¿Puedo rezar para que mi equipo gane un partido? (a propósito del Mundial de Fútbol)

(Foto de Hagens World Photography/ Flickr)

La oración es la elevación de la mente y el corazón a Dios o la petición de las cosas buenas de Dios la oración cristiana es una relación de pacto entre Dios y el hombre en Cristo. Es la acción de Dios y del hombre, que brota tanto del Espíritu Santo como de nosotros mismos, totalmente dirigida al Padre, en unión con la voluntad humana del Hijo de Dios hecho hombre.

Uno de los tipos de oración es la oración de petición; y es en este tipo de oración en la que puede caer la pregunta que nos ocupa. Veamos lo que nos dice el Catecismo de la Iglesia Católica:

“2632 La petición cristiana está centrada en el deseo y en la búsqueda del Reino que viene, conforme a las enseñanzas de Jesús (cf Mt 6, 10. 33; Lc 11, 2. 13). Hay una jerarquía en las peticiones: primero el Reino, a continuación lo que es necesario para acogerlo y para cooperar a su venida. Esta cooperación con la misión de Cristo y del Espíritu Santo, que es ahora la de la Iglesia, es objeto de la oración de la comunidad apostólica (cf Hch 6, 6; 13, 3). Es la oración de Pablo, el apóstol por excelencia, que nos revela cómo la solicitud divina por todas las Iglesias debe animar la oración cristiana (cf Rm 10, 1; Ef 1, 16-23; Flp 1, 9-11; Col 1, 3-6; 4, 3-4. 12). Al orar, todo bautizado trabaja en la venida del Reino.

2633 Cuando se participa así en el amor salvador de Dios, se comprende que toda necesidad pueda convertirse en objeto de petición. Cristo, que ha asumido todo para rescatar todo, es glorificado por las peticiones que ofrecemos al Padre en su Nombre (cf Jn 14, 13). Con esta seguridad, Santiago (cf St 1, 5-8) y Pablo nos exhortan a orar en toda ocasión (cf Ef 5, 20; Flp 4, 6-7; Col 3, 16-17; 1 Ts 5, 17-18).”

En el rezar para que mi equipo de futbol gane un partido yo no veo que se esté buscando el Reino de Dios ni que se estén buscando elementos para acoger el Reino o para cooperar con su venida. Entendemos que peticiones puede haber muchas, pero que no todas la peticiones pueden transformarse en verdadera oración.

Jesús dijo: “Al orar, no hablen mucho como los gentiles, que se figuran Dios los va a escuchar por hablar mucho. No sean como ellos, porque su Padre sabe lo que necesitan antes de pedírselo” (Mt 6,7-8).

Entonces el sentido de la oración de petición está más allá de la petición. Cuando pedimos algo a Dios le expresamos con sencillez y confianza nuestras necesidades, nuestro ser necesitado, como Jesús nos enseñó a hacer en el Padre nuestro.

Expresamos ante Dios nuestra completa dependencia de Él. Manifestamos a Dios nuestra confianza plena en que Él está en todo momento dándonos todo, dándosenos del todo, obrando en favor nuestro y para nuestro bien. Manifestamos a Dios nuestra fe en que todo bien nos viene de sus manos.

El sentido de la petición no está, pues, en el pedir, sino en las actitudes fundamentales de la persona que pide. Eso es lo que nos enseñan, en último término, la parábola del amigo importuno (Lc 11,5-8) y la parábola de la viuda y del juez (Lc 18,1-8). Lo que recomiendan estas parábolas no es la perseverancia en la petición, sino la perseverancia en la confianza; no nos enseñan a seguir pidiendo sin descanso, sino a confiar sin cesar; no nos dicen que Dios se pondrá de nuestro lado a base de que se lo pidamos, sino que Dios está de nuestro lado siempre, queriendo darnos todo lo que de verdad necesitamos.

No es Dios quien cambia, sino nosotros. No oramos para que Dios se entere, para que Dios nos dé, más bien oramos para que Dios sea Dios. Con la oración aprendemos a vivir en confianza incondicional, y nos convertimos en protagonistas y autores de aquello que Dios es y quiere dar a cada uno.

 

Próximamente: Así se celebró en la la Arquidiócesis a Nuestra Señora de Guadalupe

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Con misas solemnes, mariachis, matachines, procesiones y representaciones de las apariciones, los fieles de la Arquidiócesis de Denver celebraron el día de Nuestra Señora de Guadalupe el pasado 12 de diciembre. Decenas de fieles compartieron por Facebook con El Pueblo Católico las fotos de sus respectivas celebraciones. Les compartimos algunas de las imágenes:

Parroquia Annunciation Denver.

Parroquia Holy Cross, Thornton

Parroquia Holy Rosary Denver

Parroquia Our Lady of Guadalupe, Denver

 

Parroquia Our Lady Mother of the Church, Commerce City.

Parroquia Queen of Peace, Aurora.

Parroquia Sacred Heart, Boulder.

Parroquia Saint Joseph, Denver

Parroquia Saint Mary, Rifle.

Parroquia Saint Michael the Archangel, Aurora.

Parroquia Saint Pius X, Aurora

 

Parroquia Saint Rose of Lima, Denver.

Parroquia Saint Theresa, Aurora

 

Saint William, Fort Lupton.

Parroquia Saint John the Baptist, Johnstown