Tras el cambio de gobierno, ¿cómo mantener la calma?

archden

Por: Luis E. Álvarez

Director del ministerio hispano de la Arquidiócesis de Denver

Ante el próximo cambio de gobierno en los Estados Unidos, la comunidad latina se siente preocupada. Incluso los niños muestran su sensación de incertidumbre ante un futuro que podría afectar negativamente a los hispanos en este país.

El sentir de la comunidad hispana

Al igual que a muchos, a Camerina Quezada los resultados de las elecciones presidenciales le sorprendieron: “Estos hablan de la idiosincrasia que tenemos todos los que estamos viviendo en este país y digo todos – latinos y anglosajones- me sorprende que haya muchas personas que coincidan con sus ideas”, aseguró la entrevistada. Aunque dijo haber sentido tristeza al enterarse del triunfo de Trump, también mencionó creer que “el caos es la cuna de la evolución” y está tratando de ponerle al mal tiempo buena cara.

Por su parte Clarissa Rayas, madre de cuatro hijos de entre 6 y 15 años, cuenta que su hijo de 10 años es el que más se ha visto afectado emocionalmente. “Tiene miedo por sus amiguitos ya que uno de ellos le preguntó que si se puede ir a vivir con él si es que sus papás son deportados”, dijo. Y añadió que, dentro de todo, sus hijos han aprendido a solidarizarse con el dolor de los demás ya que algunos de ellos han tenido que servir de apoyo para otros niños que están aún más tristes.

Pánico y tristeza entre los chicos

Al entrevistar a algunos jovencitos de la comunidad latina, pudimos percatarnos que necesitan el apoyo de personas adultas que les ayuden a entender lo que está pasando.

Clara Rayas, de 15 años, estudiante de preparatoria, se sintió impactada al ver la preocupación de muchos de sus amigos y de sus maestros, quienes dijeron sentirse consternados por no saber qué pasara con los fondos destinados a los programas de ciencia que reciben del gobierno, ahora con la nueva administración, -refiriéndose a las declaraciones hechas al respecto durante la campaña de Trump-.

Para Benjamín Rincón, un joven de 12 años, quien estuvo siguiendo de cerca las elecciones, dijo haberse despertado más temprano el 9 de noviembre para leer las noticias. “Me enojé, me sentí triste, pero fue más mi enojo”. Y dice que teme por la comunidad hispana e islámica.  Aunque dijo estar tratando de mantenerse positivo y pensar que “las personas pueden cambiar y Trump también tiene una oportunidad de cambiar”.

Cabe mencionar que, en una entrevista que concedió al canal de televisión CBS el domingo 12 de noviembre, el presidente Donald Trump dijo que solo deportaría a los inmigrantes “con antecedentes criminales, miembros de pandillas, traficantes de drogas, que son muchas personas, probablemente 2 millones, quizá hasta 3 millones”, y dijo que tendrían que tomar una decisión con el resto de indocumentados, “que son una gente estupenda”. Este discurso ha bajado un poco el tono agresivo de sus intervenciones anteriores y, por lo tanto, el miedo en muchos hispanos.

 

Como están apoyando las entidades educativas

Mariella Robledo directora de la Escuela de Guadalupe, y Elías Moo director de la escuela St. Rose of Lima, dicen haber optado por el diálogo como una manera de solidarizarse con los chicos.

A través de pláticas de grupo, ambos directores dejaron saber a los estudiantes la importancia de mantener la calma, tener fe, y de mantenerse unidos en solidaridad.

Robledo indicó que en la escuela que tiene a su cargo se escucharon comentarios de desolación por parte de los estudiantes hispanos ya que muchos de ellos tienen en mente que sus papás están asustados y desconcertados.

Para el director de St. Rose of Lima, fue importante dejarle saber a su comunidad que la Iglesia les brinda apoyo en todo momento, y que es imperativo mantener la fe. “Les hablamos de que la iglesia está combatiendo la retórica divisiva o que cause resentimientos, les explicamos que es momento de ver por la dignidad humana y que es momento de reflexionar que es lo que Dios quiere de cada uno de nosotros”.

