Santidad: Aquello que más deseas

Obispo Jorge Rodríguez

(Dibujo de Ana María Muñoz)

En nuestra tradición católica tenemos en mucha estima a los santos del cielo y les pedimos que nos ayuden con sus oraciones. Pero sobre todo estos hermanos nuestros despiertan en nosotros ese sueño, a veces dormido, que todos tenemos: ser santos como ellos.

Los santos forman parte de esa muchedumbre de hombres y mujeres que el libro del Apocalipsis describe como incontable, de toda raza y nación que vestidos con túnicas blancas adoran al Cordero en la liturgia celeste. Sólo Dios sabe el nombre de cada uno de ellos. Muchos incluso son, a lo mejor, conocidos o seres queridos nuestros.

Todos ellos nos mueven a mirar a lo alto y nos hacen sentir en lo más hondo del corazón el anhelo más sincero y auténtico que tenemos: ser santos.  ¿Por qué no podemos apagar ese deseo de ser santos? Porque así nos creó Dios: para ser santos. Ese anhelo lo llevamos sellado en cada “célula” espiritual de nuestra alma. Porque como dice san Agustín: “nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en ti”.

La santidad es aquello que únicamente corresponde a Dios. Él es el solo Santo. La santidad es la belleza, la bondad y el resplandor del Dios que es amor. Sólo por contacto con Él uno puede ser santo. Por eso la santidad se puede entender como una relación de amor. Es lo que también entendemos como la “vida de gracia”, es decir, la vida vivida en el amor de Dios. Nuestro corazón fue hecho para amar y para nada más. El odio es una violencia para el corazón. Por eso, si tú le preguntaras a tu corazón que es lo que más sinceramente desea, te respondería seguramente, que sólo quiere amar, pero que su sed de amor no se apagará hasta que esté lleno del Amor mismo, que es Dios.

San Agustín tiene una frase algo atrevida cuando dice: “Ama, y haz lo que quieras”, pero añade enseguida: “pero ama”. Él está convencido de que, si amas a Dios de verdad, no querrás hacer nada que pudiera ofenderlo. Por eso la vida cristiana no debe vivirse a la defensiva, concentrándola en no pecar, sino en modo muy activo, buscando amar a Dios cada día más. Vivir cada día, como diría santa Teresa de Ávila, “buscando dar contento en todo a mi Capitán”.

Los santos son aquellos hombres y mujeres que aman a Dios con toda el alma. Y yo estoy seguro que conoces personalmente a algunas de estas personas. Y también estoy convencido de que tú quieres ser una de ellas.

Si alguna vez vas a Los Ángeles, visita la catedral. A lo largo de sus paredes interiores hay unos tapices preciosos que presentan la Comunión de los Santos. Ahí se representan 135 santos de todo el mundo, incluyendo los santos canonizados de Norteamérica, y doce figuras no identificadas, incluyendo niños de todas las edades, que representan esa cantidad de santos anónimos que viven entre nosotros. Esos con los que te cruzas en la calle todos los días. ¡Quién quita que ese santo o santa por identificar seas tú! En el fondo esto es lo que tú más deseas en lo profundo de tu alma.

Próximamente: El campeón de boxeo pesado Andy Ruiz Jr. visita la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: Clemente Carballo

El pasado miércoles, 12 de junio, el nuevo campeón de boxeo de peso pesado, Andrés Ponce Ruiz Jr., mejor conocido como “Andy” Ruiz Jr. visitó la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en la Ciudad de México para agradecer a la Virgen María por su triunfo en la pelea contra el británico Anthony Joshua en el Madison Square Garden de New York el pasado 1 de junio.

El boxeador mexicoamericano nacido en Imperial, California, y de padres mexicanos oriundos de la ciudad de Mexicali, México, logró ser el primer mexicano en ganar el título de peso completo al sorprender a Joshua por knockout técnico en el séptimo round.

Aquí unas fotos de su visita:

El entrenador de Andy Ruiz Jr., mostrando el Guante de Boxeo Hecho en México con la imagen de la Virgen de Guadalupe. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

Andy Ruiz sonriente levantando el brazo en una de las capillas altas de la Basílica de la Virgen de Guadalupe en la Ciudad de México. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

Andy Ruiz Jr. con sus cinturones de peso pesado por el titulo unificado de Asociación Mundial de Boxeo Super (WBA): la Federación Internacional de Boxeo (IBF), la Organización Mundial de Boxeo (WBO) y la Organización Internacional de Boxeo (IBO); acompañado de Miguel Torruco Canga de la Comisión Nacional de Boxeo; su padre, Andrés Ruiz Sr.; el M.I. Sr. Cango. Luis Felipe García Álvarez y su entrenador, con la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe en el fondo. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

El “Destroyer” Ruiz se tomó el tiempo para repartir autógrafos con sus fans a las afueras de la Basílica. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

El campeón de peso pesado Andy Ruiz Jr. contemplando la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe al lado del M.I. Sr. Cango. Luis Felipe García Álvarez. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

El boxeador mexicoamericano Andy Ruiz Jr. se tomó tiempo para firmar el libro de visitas distinguidas de la Basílica de Guadalupe. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

El nuevo campeón de peso pesado se dio tiempo de tomarse fotos con algunos aficionados de todas las edades. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

Esta imagen demuestra el fervor Guadalupano de Andy Ruiz Jr., quien oró con devoción a Nuestra Señora del Tepeyac con sus cinturones colgados en los brazos. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

Se especula que la pelea de revancha entre Andy Ruiz Jr. y Anthony Joshua se llevará a cabo en Londres, Inglaterra, entre los meses de noviembre y diciembre de este año 2019, según dijo el promotor del boxeador mexicoamericano, Eddie Hearn.