Un “atajo” fuera del purgatorio

Sé que escribo mucho sobre la muerte. Escribiría sobre el tema aun más, si constantemente no me forzara a buscar temas en otro lugar.

Pero hay una razón para esto: Memento Mortis, recuerda la muerte. Es a donde nos dirigimos todos, y como cristianos creemos que la forma en que vivimos esta vida determinará la forma en que viviremos la próxima. Es fácil olvidar eso, quedar atrapado en el brillo del aquí y ahora.

Me gusta recordarte ocasionalmente que estamos destinados a cosas más grandes.

Fue con ese espíritu que escribí una columna hace unos años que incluía una carta que quiero que se lea en mi funeral. Es principalmente una súplica de oraciones por el reposo de mi alma, ya que creo en el purgatorio, y si termino allí, quiero toda la ayuda que pueda para hacer que mi estadía sea breve.

Según los comentarios que recibí, esa carta se leerá en muchos funerales. De hecho, para cuando le llegue el turno a la mía, la gente probablemente se quejará y dirá “¿Esa carta? ¿Otra vez?”

Todavía conservo esa carta, y todavía quiero que se lea en mi funeral. Pero el otro día, encontré una forma diferente de ver el purgatorio, un “atajo”, por así decirlo. Y para que no pienses que he caído presa de alguna extraña novedad espiritual, no te preocupes. Esta teoría proviene directamente de la gran Doctora de la Iglesia, Santa Teresa de Lisieux.

El mensaje me llegó a través del padre Michael Gaitley, quien habló aquí en Denver recientemente. Es autor del libro “33 días hacia un glorioso amanecery ahora “33 Days to Divine Mercy” (33 días a la Divina Misericordia). En ese libro, y en su charla, habló sobre Santa Teresa y su “Ofrenda al Amor Misericordioso”. Ella, que vivía en la era del jansenismo, vio a muchas de sus hermanas religiosas hacer una “Ofrenda a la Justicia Divina”, básicamente pidiéndole a Dios que les diera el castigo por los pecadores, en lugar de dárselo a los propios pecadores. Parece que el buen Señor se los concedió, dado que muchas de ellas tuvieron horribles y dolorosas muertes. Lógicamente, la pequeña Teresa no se sentía atraída a tal arreglo. Pero se le ocurrió que, si podían ofrecerse a su justicia, también podría ofrecerse a su amor misericordioso, para pedir todas las gracias que anhelaba derramar sobre la humanidad, pero que habían sido rechazadas por aquellos que no lo amaban.

Hay varias facetas en esta oferta, más del espacio que tengo hoy. (Si deseas obtener más información, te recomiendo leer “33 Days to Divine Mercy”). Pero fue especialmente este pasaje que me impresionó. En una carta a su hermana y superiora religiosa, Madre Agnes, ella escribe:

Usted me permitió, querida Madre, ofrecerme de esta manera a Dios, y conoce los ríos, o más bien, los océanos de gracias que inundaron mi alma. ¡Ah! Desde ese feliz día, me parece que el Amor me penetra y me rodea, que en cada momento este Amor Misericordioso me renueva, purifica mi alma y no deja rastro de pecado dentro de ella, y no necesito tener miedo al purgatorio. Sé que por mí misma no merecería siquiera entrar en ese lugar de expiación ya que solo las almas santas pueden tener entrada allí, pero también sé que el Fuego del Amor es más santificador que el fuego del purgatorio.

¿Qué? ¿No hay purgatorio? ¿Simplemente haciendo esta oferta? ¡¡Inscríbeme!!

En otra carta, ella dice:

Tan pronto como trates de complacerlo en todo y tengas una confianza inquebrantable, Él te purifica en todo momento en su amor y no permite que el pecado permanezca. Y luego puede estar seguro de que no tendrás que ir al purgatorio.

Eso es todo. “Trata de complacerlo en todo”. “Tener una confianza inquebrantable”.

Por supuesto, continuar tratando de complacerlo en todo es clave. Esto no es una licencia para pecar, sino que supone que estamos luchando por crecer en santidad. Santa Teresa, tan “pequeña” como era, hizo eso en un grado heroico.

