Sacerdotes comparten sobre sus nuevas misiones en 2019

Padre Xavier Espinoza, vicario parroquial de Saint Cajetan, Denver

(Foto provista)

“Para mí como Vicario Parroquial en esta nueva misión en Saint Cajetan, significa una bendición. Siento que es doloroso para la comunidad de los Teatinos retirarse de Saint Cajetan. Como dijo San Pablo: ‘Yo planté, Apolo regó, Pero Dios ha dado el crecimiento’. Y ahora a nosotros nos toca cosechar lo que han sembrado los Teatinos. Yo de mi parte voy con mucho respeto a ellos obedeciendo la voluntad de Dios a través del arzobispo, y con muy buena disposición de servir a la comunidad por la cual ya estoy orando”.

Padre Fernando Londoño, vicario parroquial de Saint Anthony of Padua, Denver

(Foto de archivo)

“Estoy muy contento de ir a St. Anthony, es cierto que me da lástima dejar la comunidad de Queen of Peace, pues me ha ayudado mucho. Pero Dios ha querido que crezca en una nueva misión. Estoy y estaré muy agradecido con la parroquia, los parroquianos y el padre Felix por ayudarme a aprender tanto. Y ahora muy agradecido a Dios por dejarme ir a aprender más en St. Anthony y trabajar con el padre padre Woijtek, su párroco. No voy con expectativas allá, St. Anthony es una parroquia más pequeña que Queen of Peace pero no creo que haya menos trabajo. Sé que es una parroquia con bastante movimiento. Espero que el Señor me ayude allá como me ha ayudado aquí a servir y a anunciar la Palabra de Dios”.

Padre Ángel Pérez-Brown, párroco de St. John the Baptist en Johnstown y St. Nicholas en Plattville.

(Foto de archivo)

“He tenido la gracia de servir y conocer estas comunidades desde que me ordenaron diácono en febrero de 2017. Desde entonces me he sentido muy bien, ya que los feligreses de estas dos parroquias tienen mucho amor en sus corazones con sus sacerdotes. Para mí es una gran alegría y un gran honor el que la Divina Providencia, a través del señor arzobispo, me haya destinado a ser parte de sus vidas. Confieso que todavía tengo mucho por aprender y crecer como sacerdote. Pido a Dios que me de la fe y la sabiduría para que juntos podamos crecer en la unidad, por el Espíritu Santo, y guiados por Cristo Jesus, Buen Pastor, lleguemos al pleno conocimiento del amor que el Padre nos tiene”.

Padre Roberto Rodríguez, vicario parroquial de St. John the Baptist en Johnstown y St. Nicholas en Plattville.

(Foto de archivo)

“En primer lugar estoy muy agradecido del tiempo que Dios y el arzobispo Samuel Aquila me han permitido compartir en la parroquia de Ascension en Denver, con el padre Daniel Norick y toda la comunidad parroquial. Ahora estoy dispuesto a ir a las parroquias de St. John the Baptist en Johnstown y St Nicholas en Plattville. Vamos allí siguiendo la voluntad de Dios, quien guía nuestra misión”.

Próximamente: #PasaLaCanasta: ¡Apoya a tu parroquia ahora mismo!

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!