84.8 F
Denver
jueves, agosto 18, 2022
InicioSin categorizar¿Qué significa el Año de San José y cómo puedo obtener las...

¿Qué significa el Año de San José y cómo puedo obtener las indulgencias?

Por Joseph Pronechen |NCR

El anuncio que muchas personas anhelaban escuchar durante varios años finalmente se hizo realidad el pasado 8 de diciembre, cuando el Papa Francisco declaró el comienzo del Año de San José.

El momento fue perfecto: en el 150 aniversario del Beato Pío IX, quien declaró a San José como Patrono de la Iglesia Universal, y en la fiesta de la Inmaculada Concepción de María, esposa de José.

Junto con el anuncio del Papa en su carta apostólica Patris Corde («Corazón del Padre)» vino una proclamación de la Penitenciaría Apostólica sobre las indulgencias plenarias especiales que ahora están disponibles para el Año de San José.

Indulgencias plenarias para el Año de San José

Todo este año hasta el 8 de diciembre del 2021, el decreto de la Penitenciaría Apostólica, que se encarga de las indulgencias, ha establecido que los fieles “siguiendo su ejemplo, pueden fortalecer cada día su vida de fe en el pleno cumplimiento de la voluntad de Dios”.

Tendrán “la oportunidad de comprometerse, con oraciones y buenas obras, para obtener con la ayuda de San José, cabeza de la celestial Familia de Nazaret, consuelo y alivio de las graves tribulaciones humanas y sociales que hoy afligen al mundo contemporáneo».

Hace 150 años, Pío IX también vio un gran caos, que lo llevó a declarar a San José como Patrono de la Iglesia Universal.

¿Cuáles son estas indulgencias que la Penitenciaría Apostólica está otorgando en este Año de San José por decreto del Santo Padre para «beneficiar el logro perfecto del propósito previsto»?

Podemos obtener una indulgencia plenaria bajo las condiciones habituales: confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Santo Padre, «con un alma desprendida de cualquier pecado».

Mientras estemos en estado de gracia, una confesión sacramental es suficiente para obtener varias indulgencias plenarias, pero se requiere una Santa Comunión separada y una oración separada por las intenciones del Santo Padre para cada indulgencia plenaria. Según las pautas más recientes de la Iglesia sobre el tema, «es suficiente que estos ritos y oraciones sagradas se lleven a cabo dentro de varios días (unos 20) antes o después del acto indulgente». Pero, “es conveniente, sin embargo, recibir la Comunión y decir la oración por la intención del Santo Padre el mismo día en que se realiza la obra”.

Aquí hay muchas oportunidades y formas a lo largo de este Año de San José, desde ahora hasta el 8 de diciembre del 2021, para que ganemos la indulgencia plenaria una y otra vez. El cumplimiento de las condiciones anteriores junto con la realización de uno de los trabajos particulares que determine la oficina Penitenciaria se puede realizar diariamente, una indulgencia plenaria por día.

Recuerda, la única persona viva a la que podemos aplicarlo es a nosotros mismos. Y podemos aplicarlo a cualquier alma del purgatorio. Piensa en cuántas almas reciben ayuda, desde familiares hasta desconocidos, pidiendo a San José y María que escojan las almas por ti.

Las indulgencias

1. ya que San José “nos invita a redescubrir la relación personal con el Padre”, renovar la fidelidad a la oración y escuchar intensamente la voluntad de Dios, la indulgencia plenaria se concede si meditamos durante al menos 30 minutos en el Padre Nuestro, o si participamos en un «retiro espiritual de al menos un día que incluye una meditación sobre San José».

2. San José, el hombre justo, «nos insta a redescubrir el valor del silencio, la prudencia y la lealtad en el cumplimiento de nuestros deberes». Ya que San José practicó la virtud de la justicia de una manera perfecta, con “total aceptación de la ley divina, que es la ley de la misericordia”; entonces, siguiendo el ejemplo de San José, podemos obtener una indulgencia plenaria realizando una obra de misericordia corporal o espiritual.

