Tu verdad, mi verdad, su verdad

Mary Beth Bonacci

Cuando era niña, mi programa televisivo favorito era The Partridge Family. Principalmente porque estaba completamente enamorada de David Cassidy, con quien estaba convencida que me casaría algún día. Pero también porque el programa mostraba el humor cursi al que una niña de siete años está dispuesta a disfrutar.

Recuerdo una broma en particular. Keith (David Cassidy) está tratando de dar un consejo a Danny (Danny Bonaduce). Le dice, “Si solo lo crees, tú puedes ser lo que quieras ser”.

Danny le responde, “¡Genial! Quiero ser una mujer negra” – Se escucha la pista de carcajadas del programa.

Estaba pensando en esa escena mientras escuchaba anoche a monseñor Robert Barron, – obispo auxiliar de Los Ángeles y conocido por su organización de comunicación Word on Fire – dando una plática fascinante en Denver sobre el relativismo y donde hubo una asistencia total.

El obispo Barron hablo de un video que quizás hayas visto. Un entrevistador masculino de corta estatura les pregunta a estudiantes universitarios que pensarían si él les dijera que se identifica como una mujer. Luego como una mujer asiática. Luego como una mujer asiática de 6’4 de estatura.  Ellos vacilan a veces, pero finalmente todos están de acuerdo en que si esa es su “verdad”, entonces él tiene el derecho de ser una mujer asiática de estatura alta.

Esa es la extrema expresión del relativismo.

El relativismo, resumiendo, es esencialmente la creencia de que no hay una verdad “objetiva” que sea verdad para todos. Más bien, nosotros como individuos, establecemos nuestras “verdades” subjetivas, y vivimos “auténticamente” a medida que honramos esas “verdades” individuales.

La velocidad con la que hemos descendido por ese camino es impresionante. Cuando tenía veintitantos años (lo cual no hace tanto tiempo – ¿verdad?), solía debatir sobre el aborto en Berkeley. No necesariamente una audiencia muy amigable – recuerdo que memoricé las salidas, incluyendo las ventanas, que podría utilizar si las cosas se salieran de control.

Llegaron, y escucharon, porque todavía había cierta comprensión en la sociedad de que existía algo así como la verdad, y por lo tanto una apertura [mental] para escuchar a otros para ver si juntos podríamos llegar a esa verdad. O por lo menos, que yo podía implementar la vedad como la veo para convencerte de que tu comprensión de la verdad es fallida.

No es así hoy en día. Las discusiones abiertas de temas controversiales son casi inexistentes en la mayoría de los campus universitarios. Claro. Si yo tengo mi verdad y tú tienes tu verdad, ¿cuál es el punto?           Se supone que debemos respetar la verdad de cada uno y seguir adelante.

Pero el problema es que todos debemos jugar juntos en el mismo arenero. La verdad de alguien tiene que gobernar en nuestra interacción social. Si no podemos llegar a un acuerdo sobre quién tiene la verdad más cierta, entonces, la única opción que queda es la fuerza. Y, en lugar de escuchar lo que tú tienes que decir, intento callarte por la fuerza. Quiebro ventanas. Interrumpo tu plática. O, como alternativa, le llamo a la autoridad de la universidad para que hagan ese trabajo sucio mientras me escondo en un lugar seguro con mis crayones y mis videos de cachorros.

Padres, por favor, enséñenles a sus hijos que sí existe la verdad. Que si, podemos estar en desacuerdo con otros sobre lo que es la verdad. Que respetamos a la gente, todas las personas, independientemente de sus creencias (otra verdad objetiva). Pero en el fondo del desacuerdo, hay una verdad. Hay un Dios o no hay. Jesucristo es divino o no lo es. La expresión sexual tiene un significado inherente o no lo tiene. El género es fijo o no lo es.

En cada desacuerdo sobre las verdades objetivas, alguien tiene la razón y alguien está equivocado. O tal vez los dos están parcialmente equivocados y ninguno comprende la verdad completa. Pero la verdad esta ahí.

En los viejos tiempos, nuestro objetivo era encontrarlo.

Próximamente: La revolución del amor

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Con una asistencia de más de 700 personas se realizó en Denver la conferencia “La revolución del amor” con padre Ángel Espinoza de los Monteros y organizada por el ministerio de preparación para la vida familiar “Dios entre nosotros”. El sacerdote estuvo en los estudios de El Pueblo Católico donde nos habló sobre el tema de la conferencia, sobre su llamado particular a predicar acerca del matrimonio y sobre su nuevo libro “El anillo es para siempre”.