotros tres teníamos, no se da cuenta de que está haciendo las cosas bien”, continuó el padre. “No es que uno haya planeado criar a un hijo de una cierta manera. Si hay amor en la familia, esto es lo que uno hace (…) Él nunca vacilaba a la hora de hacer el bien”.

Cuando se publicó la noticia sobre el acto de Kendrick, muchos noticieros usaron la palabra “héroe” para describirlo. Y aunque John se siente muy orgulloso del acto heroico de su hijo, dijo que su orgullo más grande era la manera en la que su hijo había vivido su vida.

“Creo que Dios lo usó para lo que lo necesitaba. Fue un instrumento, un seguidor fiel… salvó a sus amigos. El hecho de que hizo lo que estaba en su corazón por sus amigos es para mí más poderoso que la palabra ‘héroe’. Esto representa quién era verdaderamente”.

El dolor que John y María tienen que soportar nunca desaparecerá. “Es algo muy difícil”, confesó John con lágrimas. “Kendrick es la persona más devota y santa que he conocido en mi vida. Tenía un bello espíritu. Era mi fortaleza”.

A pesar del dolor, John y María encuentran descanso en la confianza de que Kendrick está disfrutando de la vida eterna en el cielo y de que ahí se reunirán de nuevo con él.

“En verdad creo que Kendrick nos fue prestado a mí y a mi esposa”, concluyó John. “Creo que ahora está con su verdadero Padre”.

Traducido del inglés y adaptado por Vladimir Maurcio-Pérez.