Residentes de Colorado tienen la oportunidad de salvar la vida de los no nacidos

Arzobispo Aquila

Algunas personas en nuestras iglesias se acordarán de los tiempos en que el aborto no era legal. Pero el resto de ustedes que ocupan estos escaños en las iglesias, que trabajan en distintos lugares en el norte de Colorado y que viven al lado, son sobrevivientes. Puede que no lo parezca, pero más de 50 millones de personas que deberían estar vivas el día de hoy, no lo están porque fueron abortadas.

Cada uno de nosotros ha sido bendecido por el hecho de que nuestros padres eligieron la vida para nosotros, incluso cuando eso significaba que iba a ser una tarea muy difícil. El reciente descubrimiento de que el proveedor de servicios de aborto Ulrich Klopfer mantuvo los restos de 2,246 niños abortados en su hogar, o las escenas horripilantes que salieron a la luz en el juicio de Kermit Gosnell, dejaron al descubierto la realidad de lo que sucede con el aborto. El aborto es la toma violenta de vidas inocentes e indefensas, y el hecho de que esto sea legal en los Estados Unidos es repugnante.

Mucha gente me pregunta qué pueden hacer para responder a esta grave injusticia. Ante todo, debemos orar por las madres y los padres que creen que no tienen otra opción más que abortar. Debemos rezar para que sus corazones estén abiertos a la misericordia de Dios y experimentar su perdón, sin importar lo que hayan hecho. Al mismo tiempo, deberíamos estar listos para ayudar materialmente a aquellas mujeres que se encuentran considerando el aborto. Es por esto, que en los últimos años hemos estado trabajando para expandir nuestras clínicas de salud Marisol. Debemos utilizar todos los recursos que tenemos -atención médica, comida, refugio, asesoramiento y amistad- para amar a Jesús cuando viene a nosotros a través de los más necesitados.

Sí, deberíamos sentirnos conmovidos por la tragedia del número de vidas inocentes que están siendo apagadas por el aborto, pero no debemos permitir que esta injusticia nos deje pasar por alto el sufrimiento de las madres y los padres, que a menudo se ven impulsados ​​por miedo a considerar el aborto. Del mismo modo, no debemos perder de vista el hecho de que quienes trabajan en clínicas de aborto creen que lo que están haciendo está bien y que están ayudando a las personas necesitadas. ¿Estamos orando por los trabajadores de las clínicas? ¿Los estamos tratando con amabilidad, incluso si no lo aceptan?

Además de la asistencia física, emocional y de oración, podemos limitar el número de niños no nacidos amenazados por el aborto en el ámbito legal. Varios estados han avanzado en la aprobación de leyes que buscan proteger a las mujeres y los niños no nacidos. Por ejemplo, la Corte Suprema de los Estados Unidos escuchará el caso que desafía la Ley de Protección contra el Aborto Inseguro del estado de Louisiana, que exige que las personas que abortan tengan privilegios de admisión en un hospital local.

En Colorado, tenemos algunas de las leyes de aborto menos restrictivas del país. Actualmente, no hay ningún punto hasta el nacimiento en el que un bebé no pueda ser abortado. Afortunadamente, en los próximos meses los votantes de Colorado tendrán la oportunidad de ayudar a los niños cuyas vidas están en riesgo al firmar una petición para calificar la Propuesta 120 para la boleta electoral de noviembre del 2020. Esta propuesta restringirá el aborto después de las 22 semanas de gestación, el punto en el que es posible que un bebé sobreviva fuera del útero materno.

¡Insto a todos los católicos a involucrarse en este esfuerzo! Los obispos de Colorado y yo hemos dado permiso a todos los párrocos para que permitan a los recolectores de firmas capacitados solicitar firmas en cada iglesia católica del estado. Es importante que aquellos que solicitan firmas estén capacitados para que podamos obtener el máximo número posible de firmas válidas.

La lucha contra la cultura de la muerte es una batalla a largo plazo. Por alguna razón que solo Dios sabe, no se ganará hasta la segunda venida de Jesucristo. Sin embargo, no debemos ceder en nuestros esfuerzos para asegurar que la bondad de cada vida humana sea respetada en nuestras leyes, nuestras iglesias y nuestras familias. Oro con gran fervor, para que en las generaciones futuras ninguno de nosotros tenga que decir que fuimos sobrevivientes del aborto y que esta farsa sea reemplazada por una cultura de la vida.