 

Líderes religiosos se pronunciaron

Por su parte el vicepresidente electo de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos y arzobispo de Los Ángeles, Mons. José Gomez, indicó en su columna semanal “Después de estas elecciones, ¿Hacia dónde vamos?”, que los católicos “no podemos desanimarnos ni ceder a la inclinación a la ira y al resentimiento”.

Monseñor Gomez, mexicano de nacimiento y quien fue también obispo auxiliar de Denver, invitó a los fieles a seguir “proclamando la verdad y oponiéndonos a los falsos caminos hacia la felicidad humana que vemos en nuestra sociedad. Tenemos que seguir la lucha por la dignidad y por oponer resistencia a todo lo que amenace con disminuir la nobleza del ser humano como hijo de Dios”.

Mientras tanto, el padre Félix Medina, párroco de Queen of Pace en Aurora dijo el pasado 13 noviembre durante su homilía en la Misa dominical: “Dios nos protege, la Virgen de Guadalupe nos cuida y la Iglesia esta con ustedes”. El sacerdote aseguró que “es un momento de tener más fe y fortaleza, paz y unidad entre nosotros. Es momento, como dice el Evangelio, de dar testimonio de la fe, de dar testimonio de Cristo, es momento de amar más”, concluyó el sacerdote.

Próximamente: 5 santos latinoamericanos que quizás no conocías

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Durante los últimos cinco siglos, el continente americano, ha contado con grandes santos. San Juan Diego, Santa Rosa de Lima o San Martin de Porres, son solo algunos de los santos que gozan de una gran devoción popular por parte de la comunidad latinoamericana.

No obstante, este septiembre, Mes de la Herencia Hispana, nos invita a reflexionar más a fondo sobre la vida de los santos menos conocidos que han impactado profundamente diferentes países latinoamericanos a través de su fe y trabajo, y cuyo ejemplo tiene el poder de impactar a personas en cualquier parte del mundo.  Te presentamos algunos santos que quizás no conocías.

 

Santo Toribio de Mogrovejo
1538-1606
Perú

Nacido en Valladolid, España, Toribio era un joven piadoso y un destacado estudiante de derecho.  Como profesor, su gran reputación llegó hasta los oídos del rey Felipe II, quien finalmente lo nominó para la Arquidiócesis vacante de Lima, Perú, a pesar de que Toribio ni siquiera era un sacerdote.  El Papa aceptó la solicitud del rey a pesar de las protestas del futuro santo. Antes del anuncio oficial, fue ordenado sacerdote, y unos meses después, obispo.  Pasó por su arquidiócesis evangelizando a los nativos y se dice que bautizó a casi medio millón de personas, incluyendo a Santa Rosa de Lima y San Martin de Porres.  Aprendió los dialectos locales, produjo un catecismo trilingüe, luchó por los derechos de los nativos e hizo de la evangelización un tema principal de su episcopado.  Además, trabajó devotamente para una reforma arquidiocesana después de darse cuenta de que los sacerdotes diocesanos estaban involucrados en impurezas y escándalos.  Santo Toribio de Mogrovejo predijo la fecha y hora de su muerte, y sus retos están enterrados en la catedral de Lima, Perú.