3.  La vocación principal de San José era ser guardián de la Sagrada Familia, esposo de María y padre legal de Jesús. Para inspirar, entusiasmar y animar a todas las familias cristianas a vivir con la misma «comunión íntima, amor y oración» que vivió la Sagrada Familia, podemos obtener una indulgencia plenaria por rezar el Santo Rosario «en familias o entre novios». ¡Qué gran comienzo para parejas comprometidas próximas a casarse!

4. Teniendo en cuenta que la fiesta de San José Obrero fue instituida el 1 de mayo de 1955, pueden obtener una indulgencia plenaria «quienes confían diariamente sus actividades a la protección de San José y todos los fieles que invocan con oración» la intercesión de San José el Obrero “para que quien busca empleo pueda encontrar uno y para que el trabajo para todos sea más digno”.

5. La huida de la Sagrada Familia a Egipto “nos muestra que Dios está allí donde el hombre está en peligro, allí donde el hombre sufre, allí donde escapa, donde experimenta el rechazo y el abandono”, como dijo el Papa Francisco, podemos obtener una indulgencia plenaria si recitamos las Letanías a San José (tradición latina), o Akathistos a San José, en su totalidad o al menos en parte (tradición bizantina), o alguna otra oración a San José «propia de otras tradiciones litúrgicas» por la Iglesia perseguida ‘ad intra’ [interior, desde dentro] y ‘ad extra’ [exterior, desde fuera], y por el alivio de todos los cristianos que sufren toda forma de persecución”.

6. «Para reafirmar la universalidad del patrocinio de San José en la Iglesia», podemos obtener una indulgencia plenaria si recitamos cualquier oración o acto de piedad legítimamente aprobado en honor de San José, especialmente en sus fiestas del 19 de marzo y 1 de mayo, en la fiesta de la Sagrada Familia de Jesús, María y José (este año el domingo 27 de diciembre), en el domingo de San José de rito bizantino, en el 19 de cada mes y todos los miércoles, día dedicado a San José.

A la luz de la crisis sanitaria

La Penitenciaría Apostólica también ha tenido en cuenta la situación mundial con respecto a la crisis sanitaria. La oficina afirmó que “el don de la indulgencia plenaria se extiende especialmente a los ancianos, los enfermos, los moribundos y todos aquellos que por motivos legítimos no pueden salir de casa, que con el alma desprendida de cualquier pecado y con la intención de cumplir, a la mayor brevedad, las tres condiciones habituales, en su propia casa o donde el impedimento los detenga, recitarán un acto de piedad en honor a San José, confiarán en Dios los dolores y malestares de su vida”.

Además, para que las personas cumplan para obtener la gracia divina, la Penitenciaría «reza fervientemente para que todos los sacerdotes dotados de las facultades adecuadas, se ofrezcan con espíritu disponible y generoso a la celebración del sacramento de la Penitencia y, a menudo, administren la Sagrada Comunión a los enfermos».

Ha llegado la hora de San José

Este Año de San José está listo para atraer gracias sobre nosotros a través de su intercesión. Exactamente 103 años después de su aparición en la última aparición de Fátima con María, y mientras sostenía al Niño Jesús con quien bendecía conjuntamente al mundo, San José está listo para traernos este aguacero de gracia tras gracia, si aceptamos, seguimos, pedimos y rezamos. Un increíble regalo del cielo.

Como decía Santa Teresa de Ávila: “A los demás santos parece que Dios les ha concedido ayudarnos en esta o aquella necesidad, mientras yo he experimentado que el glorioso San José extiende su patrocinio sobre todos”. Este año San José quiere que creamos eso y actuemos de esa manera.

Este artículo ha sido traducido y adaptado por el equipo de El Pueblo Católico.

Pintura de San José por Bernadette Carstensen

Artículos relacionados

Lo último