María tiene algo que decirle a la mujer de hoy

Mavi Barraza

(Entrevista hecha por Ana Tiscareño)

Fray Nelson Medina, conocido predicador colombiano, visitó recientemente Denver y ofreció un Taller Mariano en la parroquia Ascension. Ofrecemos esta entrevista donde toca temas de gran actualidad.

Entrevista a Fray Nelson Medina

Nuestra voluntaria Ana G. de Tiscareño entrevistó a Fray Nelson Medina cuando estuvo de visita en Denver. Habló sobre María, la mujer y las evangelización en las redes sociales. ¡Gracias Ana por tu servicio! ¡Gracias Fray Nelson por tu testimonio!

Posted by El Pueblo Católico on Wednesday, September 5, 2018

Fray Nelson Medina, sacerdote colombiano de la orden de los Dominicos, estuvo recientemente en Colorado, presentando un taller mariano para los Consagrados al Corazón de María en la parroquia Ascension de Denver. En entrevista exclusiva para El Pueblo Católico habló de su vocación como sacerdote, la igualdad de dignidad de género, y de la virgen María como ejemplo de vida para la mujer actual entre otros temas.

Fray Nelson como muchos lo conocen, descubrió su vocación en los grupos de oración de la Renovación Carismática movido por “la alegría, la fuerza y la unión”, fue así como “la fuerza del amor de Dios fue mayor que cualquier otro interés o gusto que yo tuviera”.

Para el sacerdote, la Virgen María ha jugado un papel muy importante en su vida ya que considera que lo ha acompañado en cada momento. Así, hace referencia a ciertas fechas importantes que coinciden con algunas celebraciones de la Virgen, desde su nacimiento el 13 de mayo -día de la virgen de Fátima, su primera comunión que fue en el día de la virgen del Rosario, hasta el día que recibió su llamado al sacerdocio.  Además, fue durante una distracción en su vida, que el deseo de conocer más a la Virgen lo alejó de lo que él llama la “idolatría cientificista” en la que se había encaminado en sus años de juventud.

La Virgen le ha mostrado de muchas maneras su amor y el amor de Dios, y de esa misma forma y a través de sus platicas, el sacerdote habla de la importancia de conocer a María y de que ella llegue a ser un ejemplo de vida para la mujer actual.

Durante una de las charlas, habló sobre los ataques que constantemente recibe tanto la Iglesia como la Biblia por parte de los movimientos feministas/abortistas y cómo estos han influido negativamente en la vida de muchas mujeres -jóvenes y adultas- de todo mundo, al hacerles creer que tanto la Iglesia como la religión están en contra de la mujer y por ende en contra de la “igualdad de género”.

Al respecto, el sacerdote explicó lo siguiente: “La palabra de Dios es muy clara cuando muestra que hay una dignidad igual en el hombre y la mujer. La imagen de Dios se muestra perfecta en lo que cada uno de ellos tiene”. Además, explicó que en la Iglesia católica siempre se ha hablado de la igualdad y de la complementariedad entre ambos, cada uno con sus dones propios. “Cuando un hombre se feminiza y una mujer se masculiniza ambos pierden”, añadió el sacerdote.

 

Los dones de la mujer

Según destacó Fray Nelson, la mujer en su “idea de competir” con el hombre en la vida personal o profesional, renuncia a muchos de sus dones: a su capacidad de procesar información de un modo más total, a su grado de comunicación más intenso y ágil, así como la capacidad de implicarse ella misma en aquello que hace, y la huella profunda que deja su grado de compromiso. Pero habló además de un don peculiar de la mujer -y al que muchas han renunciado- que es el don de vida. “Obligar a la mujer a que se parezca al hombre es mutilar estos aspectos de generosidad que es donde ella puede florecer con mayor gracia, alegría y satisfacción personal”, aseguró. “Tengo la gran esperanza de que en la medida que vamos conociendo otros aspectos de la vida de la mujer, las nuevas generaciones tengan la sensatez necesaria para no meterse en esa carrera sin sentido donde las primeras perdedoras son ellas”.

María como ejemplo de vida

El religioso hizo hincapié en la importancia de conocer más sobre la vida de la Virgen María y retomar su ejemplo ya que de esta manera se reencontrarían riquezas y dones propios de la mujer. “Acercarse a la Virgen es grandioso, cuanto puede vivir una mujer si encuentra en María su mejor amiga, su mejor maestra, y su propia madre espiritual”.  Además, añadió que “es hermoso ver en la virgen María cómo ese misterio que está en cada mujer se realiza, el misterio de dar vida”, ya que, “estando cerca de María es inevitable contagiarse de ese gusto, ese gozo de dar vida. Acercarse a la Virgen es hermoso, y es hermoso contagiarse de ese amor vital que hay en ella”.

