¿Qué si ambos candidatos tienen faltas?

Este artículo fue publicado en la edición de la revisa de El Pueblo Católico titulada “La fe y la vida pública” Para suscribirte y recibir la revista en casa, HAZ CLIC AQUÍ.

 

Existe la posibilidad de que los candidatos principales de los partidos más grandes tomen alguna posición contraria a uno o varios principios morales cristianos. Para tomar la mejor decisión, es importante considerar la gravedad de los asuntos morales en juego (Para más información leer:¿Son ciertos actos morales más graves que otros? )

SI EL CATÓLICO NO QUIERE COMPROMETER SU FE A LA HORA DE VOTAR, PUEDE:
  1. Votar por el candidato que se oponga a menos principios “no negociables” o que tenga menos posibilidades de avanzarlos
SI AMBOS APOYAN ASUNTOS INMORALES MUY GRAVES, PUEDE:
  1. Votar por un tercer candidato más apto o no votar (aunque como último recurso); pero primero ha de considerar los siguiente.

Si los candidatos principales se oponen a principios morales muy serios (Para más información leer:¿Son ciertos actos morales más graves que otros? ), se puede votar con el motivo de prevenir el mayor daño posible. Esto no es lo mismo que aceptar todas las posiciones del candidato, especialmente las que contradicen los principios cristianos.

Aunque en casos específicos la mejor opción moral puede ser no votar, primero se debe considerar si el voto puede, de alguna manera, promover un bien moral y social, y limitar un mal mayor.

 

Lee todos los artículos de la edición “La fe y la vida pública” de la revista de El Pueblo Católico haciendo clic en la imagen.

Próximamente: Oración para la cuaresma

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este artículo fue publicado en la edición de la revisa de El Pueblo Católico titulada “¿Por qué estoy aquí?”. Para suscribirte y recibir la revista en casa, HAZ CLIC AQUÍ.

En esta cuaresma, mientras meditamos sobre el hecho de que Dios nos creó por amor y sobre las tácticas que el Enemigo usa para alejarnos de él, te invitamos a tomar unos minutos de silencio para meditar en estos puntos que te pueden ayudar en tu camino hacia Dios.

 

  • No nací por casualidad. Alguien quiso que yo llegara al mundo, alguien me creó pensando en mí de manera única. Ese “alguien” es Dios, y me trajo al mundo con un solo motivo: por amor, para compartir su felicidad, su plenitud, su amor conmigo. ¿Qué te dice esto sobre el sentido de la vida? ¿Por qué estás aquí? ¿Qué me dice esto sobre la mejor manera de vivir mi vida?
  • Pude haber nacido hace 500 años. Sin embargo, nací en este tiempo. Fui creado para este momento de la historia por un Dios que es bueno y desea mi bien. ¿Sobre qué cosas estoy ansioso o preocupado en este momento de mi vida? ¿Confío en Dios, que es amoroso, que me creó para esto, o dejo que esas preocupaciones me hundan? ¿Ha cambiado en algo la imagen que tenía de Dios?
  • ¿Creo que Satanás es un ser verdadero que busca hundir al ser humano y alejarlo de Dios y de su plan? ¿Ha cambiado algo de lo que se dijo en la última edición de “El Pueblo Católico” la imagen que tenía de Satanás?
  • ¿Qué mentiras o acusaciones me ha hecho creer el demonio sobre mí mismo: “no eres lo suficientemente inteligente, no merezco ser amado, nadie me quiere…”? Pídele a Cristo que saque esas mentiras a la luz, y dáselas para que te sane. Pídele que te ayude a rechazarlas cuando vuelvan.
  • ¿Qué cosas o hábitos me alejan de la visión de Dios para mi vida? ¿Qué puedo hacer para recordar su plan para mí cada día: leer la Biblia por al menos 5 minutos al día, dedicar unos minutos de oración todas las mañanas antes de ir a trabajar o en mi camino al trabajo, etc.? Pídele a Dios que te muestre qué cosas te están impidiendo recibir su paz, alegría y plenitud, y que te dé la gracia para dejarlas.

 

Lee todos los artículos de la edición ¿Por qué estoy aquí?” de la revista de El Pueblo Católico haciendo clic en la imagen.