Planificación familiar natural vs anticonceptivos: Un tema más allá de la fe

Gabriela Hernández, de 18 años de edad, nos comparte su experiencia

Mavi Barraza

Por: Mavi Barraza.

En esta edición del Denver Catholic en Español, damos comienzo a una serie de artículos informativos que abordan el tema del efecto negativo que tiene el uso de los anticonceptivos –(tanto física, emocional, psicológica y espiritualmente). Tocaremos el tema de la Planificación Familiar Natural, y los diferentes métodos que existen tanto para espaciar embarazos como para concebir. Y finalmente, hablaremos de la importancia transmitir estos conocimientos a jóvenes para que estos estén informados y en su momento con esta información y con esta información a la mano, sepan tomar mejores decisiones. Todo lo esto lo expondremos con experiencias de la vida real, y compartidas por gente de nuestra comunidad.

El solo hecho de recordar que, por consumir anticonceptivos, su vida se vio afectada y se sintió estar al borde de la locura, es lo que llevó a Gabriela Hernández, joven de 18 años de edad, a compartir su historia para para que “otras mujeres tomen mayor conciencia en esta situación, y busquen opciones, hagan preguntas, y tomen una mejor decisión de cómo cuidar su cuerpo, que es tu templo dado por Dios”, afirma nuestra entrevistada.

“En estos tiempos, uno quiere respuestas rápidas, prácticas y cómodas”, dice nuestra entrevistada al preguntarle su opinión acerca del por qué las mujeres podrían preferir los anticonceptivos a los métodos naturales. “Pero a veces es peor el remedio que la enfermedad porque uno no se da cuenta de que a la larga afecta física y emocionalmente”, asegura. La respuesta de Gabriela es muy común en la mayoría de las mujeres que optan por los anticonceptivos que son “prácticos y fáciles de usar”, como los pintan las diferentes campañas publicitarias.

Pero ¿Sabemos en realidad qué le ocasionan a nuestro cuerpo los anticonceptivos? Gabriela Hernández, luego de su primer embarazo y por cuestiones médicas optó por tomar anticonceptivos. Tras unos momentos de reflexión, dijo: “Mi embarazo y mi parto fueron complicados y de alto riesgo. Por un consejo del doctor fue que decidí comenzar a buscar el mejor anticonceptivo para mí, ya que, según él, lo mejor sería evitar un embarazo. Probé con casi todos, la píldora, la inyección, el anillo, el dispositivo intrauterino, el parche… todos”.

Pero desafortunadamente cada uno de ellos tuvo un efecto secundario en Gabriela. “Con uno me dolía mucho la cabeza, con otro me daban nauseas todo el día; hasta tuve hemorragias y cambios de ánimo”, recordó la joven.

Por el temor de quedar embarazada y poner en riesgo su vida, como los mismos médicos le habían advertido, fue que incurrió a “otras posibles soluciones”.

Y de ello, comenta Hernández… “Me puse la Depo (Depo-Provera), [un anticonceptivo en forma de inyección que provee control natal durante 3 meses.] Mi periodo se ausentó por meses, me sentía mareada y con mucho dolor de cabeza; se me alteraron los nervios y sentía que me estaba volviendo loca”.

Los síntomas que padecía Gabriela mientras estuvo usando este anticonceptivo eran los efectos secundarios de la inyección. Pero desafortunadamente ella no recibió la información adecuada de parte del médico.

“Mis nervios se alteraron tanto que tuve que recibir medicamento para la ansiedad y terapia psiquiátrica”, agregó la joven en su afán de compartir su historia para ayudar a crear mayor conciencia sobre este tema.

Ya cansada de la situación, Gabriela Hernández decidió visitar una clínica especializada en la salud de la mujer, donde le hablaron de los métodos de la planificación familiar natural. Fue además ahí que se le explicó la manera en que funcionan los anticonceptivos y el efecto que tienen para destruir u obstruir la fertilidad; se le habló de los síntomas secundarios y que algunos de ellos son considerados de alto riesgo para la salud.

Es importante resaltar que los Métodos de Planificación Familia Natural son más que una cuestión de fe: Son una opción sana que permite que la mujer tenga más conocimiento de su feminidad, desarrolle una relación más íntima con su pareja y permiten que su cuerpo se mantenga libre de tóxicos que no solo lo contaminan; sino que además lo hacen sentir enfermo en la mayoría de los casos.

Este es el primero de varios artículos informativos sobre los Métodos de Planificación Familiar Natural. En nuestra siguiente edición abordaremos el tema de los diferentes métodos y la forma de uso de cada uno de ellos.

Próximamente: ¿Por qué soy católico?: Por la Biblia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este artículo es parte de una serie de artículos publicado en la última edición de la nueva revisa de “El Pueblo Católico”. Para suscribirte y recibir la revista GRATIS, HAZ CLIC AQUÍ.

La Biblia es más católica de lo que creemos. Muchas personas no saben que no fue la Iglesia la que nació de la Biblia, sino la Biblia la que nació de la Iglesia, nuestra Iglesia Católica.

¿Por qué soy católico?: Por Jesús

En las primeras décadas del cristianismo, el Nuevo Testamento no existía. Los discípulos predicaban por palabra lo que habían aprendido de Jesús. No fue hasta décadas después de la resurrección que lo escribieron.

En ese tiempo había muchos evangelios y cartas que aseguraban tener inspiración divina.

¿Por qué soy católico?: Porque es la Iglesia que Cristo quiso fundar

¿Cómo es que unos sí llegaron a considerarse “divinamente inspirados” y se incluyeron en el Nuevo Testamento y otros no? ¿Quién decidió cuáles eran verdaderos y cuáles no?

Fue la Iglesia Católica, con la inspiración del Espíritu Santo y la autoridad que Jesús le dio, la que decidió la lista de 27 libros que eran divinamente inspirados del Nuevo Testamento en el año 382 d. C., bajo el Papa Dámaso.

¿Por qué soy católico?: Por el perdón de los pecados

¿Cómo lo hicieron? Los obispos y teólogos de ese tiempo investigaron cuáles evangelios y cartas tenían origen apostólico y compararon su contendido con la Tradición que habían recibido de los discípulos por medio de la palabra. Asimismo, construyeron la lista de 46 libros divinamente inspirados del Antiguo Testamento.

Esta colección de 73 libros, que llamamos “Biblia”, no es solo una colección histórica, sino que contiene el mensaje que todo humano debe saber.

Si no lees la Biblia regularmente, te invitamos a que lo hagas. En ella encontrarás la historia de amor más bella de todos los tiempos. Es como una carta de amor que está dirigida a ti personalmente. Léela si quieres conocer a Jesús y podrás decir con san Pablo: “(Cristo) me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gal 2,20).

¿Por qué soy católico?: Porque Jesús está verdaderamente presente en la Eucaristía

Sabías que…

Esta lista de 73 libros se consideró divinamente inspirada por todo cristiano por más de 1,100 años, hasta que Martín Lutero y sus seguidores se deshicieron de siete libros del Antiguo Testamento en la Reforma Protestante en el siglo XVI. Los católicos aún conservan los 73 libros.