¿Por qué rezarle al Espíritu Santo?

Se acerca la solemnidad de Pentecostés que se celebra 50 días después de la Pascua. En ella celebramos la venida del Espíritu Santo sobre María y los apóstoles en el Cenáculo.

El misterio de la Santísima Trinidad -un sólo Dios en tres Personas distintas-, es el misterio central de la fe y de la vida cristiana, pues es el misterio de Dios en sí mismo.

Padre, Hijo y Espíritu Santo tienen la misma naturaleza, la misma divinidad, la misma eternidad, el mismo poder, la misma perfección; son un sólo Dios. Además, sabemos que cada una de las Personas de la Santísima Trinidad está totalmente contenida en las otras dos, pues hay una comunión perfecta entre ellas. Las personas de la Santísima Trinidad son distintas entre sí, dada la diversidad de su misión: Dios Hijo-por quien son todas las cosas- es enviado por Dios Padre, es nuestro Salvador. Dios Espíritu Santo-en quien son todas las cosas- es el enviado por el Padre y por el Hijo, es nuestro Santificador.

Nosotros oramos en el Espíritu Santo y al Espíritu Santo por estas razones entre otras:

El Espíritu Santo nos ilustra y convence de lo que es el pecado, y sobre la justicia y del juicio. “Pero yo les digo la verdad: Les conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a ustedes; más si me fuere, se los enviaré. Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio”. Jn. 16,7-8

– El Espíritu Santo nos guía a la verdad plena. “Cuando venga el Espíritu de la verdad, Él los guiará a la verdad completa; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y les explicará lo que habrá de venir”. Jn. 16,13

– El Espíritu Santo nos hace nacer de nuevo. “Respondió Jesús: «De cierto, En verdad, en verdad te digo, que el que no naciere del agua y del Espíritu, no puede entrar en el Reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, es carne; y lo que es nacido del Espíritu, es espíritu»”. Jn. 3,5-6; “Él nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por medio del baño de regeneración y de renovación en el Espíritu Santo”. Tit. 3,5

– El Espíritu Santo glorifica y da testimonio de Cristo. Cuando venga el Paráclito, quien yo les enviaré del Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, él dará testimonio de mí”. Jn. 15,26

– El Espíritu Santo nos revela a Cristo explicándonos lo que nos enseña. “Cuando venga el Espíritu de la verdad, Él los guiará a la verdad completa; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y les explicará lo que habrá de venir. Él me glorificará; porque tomará de lo mío, y se lo explicará a ustedes. Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y se lo explicará a ustedes”. Jn. 16,13-15

– El Espíritu Santo nos guía para ser verdaderos hijos de Dios. “En efecto, todos los que se dejan guiar por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios”. Rom. 8,14

– El Espíritu Santo nos santifica. “Y tales fueron algunos de ustedes. Pero han sido lavados, han sido santificados, han sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios”. 1Cor 6,11

– El Espíritu Santo nos da fuerza y poder. “Al contrario, ustedes recibirán una fuerza, cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes, y de este modo serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta los confines de la tierra”. Hech. 1,8

– El Espíritu nos enseña a orar. “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues nosotros no sabemos pedir como conviene, no lo sabemos, mas el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables.” Rom. 8,26

 

Próximamente: Ge´la: Tras padecer de cáncer en la garganta, hoy le canta a Jesús

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Ge´la: Tras padecer de cáncer en la garganta, hoy le canta a Jesús

Ángela Sandoval, más conocida como Ge´la estuvo en de gira en Colorado

Carmen Elena Villa

La cantante Ge’la

La cantante Ge’la estuvo de visita en Colorado y visitó la Arquidiócesis de Denver. Aquí les presentamos esta entrevista.

Posted by El Pueblo Católico on Thursday, August 16, 2018

La cantante Ángela Sandoval, más conocida como “Ge’la” canta mariachis y baladas para Jesús. Y lo hace desde casi desde que empezó a hablar. Su madre le cuenta que se sentaba en una piedrita a entonar sus primeras melodías.

