“Sangre y agua”, uno de los legados de Juan Carlos Reyes

El canal en YouTube tiene 1’200.000 suscriptores

Carmen Elena Villa

Jorge Reyes siempre ha sido muy inquieto por difundir el Evangelio a través de las Nuevas Tecnologías, por ello fundó un ministerio denominado “Sangre y agua”, que busca evangelizar a través de la música y de reflexiones en un canal en YouTube que lleva el mismo nombre. Hace tres años su hermano (Juan Carlos, quien fue director de Centro San Juan Diego y falleció el pasado 20 de marzo a los 33 años) le dio una idea: ¿Por qué no aprovechar ese canal para comentar las lecturas de la misa día? Y así lo hicieron. Hoy el canal Sangre y agua tiene 1’200.000 suscriptores de diferentes países de habla hispana y tiene más de 100 mil visitas diarias. Recibe este nombre debido a la sangre y el agua que salieron del costado de Jesús cuando al morir en la cruz, este fue traspasado por la lanza de los soldados.

Al preguntarle a Jorge qué estrategia han utilizado para ganar suscriptores, él respondió: “Pienso que es la gracia de Dios, su amor y su misericordia. No se lo puedo retribuir a nada ni a nadie. No he hecho nada especial, no he hecho propaganda. La gente sola se suscribe”.

Usualmente las prédicas de “Sangre y agua” se concluyen con una canción compuesta por Jorge y que esté relacionada con el Evangelio o lecturas del día. La música también está presente en la página web sangreyagua.com que contiene además oraciones, prédicas, fotos católicas, testimonios de conversión, entre otros materiales. Además, Jorge ha grabado 9 CD de música católica, los cuales están disponibles también en plataformas como Spotify, iTunes, Google plays, entre otras.

Juan Carlos realizaba las reflexiones los días martes y jueves. Su última reflexión fue el 22 de enero, ya que ese día en la tarde él ingresó al hospital donde le fue diagnosticada la enfermedad que terminó con su vida. “Podemos aprender de los primeros interlocutores de Jesús, el querer acercarnos a Él, quererle ver, escuchar y conocerle para saber quién es y cuál es su mensaje”, dijo Juan Carlos en su última prédica. “Esa es nuestra vocación fundamental: conocerlo para amarlo”.

Los miembros de la familia Reyes Mendoza están así involucrados en el ministerio “Sangre y Agua”. Su padre Jorge, su madre Rosa participan en la grabación de las lecturas y de las prédicas desde Colima, México, donde residen actualmente. También lo hacen dos integrantes del grupo de oración de la parroquia Saint Anthony of Padua, donde asiste Jorge y donde asistía Juan Carlos. El predicador de las lecturas dominicales es el padre Marcos Galvis de Venezuela.

Además de “Sangre y agua”, Juan Carlos, meses antes de morir, había iniciado su propio canal en YouTube llamado Splendor. Su plan era subir un video mensual para explicar algunos puntos de la fe de la Iglesia: “Creemos que la fe católica es hermosa, que la fe en Jesucristo transforma la vida de cada persona (…) No es justo que esta fe no sea conocida”, dijo Juan Carlos al comenzar este nuevo canal. Debido a su enfermedad y posterior muerte, Reyes subió solo tres videos a Splendor.

Varios seguidores de los canales de Reyes estuvieron atentos al estado de su salud y se sintieron muy tocados con su muerte. “Siempre admiré su convicción por llevar el Evangelio y compartirlo con todos. Que Dios lo tenga en su santa gloria”, fue el comentario que hizo una de sus fieles oyentes, Rosmary Campos en la página de Facebook de El Pueblo Católico.

Cuando le preguntamos a Jorge cuál es el mayor legado que le dejó su hermano, él respondió: “Sus experiencias, sus enseñanzas, su sabiduría, su forma de ser, cómo tratar a la gente. Yo donde vaya siempre voy a hablar de mi hermano, para mí él fue un ejemplo a seguir. Todas las cosas que él hizo te acercan más a Cristo”. Así, “Sangre y Agua” logra transmitir la fe profunda que tuvo Juan Carlos y su deseo de que el Evangelio fuera conocido por más personas, tal y como fueron sus ultimas palabras antes de morir: “Ahora les toca a ustedes llevar la Palabra de Dios”.

