María tiene algo que decirle a la mujer de hoy

(Entrevista hecha por Ana Tiscareño)

Fray Nelson Medina, conocido predicador colombiano, visitó recientemente Denver y ofreció un Taller Mariano en la parroquia Ascension. Ofrecemos esta entrevista donde toca temas de gran actualidad.

Entrevista a Fray Nelson Medina

Nuestra voluntaria Ana G. de Tiscareño entrevistó a Fray Nelson Medina cuando estuvo de visita en Denver. Habló sobre María, la mujer y las evangelización en las redes sociales. ¡Gracias Ana por tu servicio! ¡Gracias Fray Nelson por tu testimonio!

Posted by El Pueblo Católico on Wednesday, September 5, 2018

Fray Nelson Medina, sacerdote colombiano de la orden de los Dominicos, estuvo recientemente en Colorado, presentando un taller mariano para los Consagrados al Corazón de María en la parroquia Ascension de Denver. En entrevista exclusiva para El Pueblo Católico habló de su vocación como sacerdote, la igualdad de dignidad de género, y de la virgen María como ejemplo de vida para la mujer actual entre otros temas.

Fray Nelson como muchos lo conocen, descubrió su vocación en los grupos de oración de la Renovación Carismática movido por “la alegría, la fuerza y la unión”, fue así como “la fuerza del amor de Dios fue mayor que cualquier otro interés o gusto que yo tuviera”.

Para el sacerdote, la Virgen María ha jugado un papel muy importante en su vida ya que considera que lo ha acompañado en cada momento. Así, hace referencia a ciertas fechas importantes que coinciden con algunas celebraciones de la Virgen, desde su nacimiento el 13 de mayo -día de la virgen de Fátima, su primera comunión que fue en el día de la virgen del Rosario, hasta el día que recibió su llamado al sacerdocio.  Además, fue durante una distracción en su vida, que el deseo de conocer más a la Virgen lo alejó de lo que él llama la “idolatría cientificista” en la que se había encaminado en sus años de juventud.

La Virgen le ha mostrado de muchas maneras su amor y el amor de Dios, y de esa misma forma y a través de sus platicas, el sacerdote habla de la importancia de conocer a María y de que ella llegue a ser un ejemplo de vida para la mujer actual.

Durante una de las charlas, habló sobre los ataques que constantemente recibe tanto la Iglesia como la Biblia por parte de los movimientos feministas/abortistas y cómo estos han influido negativamente en la vida de muchas mujeres -jóvenes y adultas- de todo mundo, al hacerles creer que tanto la Iglesia como la religión están en contra de la mujer y por ende en contra de la “igualdad de género”.

Al respecto, el sacerdote explicó lo siguiente: “La palabra de Dios es muy clara cuando muestra que hay una dignidad igual en el hombre y la mujer. La imagen de Dios se muestra perfecta en lo que cada uno de ellos tiene”. Además, explicó que en la Iglesia católica siempre se ha hablado de la igualdad y de la complementariedad entre ambos, cada uno con sus dones propios. “Cuando un hombre se feminiza y una mujer se masculiniza ambos pierden”, añadió el sacerdote.

 

Los dones de la mujer

Según destacó Fray Nelson, la mujer en su “idea de competir” con el hombre en la vida personal o profesional, renuncia a muchos de sus dones: a su capacidad de procesar información de un modo más total, a su grado de comunicación más intenso y ágil, así como la capacidad de implicarse ella misma en aquello que hace, y la huella profunda que deja su grado de compromiso. Pero habló además de un don peculiar de la mujer -y al que muchas han renunciado- que es el don de vida. “Obligar a la mujer a que se parezca al hombre es mutilar estos aspectos de generosidad que es donde ella puede florecer con mayor gracia, alegría y satisfacción personal”, aseguró. “Tengo la gran esperanza de que en la medida que vamos conociendo otros aspectos de la vida de la mujer, las nuevas generaciones tengan la sensatez necesaria para no meterse en esa carrera sin sentido donde las primeras perdedoras son ellas”.

