Por qué seguimos y el testimonio de Viganò

Escritor Invitado

Por George Weigel

Las lecturas de la misa dominical durante este verano de horror han sido sorprendentemente apropiadas, empezando por el alegato de Jeremías contra los malos pastores que desorientan al rebaño del Señor (25 de julio) y continuando por la historia de la deserción de numerosos discípulos tras las “duras palabras” del sermón sobre el Pan de Vida (26 de agosto).

Y es totalmente comprensible que a no pocos católicos se les haya atragantado la palabra “santa” en estos meses pasados, cuando se les pedía afirmarla de la Iglesia en el Credo y en el ofertorio. Pero, aunque comprensible, ello implica que algo se ha entendido mal. La razón se nos ofrece en Juan 6, 60-66 inmediatamente después de la historia de la deserción, cuando el Señor pregunta a los Doce si también ellos van a abandonarle y Pedro responde: “Maestro, ¿a quién acudiremos? Solo Tú tienes palabras de vida eterna”.

La vida eterna se nos ofrece sacramentalmente en todas las misas. Por eso creemos; por eso seguimos en la Iglesia; y por eso debemos llevar a cabo cualquier esfuerzo, desde nuestros distintos estados de vida en el Cuerpo Místico de Cristo, para reformar lo que deba ser reformado y que otros puedan conocer y amar al Señor Jesús y experimentar los frutos de vida de la amistad con Él. La actual crisis de la Iglesia es una crisis de fidelidad y una crisis de santidad, una crisis de infidelidad y una crisis de pecado. Es también una crisis de evangelización, en la medida en que los pastores sin credibilidad son un obstáculo a la proclamación del Evangelio (que es, como sugieren los titulares cotidianos, lo que el mundo necesita gravemente).

Como consecuencia inmediata del Testimonio del arzobispo Carlo-Maria Viganò y de su afirmación de que el Papa Francisco conocía la caída de Theodore McCarrick, antiguo arzobispo de Washington, y levantó las sanciones contra McCarrick que habían sido impuestas (pero nunca aplicadas seriamente) por el Papa Benedicto XVI, la polémica dentro de la Iglesia se intensificó enseguida y se repicó a través de los medios. En esta atmósfera febril, es virtualmente imposible que alguien diga nada sin suscitar sospechas y acusaciones. Pero como conocí bien al arzobispo Viganò durante su servicio como nuncio en Washington, me siento obligado a hablar sobre él, lo que espero ayude a otros a considerar en profundidad sus muy serias acusaciones.

En primer lugar, el arzobispo Viganò es un reformador valiente, que fue expulsado del Vaticano por sus superiores inmediatos porque estaba decidido a enfrentarse a la corrupción financiera en el Governatorato, el gobierno del estado de la Ciudad del Vaticano.

En segundo lugar, y según mi experiencia, el arzobispo Viganò es un hombre honrado. Hemos hablado a menudo sobre muchas cosas, grandes y pequeñas, y nunca tuve la impresión de que me dijese algo distinto a lo que él creía en conciencia que era la verdad. Eso no significa que tuviese siempre razón: como hombre de humildad y oración, él sería el primero en admitirlo. Pero eso sugiere que los intentos de presentarle como alguien que formularía deliberadamente acusaciones falsas, alguien distinto a un testigo honesto de lo que él cree que es la verdad, no son convincentes. Cuando él escribe en su Testimonio que está “dispuesto a confirmarlos [los hechos] bajo juramento llamando a Dios como mi testigo”, lo dice en serio. Lo dice absolutamente en serio. El arzobispo Viganò sabe que, al hacer ese juramento, pone su alma en sus manos; lo que significa que sabe que, si hablase falsamente, sería poco probable que la recobrase.

En tercer lugar, el arzobispo Vigano es un leal hombre de Iglesia, que pertenece a una cierta generación y formación, educado en una auténtica devoción al papado. Su adiestramiento en el servicio diplomático pontificio le conduce instintivamente a asumir la defensa del Papa como su primera, segunda, tercera y centésima prioridad. Si él cree que lo que ha dicho ahora es verdad, y que la Iglesia necesita conocer esa verdad para purificarse de cuanto dificulta su misión evangélica, entonces es que está haciendo caso omiso de sus instintos más arraigados por la más grave de las razones.

Lo que el arzobispo Viganò atestigua saber sobre la base de sus experiencias directas, personales y en muchos casos documentables en Roma y Washington merece ser considerado seriamente, no desdeñado o ignorado perentoriamente. El cardenal Daniel DiNardo, presidente de la conferencia episcopal, comparte evidentemente esta opinión, como deja clara su declaración del 27 de agosto. Lo que necesitamos es otro paso adelante hacia la purificación y la reforma.

Traducción de Carmelo López-Arias. Religión en Libertad. 

Próximamente: Un estudio de Harvard revela los múltiples beneficios de llevar a los niños a la iglesia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Un estudio de Harvard revela los múltiples beneficios de llevar a los niños a la iglesia

Una educación religiosa se relaciona directamente con un desarrollo positivo en los años de juventud adulta.

Escritor Invitado

Por: Cerith Gardiner | Aleteia

Criar a nuestros hijos con fe les da, obviamente, muchos beneficios espirituales, pero un estudio reciente de Harvard ha mostrado que los niños con una educación religiosa reciben también beneficios físicos y mentales, en especial en su juventud adulta.

Llevan un estilo de vida más saludable

El estudio, publicado en 2018 por la Escuela de Salud Pública de Harvard, encontró que los niños que asistían a misa semanalmente o que tenían una activa vida de oración eran más positivos y tenían una mayor satisfacción vital cuando llegaban a la veintena. Estos jóvenes adultos tenían tendencia a escoger un estilo de vida más saludable, evitando las bebidas, el tabaco, el consumo de drogas y la promiscuidad sexual.

Utilizando una muestra de 5.000 niños durante un periodo de 8 a 14 años, el estudio reveló unos descubrimientos sorprendentes: al menos el 18 % de los que asistían a misa con regularidad informaron de niveles más altos de felicidad a partir de los 20 años que sus pares no religiosos. Y lo que es más importante, de esa misma muestra, el 29 % tendía a unirse a causas en beneficio de la comunidad y el 33 % se mantuvo alejado de drogas ilegales.

Una de las autoras del estudio, Ying Chen, se refirió a los descubrimientos en una rueda de prensa diciendo: “Muchos niños reciben una educación religiosa y nuestro estudio muestra que esto puede tener consecuencias significativas sobre sus comportamientos relacionados con la salud, su salud mental y su felicidad y bienestar generales”.

Les aporta fortalezas

No se trata del primer estudio que demuestra las ventajas de una educación religiosa. Emilie Kao, directora del Centro DeVos para la Religión y la Sociedad Civil de la Fundación Heritage, comparte en la web Stream.org que “las creencias religiosas dan a las personas fortalezas espirituales que conducen a hábitos saludables y construyen sus redes sociales y les dan la capacidad de superar obstáculos en la vida”.

Estos resultados son especialmente alentadores en un tiempo en que el número de asistentes regulares a misa parece estar en declive. El estudio podría servir como motivador para los padres que tienen dificultades para que sus hijos reticentes vayan a la iglesia, sobre todo durante los años de adolescencia.