 

Su participación en las redes sociales

Acerca de su muy activa participación en las redes sociales, dijo lo siguiente: “Algunos han dicho que las redes sociales son un nuevo continente, se necesitan pioneros, gente que vaya adelante sobre todo para animar a otros”. Y qué mejor que servir, evangelizar y tocar la vida de los demás a través del internet. Si quieres conocer más de tu fe, visita la página www.fraynelson.com o síguelo en sus redes sociales.

Próximamente: Santos fuertes para nuestros tiempos de duda

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

“Declaro en verdad y con alegría en mi corazón – ante Dios y sus santos ángeles – que nunca he tenido ningún motivo en mi trabajo que el de predicar la Buena Noticia y sus promesas. Esta es la única razón por la que regresé aquí a Irlanda – lugar del que apenas escapé vivo”. Estas palabras del libro La Confesión de San Patricio reflejan la fuerza del Espíritu Santo que se desarrolló a través de Jesús cuando dio su vida en la cruz,  cuando inspiró a San Esteban, el primer mártir, y cuando continúa moviendo a personas alrededor del mundo para ser testigos de Cristo, sin importar el costo.

Esta semana celebramos las fiestas de dos hombres fuertes: San Patricio y San José. Ambos vivieron durante tiempos difíciles y buscaron vivir plenamente la fe. El ejemplo de estos hombres, nuestros predecesores en la fe nos proveen un modelo de una Cuaresma provechosa y también de una labor evangelizadora en una cultura que duda de todo.

San José era, de acuerdo con el evangelio de San Mateo, un “hombre justo” (Mt. 1:19) cuyo deseo de seguir a Dios en todo lo que hacía era evidente en sus acciones. Bajo la ley judía, José debía divorciarse de María porque la había encontrado embarazada luego de que ellos se habían comprometido, pero antes de que vivieran juntos. Y así, José vio cuán pura y buena era María.

Cuando un ángel apareció a San José en un sueño y le dijo que María estaba embarazada por obra del Espíritu Santo, él no dudó en traerla a su casa, aún cuando sus compañeros creyentes ciertamente cuestionaran su integridad y la de ella. Esta es una lección muy valiosa para las personas de fe de hoy. Es mucho mejor seguir el plan de Dios para nosotros que estar de acuerdo con lo que la sociedad considera sabio.

Esto lo vemos también en la disposición de San José de huir a Egipto a instancias de otro sueño angelical. Quizás él tendría que conformar su corazón con el del plan del Padre cuando escuchó al profeta Simeón predecir que una espada atravesaría el corazón de María y que Jesús sería un “signo de contradicción” (Lc. 2: 22 – 36). Seguramente su corazón pudo haber estado movido por el deseo de proteger a su esposa y a su hijo adoptivo, pero él también pudo ver que Dios estaba en sus obras y en las de su familia.

Cuando San Patricio tenía unos 15 años, fue capturado de su casa en Gran Bretaña occidental por piratas irlandeses y fue vendido en esclavitud. Pasó seis años como esclavo cuidando los rebaños de su amo, pero durante este tiempo se fue acercando progresivamente a Dios y a la fe que previamente había desechado.

Después de regresar a casa cuando escapó de la esclavitud en Irlanda, Patricio tuvo una visión en la cual los irlandeses lo llamaron para que regresara. “¡Niño santo!”, clamaron usando el apodo con el que se burlaron de él cuando eran esclavos: “Ven y camina con nosotros”. Curiosamente, en lugar de enojarse, San Patricio dijo que su corazón se conmovió con estas plegarias.

San Patricio supo lo que estaba enfrentando. Una tierra poblada de 150 tribus cada una liderada por un rey, una sociedad influenciada por los druidas (clase sacerdotal que tenían una gran influencia en la sociedad celta n.d.t) y otras religiones paganas y la Iglesia cristiana contaban probablemente solo en cientos. Pero San Patricio no se desanimó y con fe y alegría se dirigió a Irlanda.

En las mentes y corazones de Irlanda había muchas ideas en conflicto (muchas de ellas dañinas) compitiendo como ocurre ahora. Mientras recorremos nuestro camino a lo largo de la Cuaresma y buscamos una intimidad más grande con Dios – quien es el camino, la verdad y la vida – pidamos la fe fuerte de San José y San Patricio que nos ayude en nuestro caminar. Escuchemos la voz de Dios, la voz de Jesús y no la del mundo, o lo que es peor, la del diablo.

Con el don de la fe y la fuerza del Espíritu Santo, digamos como San Patricio: “Dios escuchó mis plegarias para que yo, por tonto que fuera, pudiera atreverme a emprender una misión tan santa y maravillosa en estos últimos días – que, a mi manera, podría ser como aquellos que Dios dijo que vendrían a predicar y ser testigos de las buenas nuevas para todos los no creyentes … “.

Traducido del original en inglés por Carmen Elena Villa @CalenVilla