32.1 F
Denver
sábado, mayo 21, 2022
InicioSin categorizarRetiro en casa: Toma un paseo de gratitud

Retiro en casa: Toma un paseo de gratitud

Verónica Szczygiel es asistente de directora de aprendizaje en línea de la Escuela de Educación para Graduados de la Universidad de Fordham.

Durante tiempos difíciles, nuestros corazones anhelan la paz y se vuelven a Dios. Una forma de volver a centrarnos en nuestra relación con el Señor es retrocediendo o retirarse del mundo. Incluso podemos hacerlo en casa, y este período de distanciamiento social puede ser una oportunidad para acercarnos a Dios. Tomarte el tiempo para retirarte significa que te estas enfocando en el interior y estas llamando al Señor a entrar en tu corazón. Esta experiencia debería ayudarte a sentirte más en paz y a estar más consciente de que Dios está verdaderamente contigo.

Un retiro que puedes hacer fácilmente es un paseo de gratitud. Si estás cerca de un bosque o playa, es un entorno encantador. Pero si vives en un área urbana o suburbana, caminar por tu vecindario es igual de bueno. El punto es salir solo, sin acompañante, sin consultar noticias, redes sociales o correo electrónico. Este paseo de gratitud es únicamente para ti y para Dios.

Al salir de tu casa, invita a Dios a caminar contigo. Di, “Señor, sé que estás cerca y listo para estar conmigo. Ven, camina a mi lado y te seguiré”. Entonces, comienza tu caminata. No tienes destino ni ruta específica. Simplemente camina a donde tus pies te lleven. Puedes durar 20 minutos o una hora, dependiendo de las responsabilidades que puedas tener en casa. Si ves a alguien que conoces durante este retiro, saluda y sonríe amablemente desde lejos, pero trata de no entablar una conversación. Este es tu tiempo con Dios.

Ya que esta es una caminata de gratitud, concentra tus pensamientos en ser agradecido. Mantente atento a lo que te rodea: observa a las personas, los animales, las vistas, los sonidos y los olores. Cualquier cosa que encuentres, alaba a Dios por su creación y por este momento con él. Ya sea un canto de los pájaros, una flor recién florecido o la brisa en tu rostro, agradece a Dios por su cuidado y misericordia incluso con la creación más frágil.

Una versión modificada de un paseo de gratitud es una contemplación de gratitud. Siéntate en la comodidad de tu hogar cerca de una ventana y examina cuidadosamente todo lo que ves. Concéntrate en los detalles minuciosos y di una palabra de agradecimiento por cada uno. Puedes decir: «Gracias, Señor, por [di tu observación aquí]. ¡En verdad eres maravilloso!

Este retiro debería ponerte en una mentalidad positiva y ayudarte a darte cuenta de que incluso cuando la vida es estresante, siempre hay algo por lo que estar agradecido, sobre todo, el amor de Dios por nosotros.

Artículos relacionados

Artículos populares