Su carrera como cantante comenzó a tomar forma cuando ella, a los 14 años, se integró en el coro de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe en Ontario, California donde vive desde hace 40 años. “Ahí empecé a descubrir que Dios me había dado un don para compartirlo”, dice en diálogo con El Pueblo Católico.

Y como buena mexicana, oriunda de Michoacán, el ritmo de Mariachi fue el que eligió. “Es otra forma de pescar a nuestro pueblo latino con la música de nuestra cultura”, dice.

Además de cantar, a Ge´la le gusta hacer breves prédicas introductorias. La primera vez que se lanzó a hacerlas, fue en un concierto en Oregón. “Le dije al Señor: ‘¡Ayúdame!’ y Él me invitó a contar el testimonio de mi niñez. Mi padre era un alcohólico y, no sé por qué, el Espíritu de Dios me iluminó para que diera ese testimonio entreverando el canto. Vi a mucha gente llorando, niños, jóvenes, varones, es raro ver a un varón llorar en nuestra cultura latina y ver cómo esos corazones fueron tocados a través del canto a través del testimonio”, recuerda.

Cantar para Dios, dice Ge´la, le ha traído frutos que quizás ella nunca se hubiera imaginado: Una mujer, quien acababa de ser abandonada por su esposo, le escribió un correo diciéndole que estaba decidida a quitarse la vida aventándose en su carro a un tráiler. Pero al escuchar la canción de alabanza “No estoy sola”, decidió voltear el timón y evitar el golpe que la hubiera matado instantáneamente.

 

Y Jesús probó su fe

La prueba más difícil de su vida la pasó en el año 2002 cuando, después de unas altas fiebres y una pérdida repentina de peso, le fue diagnosticado un carcinoma en la garganta. Al recibir el diagnóstico ella dijo: “No puedo tener cáncer en mi garganta si yo le canto a mi Señor y a mi Madre santa”. Antes de que fuera operada quiso ofrecer sus últimos conciertos en Wisconsin y Virginia. Era como la despedida de su vida musical. El padre Juan Díaz, sacerdote jesuita y amigo muy cercano de Ge´la, la acompañó a los que serían sus últimos conciertos: “No pude contener mis lágrimas al ver con qué amor Ge´la cantaba y alababa al Señor cuando estaba condenada, quizás a morir muda en unos meses”, recuerda el sacerdote.

El día antes de la operación se fue con su esposo y sus dos hijos a la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe donde había misa y exposición al Santísimo. Ella le dijo en la oración: “Señor, no te pregunto por qué a mí si yo te canto, no Señor, te doy gracias por esta enfermedad que me une un poquito a esta santa cruz de dolor. Lo único que te pido es que sigas iluminando a mis hijos por el buen camino como hasta ahora y haz de mi vida lo que quieras”. Y dijo que después de ese momento se sintió mucho mejor. Al día siguiente sería la cirugía. Pero el médico, el doctor Julio Torres, la sorprendió diciéndole: “Dice la radiografía que el cáncer no está en tu garganta”.

Cuenta Ge´la que al escuchar estas palabras “lloraba como una niña”. Para confirmar que el cáncer había desaparecido ingresaron dos veces con una aguja a la garganta y, comparte la cantante que lo único que salió fue “sangre molida”. “Jesus Sacramentado había hecho un milagro en mi garganta”, asegura. El médico le dijo: “Es como si alguien hubiera entrado y apachurrado el tumor” y Ge´la asegura que fue Jesús quien lo apachurró. “Como médico te digo que la curación ha sido un milagro”, le dijo el doctor Julio Torres.

Recientemente visitó varias parroquias del norte de Colorado cantando, predicando y transmitiendo esa fe en Jesús vivo que ni si quiera el cáncer le arrebataron.