 

Santa Mariana de Jesús Paredes
1618-1645
Ecuador

Mariana nació en Quito, y no solo se convirtió en la primera santa de ese país, sino que también fue declarada heroína nacional por la Republica del Ecuador.  Cuando era niña, Mariana mostró un profundo amor por Dios y se sometía a largas horas de oración y sacrificio.  Intentó integrarse a una orden religiosa en dos ocasiones, pero varias circunstancias no lo permitieron.  Esto llevó a Mariana a darse cuenta de que Dios la estaba llamando a la santidad en el mundo.  Construyó una habitación al lado de la casa de su hermana y se dedicó a la oración y a la penitencia, viviendo milagrosamente solo de la Eucaristía.  Era conocida por poseer los dones de consejo y profecía.  En 1645, los terremotos y las epidemias estallaron en Quito, por lo que ella ofreció su vida y sufrimientos para ponerles fin.  Terminaron luego de que ella hizo su ofrenda.  El día de su muerte, se dice que un lirio brotó de la sangre que se extrajo y se vertió en una maceta, lo que le dio el nombre de La “Azucena de Quito”.

 

 

Santa Teresa de Los Andes
1900-1920
Chile

Santa Teresa de Jesús de los Andes fue la primera santa de Chile y la primera carmelita descalza en ser canonizada fuera de Europa. Nacida como Juana, cuando era niña la futura santa era conocida por su fuerte temperamento. Era orgullosa, egoísta y terca. A los seis años se sintió profundamente atraída por Dios, y su extraordinaria inteligencia le permitió comprender la seriedad de recibir la Primera Comunión. Juana cambió su vida y se convirtió en una persona completamente diferente a los 10 años, practicando el sacrificio y la oración profunda. A los 14 años, decidió convertirse en Carmelita Descalza y recibió el nombre de Teresa de Jesús. Profundamente enamorada de Cristo, la joven y humilde religiosa le dijo a su confesor que Jesús le dijo que moriría pronto, algo que aceptó con alegría y fe. Poco después, Teresa contrajo tifus y murió a la edad de 19 años. Aunque le faltaban 6 meses para terminar su noviciado, pudo profesar votos “en peligro de muerte”.  Alrededor de 100,000 peregrinos visitan su santuario en los Andes anualmente.

 

Santa Laura Montoya
1874-1949
Colombia

Luego de que su padre muriera en la guerra cuando ella era solo una niña, Laura se vio obligada a vivir con diferentes miembros de la familia en la pobreza. Esta realidad le impidió recibir educación formal durante su infancia. Lo que nadie esperaba es que un día se convirtiera en la primera santa de Colombia. Su tía la inscribió en una escuela a la edad de 16 años, para que se convirtiera en maestra y se ganara la vida en ese oficio. Ella aprendió rápidamente y se convirtió en una gran escritora, educadora y líder. Era una mujer piadosa y deseaba dedicarse a la evangelización de los nativos. Mientras se preparaba para pedirle ayuda al Papa Pío X, recibió la nueva Encíclica Lacrymabili Statu del Papa, sobre la condición deplorable de los indios. Laura lo vio como una confirmación de Dios y fundó los Misioneros del Inmaculado Corazón y Santa Catalina de Siena, trabajando para la evangelización de los nativos y luchando en su nombre para que fueran vistos como hijos de Dios.

 

San Manuel Morales
1898-1926
México

Manuel fue un laico y uno de los muchos mártires de la Guerra Cristera de México en la década de 1920. Se unió al seminario cuando era adolescente, pero tuvo que abandonar este sueño para poder mantener económicamente a su familia. Se convirtió en panadero, se casó y tuvo tres hijos. Sin embargo, este cambio no le impidió dar testimonio de la fe públicamente. Se convirtió en presidente de la Liga Nacional para la Defensa de la Libertad Religiosa, que estaba siendo amenazada por la administración del presidente Plutarco Elías Calles. Morales y otros dos líderes de la organización fueron tomados prisioneros mientras discutían cómo liberar a un amigo sacerdote del encarcelamiento por medios legales. Fueron golpeados, torturados y luego asesinados por no renunciar a su fe. Antes del ser fusilado, el sacerdote rogó a los soldados que perdonaran a Morales porque tenía una familia. Morales respondió: “Me muero por Dios, y Dios cuidará de mis hijos”. Sus últimas palabras fueron: “¡Viva Cristo Rey y Nuestra Señora de Guadalupe!”