¿Podemos decir que la Iglesia es santa?

Monseñor Jorge De los Santos

(Foto de Catholic News Agency)

Frente a los lamentables hechos ocurridos en las últimas semanas entre algunos miembros de la jerarquía católica, algunas personas se preguntan si la afirmación “Creo en la Iglesia que es una, santa católica y apostólica”, sigue teniendo validez.

El No.811 del Catecismo de la Iglesia Católica dice: “‘Esta es la única Iglesia de Cristo, de la que confesamos en el Credo que es una, santa, católica y apostólica’ (LG 8). Estos cuatro atributos, inseparablemente unidos entre sí (cf DS 2888), indican rasgos esenciales de la Iglesia y de su misión. La Iglesia no los tiene por ella misma; es Cristo, quien, por el Espíritu Santo, da a la Iglesia el ser una, santa, católica y apostólica, y Él es también quien la llama a ejercitar cada una de estas cualidades”.

En el No.823: “‘La fe confiesa que la Iglesia… no puede dejar de ser santa. En efecto, Cristo, el Hijo de Dios, a quien con el Padre y con el Espíritu se proclama ‘el solo santo’, amó a su Iglesia como a su esposa. Él se entregó por ella para santificarla, la unió a sí mismo como su propio cuerpo y la llenó del don del Espíritu Santo para gloria de Dios’ (LG 39). La Iglesia es, pues, ‘el Pueblo santo de Dios’ (LG 12), y sus miembros son llamados ‘santos’ (cf Hch 9, 13; 1 Co 6, 1; 16, 1).”

En el No.824: “La Iglesia, unida a Cristo, está santificada por Él; por Él y con Él, ella también ha sido hecha santificadora. Todas las obras de la Iglesia se esfuerzan en conseguir ‘la santificación de los hombres en Cristo y la glorificación de Dios’ (SC 10). En la Iglesia es en donde está depositada “la plenitud total de los medios de salvación’ (UR 3). Es en ella donde “conseguimos la santidad por la gracia de Dios” (LG 48).”

En el No.825: “La Iglesia, en efecto, ya en la tierra se caracteriza por una verdadera santidad, aunque todavía imperfecta” (LG 48). En sus miembros, la santidad perfecta está todavía por alcanzar: ‘Todos los cristianos, de cualquier estado o condición, están llamados cada uno por su propio camino, a la perfección de la santidad, cuyo modelo es el mismo Padre’ (LG 11).”

 

De aquí se deducen tres motivos principales por los que afirmamos que la Iglesia es Santa:

  1. Es santa por causa de Cristo: El fundador de la Iglesia es Jesucristo, el Hijo de Dios, segunda persona de la santísima trinidad. Él es el santo de los santos y la fuente de toda santidad, el “único santo”, del cual los demás santos lo son por participación de la santidad de Él.
  2. Es santa por los medios de santificación que ella administra: La santidad consiste en poseer la gracia santificante. Sabemos que solo se puede dar lo que se posee. Entonces, si la Iglesia proporciona los medios de santificación es porque ella posee la vida de la gracia, la cual procede de su fundador ya que la Iglesia es Cristo mismo. Los medios de santificación sobreabundan en la Iglesia, los principales son los sacramentos. Ellos aumentan o infunden la gracia santificante en quienes los reciben. La doctrina de la Iglesia, sus preceptos y sus consejos también forman parte de esos medios de santificación; todo ello combate el mal y el pecado, encamina a la virtud más alta y produce los resultados más benéficos para la salvación hombre.
  3. La Iglesia es santa en sus miembros: Son muchas las veces que San Pablo se refiere a los miembros de la Iglesia como “santos”. Todo aquel que posee la gracia y mantiene el estado de gracia de manera continua puede ser llamado, en sentido amplio, santo. Pero, además, en sentido más estricto, son santos aquellos hombres y mujeres que fueron reconocidos oficialmente como tales por la autoridad de la Iglesia mediante un riguroso y exhaustivo proceso de canonización.

En el No.829: “‘La Iglesia en la Santísima Virgen llegó ya a la perfección, sin mancha ni arruga. En cambio, los creyentes se esfuerzan todavía en vencer el pecado para crecer en la santidad. Por eso dirigen sus ojos a María’ (LG 65): en ella, la Iglesia es ya enteramente santa.”

Sabemos que siempre está latente una cuestión: Si la Iglesia es Santa, ¿cómo se explican los pecados que algunos de sus miembros cometen? Jesucristo mismo nos da la respuesta pues Él comparó su Iglesia a una red que recoge malos y buenos peces (Mt 13, 47-50); al campo donde la mala hierba crece entre el trigo (Mt 13, 24-30); a la fiesta de nupcias, a la cual uno de los convidados se presenta sin la vestimenta nupcial (Mt 22, 11-14). Nuestro señor Jesucristo, al fundar su Iglesia, ya sabía que en su seno habría de encontrarse personas que no serían fieles al llamado a la santidad.

Lamentablemente muchos pecados graves han sido cometidos por miembros y dirigentes de la Iglesia Católica. Pero ella es Santa, no porque todos sus miembros sean santos, sino porque Dios es Santo, y está actuando en ella continuamente, y porque su fundador, Jesucristo, es Santo.

 

Próximamente: Entrevistamos al predicador Horacio Trujillo

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!