¿Tu matrimonio está en peligro? Aún hay esperanza

El Movimiento Familiar Cristiano ha salvado miles de matrimonios

Carmen Elena Villa

En una época y un tiempo en el que la familia se ve amenazada ¿es posible que una pareja de esposos sostenga la promesa que se hicieron en el altar? Muchos integrantes del Movimiento Familiar Cristiano han confirmado que sí. Varios de sus integrantes han ingresado allí buscando una última alternativa para salvar su matrimonio ¡y la han encontrado! Uno de sus miembros repite constantemente “¡bendito movimiento!”, abrazando a su esposa con quien enfrentó grandes conflictos en el pasado.

También existen las parejas que han ingresado allí en un buen momento de su matrimonio y la formación recibida en el Movimiento les ha dado herramientas para enfrentar y superar los momentos difíciles.

“Es importante para ustedes entender qué significa vivir en una familia”, les dijo el arzobispo Samuel Aquila el pasado 10 de marzo en la Asamblea Regional del Movimiento Familiar Cristiano.

Este movimiento fue fundado en 1943 en Chicago debido a la inquietud de siete hombres que buscaban vivir una vida cristiana dentro de sus familias. Rápido se extendió y en 1969 se instituyó en español.  En el año 2001 llegó a Colorado por iniciativa de los esposos Luis e Irma Olivas. Hoy cuenta con 500 familias en que se reúnen en la Arquidiócesis de Denver y la diócesis de Colorado Springs. A nivel nacional este movimiento está presente en 22 estados y congrega a unas 8 mil familias. También se encuentra en 38 países de cuatro continentes.

Foto de Carmen Elena Villa. El Arzobispo Samuel Aquila celebrando la misa de apertura de la Asamblea del Movimiento Familiar Cristiano.

Los esposos comienzan así un itinerario formativo que consta de cuatro etapas. Cada una con la duración de un año escolar. Ellos, por medio de la lectura de textos y de diálogos en grupos pequeños, aprenden valores como la formación religiosa, conyugal, la formación para la educación y la formación para el compromiso comunitario. Ellos cuentan con asesores espirituales que pueden ser un sacerdote, un diácono o una religiosa. “Nuestro movimiento hace un nuevo estilo de vida, nos enseña a ser más organizados, a ser personas en oración, fortalece el matrimonio para entender el valor de cada uno, hombre y mujer”, dijo en diálogo con El Pueblo Católico Cristóbal Villafranca quien, junto con su esposa Rosa presiden este movimiento a nivel nacional. Esta pareja reside en Houston, Texas y estuvo recientemente en Denver para la realización de la Asamblea Regional.

Un elemento fundamental de este itinerario es el Encuentro Conyugal, que tiene la duración de un fin de semana, en el que un equipo de parejas les presenta, por medio de testimonios, los diferentes retos y momentos que tiene todo un matrimonio. Muchos esposos evidencian así la necesidad de tener una mejor comunicación con su pareja y de dejar entrar más a Dios en sus vidas. Después de estos encuentros, muchas parejas, y por ende, muchas familias, experimentan un gran cambio.

“Vienen muchos matrimonios lastimados”, indica Cristóbal. “En los encuentros conyugales ellos pueden recibir una ayuda más profunda para cambiar su estilo de vida. Recapacitan sobre muchos o malos hábitos que tienen en su matrimonio y luego del encuentro se les hace un seguimiento”, indica. Su esposa Rosa asegura cómo en la actualidad los matrimonios se enfrentan con desafíos más grandes: “las tecnologías que muchas veces facilitan las infidelidades o vicios como la pornografía o la drogadicción”. Cristóbal admite también: “Como padres no podemos perder la autoridad, ni perder el control de la familia. Nosotros somos responsables de la educación de nuestros hijos hasta que sean adultos”.

El Movimiento, al ser familiar, también involucra a los hijos, especialmente a quienes son menores de edad. Por ello en Colorado existen grupos de preadolescentes y adolescentes quienes, a la par con sus padres, reciben formación en la fe y celebran en comunidades la amistad en Jesús y la alegría del Evangelio.

Recientemente el obispo auxiliar de Denver, monseñor Jorge Rodríguez, fue nombrado representante del Movimiento Familiar Cristiano USA ante la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB por sus siglas en inglés). El Prelado afirma que esta oportunidad le ha permitido “ser testigo de la vitalidad y dinamismo espiritual que el MFC ofrece a las familias para crecer en la fe, en la unión y felicidad familiar”.

“He conocido esta realidad eclesial desde dentro y puedo decir que el compromiso y entrega de sus miembros es de admirar. Los motiva un grande amor a Dios y la familia”, concluyó el obispo Rodríguez.

Próximamente: ¿Por qué soy católico?: Por la Biblia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este artículo es parte de una serie de artículos publicado en la última edición de la nueva revisa de “El Pueblo Católico”. Para suscribirte y recibir la revista GRATIS, HAZ CLIC AQUÍ.

La Biblia es más católica de lo que creemos. Muchas personas no saben que no fue la Iglesia la que nació de la Biblia, sino la Biblia la que nació de la Iglesia, nuestra Iglesia Católica.

¿Por qué soy católico?: Por Jesús

En las primeras décadas del cristianismo, el Nuevo Testamento no existía. Los discípulos predicaban por palabra lo que habían aprendido de Jesús. No fue hasta décadas después de la resurrección que lo escribieron.

En ese tiempo había muchos evangelios y cartas que aseguraban tener inspiración divina.

¿Por qué soy católico?: Porque es la Iglesia que Cristo quiso fundar

¿Cómo es que unos sí llegaron a considerarse “divinamente inspirados” y se incluyeron en el Nuevo Testamento y otros no? ¿Quién decidió cuáles eran verdaderos y cuáles no?

Fue la Iglesia Católica, con la inspiración del Espíritu Santo y la autoridad que Jesús le dio, la que decidió la lista de 27 libros que eran divinamente inspirados del Nuevo Testamento en el año 382 d. C., bajo el Papa Dámaso.

¿Por qué soy católico?: Por el perdón de los pecados

¿Cómo lo hicieron? Los obispos y teólogos de ese tiempo investigaron cuáles evangelios y cartas tenían origen apostólico y compararon su contendido con la Tradición que habían recibido de los discípulos por medio de la palabra. Asimismo, construyeron la lista de 46 libros divinamente inspirados del Antiguo Testamento.

Esta colección de 73 libros, que llamamos “Biblia”, no es solo una colección histórica, sino que contiene el mensaje que todo humano debe saber.

Si no lees la Biblia regularmente, te invitamos a que lo hagas. En ella encontrarás la historia de amor más bella de todos los tiempos. Es como una carta de amor que está dirigida a ti personalmente. Léela si quieres conocer a Jesús y podrás decir con san Pablo: “(Cristo) me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gal 2,20).

¿Por qué soy católico?: Porque Jesús está verdaderamente presente en la Eucaristía

Sabías que…

Esta lista de 73 libros se consideró divinamente inspirada por todo cristiano por más de 1,100 años, hasta que Martín Lutero y sus seguidores se deshicieron de siete libros del Antiguo Testamento en la Reforma Protestante en el siglo XVI. Los católicos aún conservan los 73 libros.