26.1 F
Denver
martes, enero 31, 2023
InicioSin categorizarSiguiendo las huellas de la Sagrada Familia: un peregrinaje de virtudes

Siguiendo las huellas de la Sagrada Familia: un peregrinaje de virtudes

Por Jared Staudt.

Dios nos ha dado un retrato de las virtudes en la vida de la Sagrada Familia. A diferencia de una piedra antigua estática y agrietada, encontramos en sus corazones un icono vivo de fidelidad en las dificultades, que surge de una apertura total a la gracia de Dios. Podemos seguirlos no sólo en la “escuela de Nazaret”, como expresaba san Pablo VI su rutina diaria de oración y trabajo, sino que, al llegar a la Navidad, podemos unir sus pasos hacia Belén y Jerusalén, y su inesperado desvío hacia Egipto. Estos misterios los rastreamos en el ciclo navideño del tiempo litúrgico y podemos adentrarnos en ellos místicamente, haciendo nuestro el camino de la Sagrada Familia, buscando imitar sus disposiciones como María y José acogen a Jesús en el mundo y construyen su vida en torno a él.

Nuestro viaje comienza en Nazaret. Aunque la tradición sitúa la infancia de María en Jerusalén, ofrecida por sus ancianos padres, Joaquín y Ana, para el servicio en el Templo, la encontramos en la santa casa de Nazaret durante su matrimonio con José. Dios a menudo nos lleva por caminos que no esperamos y María, que había hecho voto de castidad a Dios, se encontró desposada. Podemos ver su propia expectativa de permanecer célibe en su pregunta: «¿Cómo puede ser esto, si no conozco varón?» (Lc 1, 34). Una mujer casada no se cuestionaría un posible embarazo. Su absoluta confianza y entrega a la voluntad de Dios permite que suceda lo impensable: la continencia se hace fecunda a partir de la entrega total de María a Dios, de una manera que supera las relaciones conyugales. José, conocido como su “castísimo esposo”, también fue llamado a la plena confianza y entrega. Lo encontramos en el Evangelio incapaz de comprender el desarrollo del plan de Dios, mientras expresa una completa obediencia a las palabras del ángel, dichas a él a través de un sueño. José no dice ninguna palabra en el Evangelio, aunque modela una disposición inmediata e incuestionable para obedecer el plan de Dios.

La providencia de Dios atrajo a la Sagrada Familia a la ciudad de David, Belén, el hogar de los antepasados de José, destinado a ser el lugar de nacimiento del Mesías. El establo del nacimiento de Jesús nos enseña sobre las prioridades de Dios. Él no viene a abrumarnos con su poder; más bien, nos invita y nos atrae hacia sí a través de la humildad. Aunque debemos servirle, él viene a servirnos, incluso dándose a sí mismo como alimento, acostado en el pesebre. La pobreza de la Sagrada Familia nos señala la necesidad de una mayor moderación, moderando nuestros deseos y anteponiendo los bienes espirituales a los materiales. ¿Cómo podemos vivir en el lujo, cuando Dios mismo nació en la pobreza para nosotros? Envuelto en pañales, nos invita a imitar su sencillez.

Cuarenta días después del nacimiento de Jesús, vemos a la Sagrada Familia peregrinando a la cercana Jerusalén para ofrecer a Jesús en el Templo. Este ritual de la Ley Mosaica implicaba la redención del hijo primogénito a través de una ofrenda de sacrificio, reconociendo cómo los primogénitos de los israelitas se salvaron durante la Pascua en Egipto. Esta presentación indicaba el don total de su vida al Padre, presagiando su misión de hacer de su vida misma una ofrenda por los pecadores. Asimismo, la Sagrada Familia se caracterizó por una caridad sin límites, que les permitió vivir para Dios por encima de todo. El ritual también marcó la purificación de María después del nacimiento. Vemos en este tiempo en Jerusalén la fidelidad de la Sagrada Familia en la observancia de la Ley Mosaica. Modelan la centralidad de la oración y el culto que necesitamos para ordenar nuestra vida a Dios, expresada por la virtud de la religión, que hace de nuestra vida entera una ofrenda para la gloria de Dios.

De regreso a Belén, la Sagrada Familia recibió la reverencia de los sabios de Oriente (o Reyes Magos), quienes con gran diligencia buscaron al niño Jesús, solo para huir a Egipto bajo la amenaza de Herodes, quien rechazó la verdadera realeza del joven Mesías. José demuestra una gran paciencia como guardián de su familia, abrazando el exilio en una tierra extranjera. Como el José de antaño, él provee para su familia en tiempos de prueba. Encarna el coraje al enfrentar estas amenazas y lo deja todo de repente para huir a un lugar desconocido para subsistir allí indefinidamente. Vemos a José viviendo lo que María diría más tarde en Caná: “Haced lo que él os diga” (Jn 2,5), la disposición más fundamental para la vida virtuosa.

José se despierta en la noche por última vez por orden de un ángel. Finalmente, podrá volver a su hogar en Nazaret, donde Jesús crecerá en sabiduría y fortaleza (Lc 2,40), orando y trabajando con sus padres. Aquí se desarrolla la “escuela de Nazaret”, mostrando el hogar como la culminación del camino de la familia, el lugar donde las virtudes humanas florecen en el amor y la devoción más profundos. Su hogar se convirtió en un lugar de fidelidad y bondad diaria, con la prudencia moldeando todas las decisiones del día, grandes y pequeñas, y la justicia guiando las interacciones con los demás. Al continuar viviendo en la pobreza, la Sagrada Familia señala el propósito del trabajo y la vida familiar: cuidar de los demás y honrar a Dios.

La Sagrada Familia continuó su camino, realizando tres peregrinaciones anuales a Jerusalén para las grandes fiestas. Por última vez, Jesús viajó a la ciudad santa para la gran Pascua que seguimos celebrando en cada Misa. Su madre viaja con él fielmente, experimentando sus verdaderos dolores de parto al pie de la Cruz, mientras que la espada de dolor atraviesa su corazón, cumpliendo la profecía de Simeón en la Presentación (Lc 2,35). La gran peregrinación de la Sagrada Familia ha llegado ahora a su plenitud: el pesebre de la Cruz. Al nacer Cristo de nuevo en nuestros corazones esta Navidad, abre nuestro propio camino desde la escuela de las virtudes de Nazaret hacia Jerusalén: para entregar nuestra vida completamente a Dios con él, por él y en él.

Artículos relacionados

Lo último