Pero hay más. El padre Gaitley señala que elegir el camino de la misericordia significa elegirlo no solo para Dios, sino también para nosotros mismos. En Lucas 6:38, Cristo nos dice: “serán medidos con la medida con que midan”. Entonces, si queremos recibir misericordia, debemos ser misericordiosos.

“No está tan mal”, pensé al principio. “Soy bastante misericordiosa”. Luego lo pensé un poco más. ¿Realmente lo soy? Tengo estándares bastante altos para mí, y a menudo extiendo esos estándares a otros que encuentro en mi camino. Y no me llevó mucho tiempo encontrar una lista bastante significativa de personas a las que pudiera extender más misericordia:

Los jóvenes que se mudaron a Colorado por la marihuana legal, sin tener la menor idea de cómo conducir en la nieve… O aparentemente, cómo conducir en lo absoluto…

El nuevo agente de bienes raíces al otro lado de la transacción que está cubriendo la inexperiencia con fanfarronería…

Las personas que mantienen conversaciones en voz alta dentro de la iglesia mientras otros a su alrededor intentan orar…

Casi todas las personas discutiendo en Facebook…

Y eso fue solo en el espacio de un par de horas. Esto no es tan fácil como parece.

Entonces, así es como quiero comenzar a examinar mi conciencia: ¿a quién no le demostré piedad hoy? ¿He tratado de agradar al Señor en todo? ¿He confiado en él?

No estoy diciendo que estoy haciendo un gran trabajo. Tengo que seguir regresando por más piedad. Lo que supongo es la idea general.

Por supuesto, no soy la pequeña flor. Entonces cuando llegue el momento, todavía quiero que todos oren por el descanso de mi alma.

Y todavía quiero que lean esa carta en mi funeral.

Próximamente: Cómo un católico NO debería votar

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este artículo fue publicado en la edición de la revisa de El Pueblo Católico titulada “La fe y la vida pública” Para suscribirte y recibir la revista en casa, HAZ CLIC AQUÍ.

 

NO VOTAR BASÁNDOSE EN LA AFILIACIÓN A UN PARTIDO POLÍTICO

Ninguno de los dos partidos principales está completamente en línea con lo que creemos como católicos. Por lo tanto, es más importante considerar las posturas de los candidatos que su partido. Esto significa que es posible votar por candidatos de diferentes partidos en las elecciones.

NO VOTAR SEGÚN EL CARISMA O APARIENCIA

Algunos candidatos son mejores oradores y tienen más carisma o mejor apariencia. Sin embargo, esto no es lo importante, sino su postura sobre diversos temas, sobre todo los principios morales más serios.

NO VOTAR POR CANDIDATOS SOLO PORQUE DICEN SER CATÓLICOS

Desafortunadamente, muchos candidatos católicos rechazan principios esenciales de su fe en el ámbito político.

NO VOTAR SOLO PENSANDO EN UNO MISMO

Esto puede ser difícil, pero el católico debe esforzarse por considerar el bien común de la sociedad y no solo cómo él se beneficiaría de esa situación. El voto afectará la dirección del país en diferentes áreas que se deben considerar.

NO VOTAR POR CANDIDATOS QUE ACIERTAN EN COSAS DE MENOR GRAVEDAD, PERO FALLAN EN ASUNTOS MORALES SERIOS

Hay que saber sopesar la seriedad y gravedad de ciertos temas morales apoyados por cada candidato (ver p. 22).

 

Para más información sobre la postura de los candidatos y/o las plataformas de los partidos, puede llamar a la oficina de campaña de los candidatos o visitar las siguientes páginas web:

  • Partido Republicano de Colorado: cologop.org/
  • Partido Republicano Nacional: gop.com/
  • Partido Demócrata de Colorado: coloradodems.org/
  • Partido Demócrata Nacional: democrats.org/
  • Ciudadanos Fieles (USCCB): usccb.org/resources/formingconsciences-for-faithful-citizenship-spanish.pdf

 

Lee todos los artículos de la edición “La fe y la vida pública” de la revista de El Pueblo Católico haciendo clic en la imagen.