María como ejemplo de vida

El religioso hizo hincapié en la importancia de conocer más sobre la vida de la Virgen María y retomar su ejemplo ya que de esta manera se reencontrarían riquezas y dones propios de la mujer. “Acercarse a la Virgen es grandioso, cuanto puede vivir una mujer si encuentra en María su mejor amiga, su mejor maestra, y su propia madre espiritual”.  Además, añadió que “es hermoso ver en la virgen María cómo ese misterio que está en cada mujer se realiza, el misterio de dar vida”, ya que, “estando cerca de María es inevitable contagiarse de ese gusto, ese gozo de dar vida. Acercarse a la Virgen es hermoso, y es hermoso contagiarse de ese amor vital que hay en ella”.

 

Su participación en las redes sociales

Acerca de su muy activa participación en las redes sociales, dijo lo siguiente: “Algunos han dicho que las redes sociales son un nuevo continente, se necesitan pioneros, gente que vaya adelante sobre todo para animar a otros”. Y qué mejor que servir, evangelizar y tocar la vida de los demás a través del internet. Si quieres conocer más de tu fe, visita la página www.fraynelson.com o síguelo en sus redes sociales.

Próximamente: Las 10 enfermedades del espíritu que afectan tu matrimonio

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

No hay peor enfermedad para los matrimonios que las enfermedades del espíritu. Así lo asegura el Padre Ángel Espinoza de los Monteros, sacerdote especializado en temas de matrimonio y familia, quien ha ayudado a muchas parejas a salvar su matrimonio a través de sus conferencias de revitalización de matrimonios y vida familiar.

El padre Ángel, compartió las 10 enfermedades del espíritu que pueden debilitar la unión matrimonial, y al mismo tiempo nos invita a reflexionar con ello para así lograr dar al amor de pareja una dimensión espiritual.

Los ciegos: No quieren ver todo el mal que hacen con su forma de comportarse. No ven todo lo bueno que podrían hacer si cambiaran un poco su carácter. No se dan cuenta cómo tratan a los demás: su marido, su mujer, sus hijos o personas que los rodean. Los ciegos pueden ver lo que hay afuera pero no lo que hay adentro de sí mismos y es por eso que creen que están bien. Juzgan a los demás. No alcanzan la felicidad porque no ven todo lo que tienen.

Los sordos: No saben o no quieren escuchar. Un consejo para los hombres: Escuchen a su mujer. Cuando estén con ella tengan estas frases preparadas ¡No me digas!; ¿Qué más?; ¡Qué barbaridad! o pueden salir con otra frase mejor: … ¡No puede ser!

Y es que no vale la pena discutir. Ábrete a la posibilidad de que él o ella tengan la razón. Pierde todas las discusiones tontas y te ganarás el corazón de tu marido o tu mujer.

Los mudos: No se quieren comunicar. No hablan. Hablan de más, pero no de lo importante. Le hacen daño al matrimonio quienes no logran transmitir sus sentimientos. Dile a tu mujer o a tu marido: “¡Te quiero!, ¡te amo!, ¡te necesito!”. Otro consejo para los maridos: dile a tu mujer “¡qué guapa estas”, ¡aunque luego te confieses!

Déficit de atención: Concentrarse en todo menos en la familia. Ningún éxito profesional justifica fracasar en la familia.

Estar manco: No saber servir y no saber dar cariño. Jubilarse de la intimidad sin avisar. ¿Qué han hecho del cariño que se tenían antes de que se casaran?

Tetraplejia: Quisiera…pero nunca hacen nada. Hay que hablarse con respeto.

Depresión: A la que le pusimos el nombre bonito y llamamos “Depre”… pariente de la flojera. La vida es un ciclo, existen etapas…como las estaciones del año. Aprende a ver lo bueno de cada momento. Pide ayuda cuando necesites y estés pasando por un momento en el que creas que no puedes más.

Esclerosis múltiple: La dureza de trato, de palabra, de juicio.

El Alzheimer selectivo. Se nos olvidan los detalles. Se nos olvidan las cosas pequeñas. Se nos olvidan las promesas del matrimonio. Se nos olvida que estamos casados.

Esposa Zeta. Solo habla para amenazar o pedir dinero.

Según el padre Espinoza, ser fiel es el principio para cuidar el matrimonio. “Amar y hacer feliz a una persona es un proyecto de vida.

“Una cura para las enfermedades espirituales es el amor”, señaló el conferencista “y el médico es Jesús”. Recen unidos. Acérquense a Dios y háganse estas preguntas: ¿Te estoy haciendo feliz? ¿Qué más tengo que hacer para hacerte feliz? Y recuerden “vivir en amor… ¡El anillo es para siempre!”, concluyó el sacerdote.