¿Qué es el Proyecto Central 70 y cómo afectaría a tu parroquia?

Vladimir Mauricio-Perez

A nadie le gusta esperar momentos interminables en medio del tráfico, y mucho menos después de un largo día de trabajo.

Sin embargo, esta escena se vive diariamente en la Interestatal 70 de Denver, una de las autopistas más transitadas de Colorado, cuya presente construcción busca aliviar la congestión vehicular causada por el rápido crecimiento demográfico de la ciudad.

El Proyecto Central 70 del Departamento de Transporte de Colorado (CDOT, por sus siglas en inglés) es el proyecto de construcción más grande del estado.

“Este proyecto comenzó en agosto del 2018 y se espera que dure de cuatro a cinco años”, aseguró Elizabeth Suárez, portavoz en español del Departamento de Transporte de Colorado. “La razón es la cantidad de tráfico que baja y sube por la I-70, desde la I-225 hasta la I-25, y a la vez… [la cantidad] de gente que se sigue mudando al estado”.

Los problemas viales han causado congestiones que duran hasta 12 horas al día, señaló.

Para mejorar la movilidad de este corredor, se está llevando a cabo una reconstrucción completa de la I-70 desde la Brighton Boulevard hasta la I-270 y un ensanchamiento desde la I-270 hasta la Chambers Road. Todo este tramo contará con la añadidura de un carril exprés en ambas direcciones.

Foto provista

Desde los bulevares Brighton y Colorado, la autopista irá por debajo del suelo, y por encima se construirá un parque de cuatro acres de terreno que unirá el vecindario de Globeville con Elyria y Swansea. La avenida 46 que existía por debajo de la autopista se moverá al norte y al sur de esta.

“No somos los único que vamos a tener un parque así. Ya existen en lugares como Dallas, San Diego, Atlanta… Es una forma de seguir en la vida urbana, pero a la misma vez dar la oportunidad -especialmente porque Denver es conocido por tener tantos parques- de seguir dando parques”, dijo Elizabeth.

Diseño del parque en la I-70. Imagen provista.

Para la comunidad católica de Denver este proyecto puede ser algo inquietante, tomando en cuenta que varias parroquias se encuentran a poca distancia de la I-70, principalmente: Holy Rosary, Annunciation, Our Lady of Grace y St. Joseph Polish.

Elizabeth afirmó que los feligreses no deben preocuparse.

“Primero, las parroquias no se van a ir, las parroquias van a seguir ahí”, indicó la portavoz. “Sé que es algo que todos ustedes quieren oír”.

De hecho, CDOT ya ha colaborado con varias de las parroquias de la zona dando información y volantes.

Foto provista

“Segundo, nosotros seguimos informando a los vecindarios y a las personas que viven alrededor si vamos a tener cierres, y nunca tenemos cierres en la I-70 durante el tiempo de tráfico… Normalmente [estos] son por la noche y los fines de semana por la noche”.

Para obtener más información sobre cierres o noticias importantes de tráfico en el área, puede enviar ProyectoC70 al 77948 en un mansaje de texto o llamar al 833-270-4636.

Próximamente: Las 10 enfermedades del espíritu que afectan tu matrimonio

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

No hay peor enfermedad para los matrimonios que las enfermedades del espíritu. Así lo asegura el Padre Ángel Espinoza de los Monteros, sacerdote especializado en temas de matrimonio y familia, quien ha ayudado a muchas parejas a salvar su matrimonio a través de sus conferencias de revitalización de matrimonios y vida familiar.

El padre Ángel, compartió las 10 enfermedades del espíritu que pueden debilitar la unión matrimonial, y al mismo tiempo nos invita a reflexionar con ello para así lograr dar al amor de pareja una dimensión espiritual.

Los ciegos: No quieren ver todo el mal que hacen con su forma de comportarse. No ven todo lo bueno que podrían hacer si cambiaran un poco su carácter. No se dan cuenta cómo tratan a los demás: su marido, su mujer, sus hijos o personas que los rodean. Los ciegos pueden ver lo que hay afuera pero no lo que hay adentro de sí mismos y es por eso que creen que están bien. Juzgan a los demás. No alcanzan la felicidad porque no ven todo lo que tienen.

Los sordos: No saben o no quieren escuchar. Un consejo para los hombres: Escuchen a su mujer. Cuando estén con ella tengan estas frases preparadas ¡No me digas!; ¿Qué más?; ¡Qué barbaridad! o pueden salir con otra frase mejor: … ¡No puede ser!

Y es que no vale la pena discutir. Ábrete a la posibilidad de que él o ella tengan la razón. Pierde todas las discusiones tontas y te ganarás el corazón de tu marido o tu mujer.

Los mudos: No se quieren comunicar. No hablan. Hablan de más, pero no de lo importante. Le hacen daño al matrimonio quienes no logran transmitir sus sentimientos. Dile a tu mujer o a tu marido: “¡Te quiero!, ¡te amo!, ¡te necesito!”. Otro consejo para los maridos: dile a tu mujer “¡qué guapa estas”, ¡aunque luego te confieses!

Déficit de atención: Concentrarse en todo menos en la familia. Ningún éxito profesional justifica fracasar en la familia.

Estar manco: No saber servir y no saber dar cariño. Jubilarse de la intimidad sin avisar. ¿Qué han hecho del cariño que se tenían antes de que se casaran?

Tetraplejia: Quisiera…pero nunca hacen nada. Hay que hablarse con respeto.

Depresión: A la que le pusimos el nombre bonito y llamamos “Depre”… pariente de la flojera. La vida es un ciclo, existen etapas…como las estaciones del año. Aprende a ver lo bueno de cada momento. Pide ayuda cuando necesites y estés pasando por un momento en el que creas que no puedes más.

Esclerosis múltiple: La dureza de trato, de palabra, de juicio.

El Alzheimer selectivo. Se nos olvidan los detalles. Se nos olvidan las cosas pequeñas. Se nos olvidan las promesas del matrimonio. Se nos olvida que estamos casados.

Esposa Zeta. Solo habla para amenazar o pedir dinero.

Según el padre Espinoza, ser fiel es el principio para cuidar el matrimonio. “Amar y hacer feliz a una persona es un proyecto de vida.

“Una cura para las enfermedades espirituales es el amor”, señaló el conferencista “y el médico es Jesús”. Recen unidos. Acérquense a Dios y háganse estas preguntas: ¿Te estoy haciendo feliz? ¿Qué más tengo que hacer para hacerte feliz? Y recuerden “vivir en amor… ¡El anillo es para siempre!”, concluyó el sacerdote.