Próximamente: La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

El joven fue asesinado el pasado 7 de mayo

Aaron Lambert

Amaba el aire libre. Amaba la tecnología. Amaba a sus amigos. Simplemente, amaba.

Kendrick Castillo era un joven fiel, amable y bondadoso, cuya vida fue acortada trágicamente el 7 de mayo, cuando se lanzó contra el atacante que abrió fuego en STEM School Highlands Ranch, dando su vida para proteger a sus amigos. Tenía 18 años y estaba a tres días de graduarse de high school.

El joven estudió en Notre Dame Catholic School, donde su padre, John, asegura que su hijo se había integrado muy bien. Unos días después de su funeral, John contó al El Pueblo Católico que mientras él y su esposa reflexionaban sobre la vida de su hijo y repasaban sus tareas escolares, encontraron una tarea de varios años atrás que les pedía a los estudiantes elegir a un santo. Kendrick eligió a san Juan Bosco.

“Empecé a leer más y a familiarizarme con san Juan Bosco, y me pareció muy significativo que Kendrick lo hubiera elegido porque esa fue la manera en que él vivió su vida”, dijo John. “Modeló su vida según la vida de los santos”.

Tras graduarse de Notre Dame, Kendrick ingresó a STEM School Highlands Ranch. John recuerda estar un poco preocupado por la transición de su hijo de una escuela católica a una no católica. Sin embargo, Kendrick permaneció fiel a quién era y a lo que aprendió en Notre Dame.

“Se esforzó por buscar a personas en su escuela que compartían su fe”, aseguró John sobre el tiempo que su hijo pasó en STEM. “Pero incluso era amigo de aquellos que no practicaban ninguna religión y se juntaba con ellos”.

“Creo que vivía su fe y estoy muy orgulloso de eso”.

Además de siempre bendecir sus alimentos y ser el primero en ofrecerse para ser monaguillo en misas de funerales, Kendrick servía con alegría con los Caballeros de Colón de Notre Dame junto con su padre. Le gustaba, sobre todo, ayudar con los desayunos de pancakes que servían.

Era hijo único y muy cercano a sus padres. “Era más una amistad que una típica relación entre padre e hijo. Teníamos una relación especial”, dijo el padre de Kendrick.

John cree que esa relación de Kendrick con él y con su madre, María, es la razón por la que el joven amaba a otros como lo hacía – y la razón por la cual no dudó en dar su vida por salvar a sus compañeros durante el tiroteo.

“Cuando uno es tan afortunado de tener una relación como la que nosotros tres teníamos, no se da cuenta de que está haciendo las cosas bien”, continuó el padre. “No es que uno haya planeado criar a un hijo de una cierta manera. Si hay amor en la familia, esto es lo que uno hace (…) Él nunca vacilaba a la hora de hacer el bien”.

Cuando se publicó la noticia sobre el acto de Kendrick, muchos noticieros usaron la palabra “héroe” para describirlo. Y aunque John se siente muy orgulloso del acto heroico de su hijo, dijo que su orgullo más grande era la manera en la que su hijo había vivido su vida.

“Creo que Dios lo usó para lo que lo necesitaba. Fue un instrumento, un seguidor fiel… salvó a sus amigos. El hecho de que hizo lo que estaba en su corazón por sus amigos es para mí más poderoso que la palabra ‘héroe’. Esto representa quién era verdaderamente”.

El dolor que John y María tienen que soportar nunca desaparecerá. “Es algo muy difícil”, confesó John con lágrimas. “Kendrick es la persona más devota y santa que he conocido en mi vida. Tenía un bello espíritu. Era mi fortaleza”.

A pesar del dolor, John y María encuentran descanso en la confianza de que Kendrick está disfrutando de la vida eterna en el cielo y de que ahí se reunirán de nuevo con él.

“En verdad creo que Kendrick nos fue prestado a mí y a mi esposa”, concluyó John. “Creo que ahora está con su verdadero Padre”.

Traducido del inglés y adaptado por Vladimir Maurcio-Pérez.