Si tu o personas en tu parroquia están interesadas en participar en este esfuerzo y desean recibir la capacitación para recolectar firmas, favor de enviar un correo electrónico a: life@ccdenver.org.

Próximamente: Asignaciones oficiales de diáconos permanentes 2020

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

A continuación, una lista de todas las nuevas asignaciones permanentes de diáconos para la Arquidiócesis de Denver.

Nuevas asignaciones

Diácono Louis Arambula, relevado de sus deberes en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, y nombrado diácono en la parroquia St. Augustine de Brighton, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Robert Cropp, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Gordon Hudec, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Charles Lamar, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono John Pontillo, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono William Senger, dado de alta de licencia médica y nombrado diácono en la parroquia St. Mary en Breckenridge, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Patrick Whaley, dado de alta de licencia médica y nombrado diácono de la parroquia St. Francis de Sales en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Reasignaciones

Diácono Matthew Archer, reasignado diácono en la parroquia St. Joan of Arc en Arvada, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono David Arling, reasignado diácono en la parroquia Nativity of Our Lord en Broomfield, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Ronald Beck, reasignado diácono en la parroquia del Santuario de Santa Ana en Arvada, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Geoff Bennett, reasignado diácono en la parroquia Holy Trinity en Westminster, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Michael Bunch, reasignado diácono en la parroquia St. Jude en Lakewood, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Christopher Byrne, reasignado diácono en la parroquia Sacred Heart of Jesus en Boulder, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Edward Clements, reasignado diácono en la parroquia St. Joseph en Golden, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Colin Coleman, reasignado diácono en la parroquia St. Catherine of Siena en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Roberto Cuevas, reasignado diácono en St. Mary Magdalene en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono James Doyle, reasignado diácono en la parroquia Our Lady of Peace en Silverthorne, y la parroquia St. Mary en Breckenridge, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Jerome Durnford, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Taylor Elder, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono George Fortunato, reasignado diácono en la parroquia St. Ignatius of Antioch en Rangely, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Michael Grafner, reasignado diácono en la parroquia Christ the King en Evergreen, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Charles Hahn, reasignado diácono en la parroquia Spirit of Christ en Arvada, a partir del 1 de junio de 2020.

Diácono Kevin Heckman, reasignado diácono en la parroquia Blessed Sacrament en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Tim Kelly, reasignado diácono en la parroquia St. Vincent de Paul en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Timothy Kilbarger, reasignado diácono en St. Mary en Littleton, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Jerome Kraft, reasignado diácono en la parroquia St. Joseph en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Robert Lanciotti, reasignado diácono en la parroquia St. Elizabeth Ann Seton en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Paul Louderman, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono James Mackin, reasignado diácono en la parroquia Sacred Heart of Mary en Boulder, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Ernest Martínez, reasignado diácono en la parroquia de Notre Dame en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Ronald Michieli, reasignado diácono en la parroquia St. Anthony en Sterling, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Gary Miller, reasignado diácono en la parroquia Guardian Angels en Denver, a partir del 1 de julio de 2020.

Diácono Jim Moat, reasignado diácono en la parroquia de Our Lady of the Snow en Granby y apoyando a la parroquia de St. Anne en Grand Lake, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono George Morin, reasignado diácono en la parroquia St. Thomas More en Centennial, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Darell Nepil, reasignado diácono en la parroquia de Our Lady of Lourdes en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Gregory Perzinski, reasignado diácono en la Parroquia de St. Michael the Archangel en Aurora, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono David Peverley, reasignado diácono en la parroquia St. John XXIII en Ft. Collins, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Chris Pomrening, reasignado diácono en la parroquia de St. Michael the Archangel en Aurora, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Alan Rastrelli, reasignado diácono en la parroquia St. Thomas More en Centennial, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono John Riviera, reasignado diácono en Our Lady of the Valley en Windsor, y St. Mary Parish en Ault, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Ronald Roderick, reasignado diácono en la parroquia St. Paul en Idaho Springs, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Frederick Torrez, reasignado diácono en la parroquia St. Mary en Greeley, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Donald Tracy, reasignado diácono en la parroquia St. Rose of Lima en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Patrick Travis, reasignado diácono en la parroquia de St. John the Evangelist en Loveland, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Timothy Unger, reasignado diácono en la parroquia Risen Christ en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Don Weiss, reasignado diácono en la parroquia St. Elizabeth Ann Seton en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Mark Wolbach, reasignado diácono en Light of the World Parish en Littleton, a partir del 1 de julio del 2020.