Por qué debería participar en el Censo del 2020 si no lo ha hecho

“Es una inversión en nuestra comunidad y en nuestro futuro”

Por Clemente Carballo

La fecha límite para participar en el Censo del 2020 de EE. UU. es el 30 de septiembre. Puede enviar el cuestionario que recibió por correo en su casa o llenarlo en línea en https://my2020census.gov.

Fernando Sergio, conductor del popular programa de radio “La Voz del Pueblo”, el cual ha estado en el aire por más de 10 años en Colorado, habló con El Pueblo Católico sobre la importancia de participar en el Censo del 2020 –que busca determinar el número de habitantes de cada región para asignar los fondos federales necesarios–, y sobre los beneficios que nuestra participación puede traer para nuestras comunidades y familias.

El Pueblo Católico: ¿Por qué es importante hacerse contar en el Censo de EE. UU.?

Fernando Sergio: Principalmente porque el Censo le permite al gobierno federal asignar fondos a distintos estados, ciudades, distritos, etc., de acuerdo a la cantidad de gente que vive en ese lugar. Y para ese efecto, es importante que todos nos hagamos contar, porque así el gobierno federal va a invertir en nuestro bienestar: vamos a poder construir mejores calles, centros recreativos, bibliotecas, museos y demás. Cuando no nos hacemos contar, tristemente nos perjudicamos y perjudicamos también a nuestra comunidad y a nuestros hijos.

EPC: ¿Por qué crees que muchos hispanos deciden no participar en el Censo cada 10 años?

FS: Creo principalmente que la comunidad latina/hispana, por tradición, por historia, por costumbre, no confía en el gobierno. Hay una desconfianza del gobierno y de las autoridades gubernamentales inherente a nuestro pasado, inherente a los países de los cuales venimos. Lógicamente, esto ha aumentado bajo el gobierno del presidente Trump. Sabemos que la Corte Suprema ha dejado bien claro que el Censo está completamente separado del gobierno federal, y que no se puede hacer política migratoria con el Censo; que los datos del Censo tienen una función exclusiva, específica, y no pueden ser manipulados de ninguna manera.

EPC: Por ley sabemos que la información que damos al Censo es totalmente confidencial, pero ¿cómo podemos saber que realmente esa información no se va a utilizar para algo más?

FS: Por la historia. La historia nos dice que esta información nunca se ha usado para castigar a nadie; por el contrario, siempre se ha usado para implementar políticas que sean de beneficio a la comunidad. El Censo cumple una función económica y social.

EPC: ¿Qué cambios hay en este Censo con respecto a otros censos?

FS: Uno de los cambios más positivos es indudablemente la facilidad con la cual se puede ahora procesar este Censo. Antes estabas obligado a llenar el documento de papel y responder a las preguntas por escrito. Ahora no, ahora simplemente puedes ir a la computadora y en un dos por tres llenar este formulario, o de lo contrario inclusive puedes llamar por teléfono y te ayudan a cumplir con esta responsabilidad ciudadana. Hoy es mucho más fácil y corto que antes.

EPC: ¿Como cristiano, crees que cumplir con este requisito del Censo, que va a beneficiar a tanta gente, es cristianamente una obligación para la gente?

Yo creo que es una responsabilidad cristiana de aquellos quienes tenemos esa convicción de que hay un Dios y que Dios es amor, y de que entre uno de sus mandamientos él nos pide que amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Entonces, el cumplir con esta responsabilidad del Censo permite, reitero, que el gobierno federal implemente políticas que beneficien ampliamente a la comunidad, principalmente a los más jóvenes de la comunidad y a los más necesitados dentro de la comunidad. Entonces, si uno ama a su prójimo como a sí mismo, y así lo manda la Biblia, entonces creo que debe tener esa responsabilidad de cumplir con el Censo. Y repito, no existe ningún riesgo.

EPC: ¿Qué mensaje le enviarías a toda la comunidad hispana que va a leer este artículo?

Les diría principalmente que en lo que respecta a mi responsabilidad con la comunidad, mi programa de radio y mi rol dentro de la comunidad, yo siempre he sido una persona muy responsable y cuidadosa. Y de ninguna manera les estaría recomendando participar en el Censo si esto no fuese bueno para la comunidad. Pero la historia, las estadísticas y, en última estancia, el pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia de este país, nos enseñan que el Censo no es perjudicial, que el Censo no es malo, que el Censo no tiene ninguna connotación migratoria. Por lo contrario, es una inversión en nuestra comunidad y nuestro futuro.

La entrevista ha sido editada por concisión.

Próximamente: El Consulado General del Perú en Denver ha salido al encuentro de los necesitados durante el COVID-19

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!