Un recorrido por las obras de Rembrandt

Carmen Elena Villa

Rostros expresivos, paisajes majestuosos, detalles minúsculos que realzan las obras son algunas características de las pinturas y grabados de Rembrandt Harmenszoon van Rijn, artista holandés de quien se conmemoran los 350 años de su muerte. Por ello el Denver Art Museum organiza la muestra denominada Rembrandt: Painter as Printmaker (Rembrandt pintor y grabador n.d.t), la cual exhibe hasta el próximo 6 de enero cerca de 130 grabados, dibujos y pinturas de las diversas etapas de la carrera del artista entre los años de 1625 y 1665. La mayoría de las obras provienen de la Bibliothèque nationale de France en París, la cual representa una de las colecciones más significativas de Rembrandt en el mundo.

“Las pinturas de Rembrandt apuntan a captar la esencia del evento histórico o religioso, la psicología del modelo que se retrata y la empatía con sus paisajes nativos holandeses que rodean la ciudad de Amsterdam”, dijo en diálogo con El Pueblo Católico Timothy J. Standring, curador de la Fundación Gates Family y experto en la obra de Rembrandt.

“(Rembrandt) Pintó estos lienzos con empaste pesado, con pinceladas bravas y con una  iluminación convincente. Era, después de todo, un dramaturgo consumado, capaz de dirigir sus escenas con la precisión de Alfred Hitchcock o de Francis Ford Coppola”, asegrura Standring.

En medio de la exposición, el espectador puede ver un video que enseña cómo se elabora un grabado, el cual resalta el detalle y la precisión que se requiere, así como la genialidad, el talento y el conocimiento del contexto histórico de cada obra para poder dejar grabados allí hasta los mínimos detalles como son las expresiones faciales de los personajes secundarios. “A diferencia de sus contemporáneos, Rembrandt produjo grabados que fueron considerados obras de arte por derecho propio”, indica el curador.

Adán y Eva, 1638.

Los temas que inspiraron a este artista fueron escenas bíblicas, paisajes, composiciones alegóricas y mitológicas, momentos cotidianos y autorretratos. “Lo que distingue a Rembrandt es que él comenzó a orquestar de manera aún más compleja las figuras multi dramáticas en ajustes definidos por divisiones dramáticas de pasajes claros y oscuros”, puntualiza Standring.

Escenas bíblicas

En la muestra de Rembandt pueden observarse decenas de grabados inspirados en pasajes del Antiguo y Nuevo Testamento, así como momentos de la vida de santos como San Francisco de Asís o San Jerónimo. Algunas de sus obras como “Jesús curando al enfermo”, (ver foto) representan en un solo grabado varias escenas bíblicas y enseñanzas de Jesús.

Crsito ante Pilato. 1636. El hombre que tiene la boina es el mismo Rembrandt representado ante la multitud.

Otro de los grabados que presenta la muestra es “Cristo ante Pilato”, en el cual el artista se focaliza en el elemento dramático del abandono del gobernador de Judea a Cristo hacia la muchedumbre que lo declara culpable. “Ellos gritan que el ladrón Barrabás debe ser liberado, en lugar de Cristo, y Pilato ahora puede lavarse las manos con el jarrón y la cuenca que tiene el joven sirviente a su derecha y reunirse con su esposa, quien ve el drama que se desarrolla desde una ventana en la parte superior”, explica el curador.

Autorretrato con ojos grandes y boca abierta. 1630.

Autorotatos 

En la muestra se pueden apreciar también algunos de los 30 autorretratos que Rembrandt realizó los cuales, según Standring son “bastante singulares entre los elaborados por los artistas de grabado contemporáneos a él”.

“Él se pintó a sí mismo como un mendigo ya que los contemporáneos de Rembrandt miraron a los mendigos por sus cualidades pintorescas”, indica el curador. “También se disfrazó de artista renacentista para seguir los ejemplos de Rafael y Tiziano”, una representación que deja ver “sus aspiraciones sociales como un cortesano más que como un pintor. Era una forma de autopromoción, sin duda detectada por los conocedores contemporáneos”.

Así los amantes del arte y de las representaciones bíblicas podrán ver en Denver la muestra de Rembrandt, quien es considerado por muchos expertos como el mejor artista holandés por ser un “agudo observador de la condición humana”, según indica el curador. “Creó pinturas, dibujos y grabados originales que cubren un universo de temas extraídos del mundo que lo rodea, así como del pasado clásico, de textos religiosos, de ópera y teatro”, concluye Standring.

Cristo curando un enfermo. 1643 – 1649 Conocido también como el Grabado de los cien florines, precio por el cual fue vendido a un comerciante italiano. Para muchos esta obra es considerada el mejor logro de cómo el artista da continuidad a una historia. Rembrandt une en esta obra cuatro historias del Evangelio de San Mateo. Se encuentra Jesús en el centro, más alto que en otras figuras. Muestra cómo “lo seguía mucha gente y los curó allí”: (Mt. 19, 20). Ancianos, enfermos que esperaban curaciones milagrosas con expresiones faciales que muestran su estupor. También a mujeres y niños aproximándose al Mesías evocando la frase que pronuncia Jesús: “Dejad que los niños vengan a mí”: (Mt. 19, 14). Asimismo, la obra muestra a los fariseos que también querían conocer a Jesús (Mt. 19, 3 – 12) a quienes se les ve con expresión de incrédulos. Uno de ellos está subido en un camello, lo que indica que “es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que un rico entre en el reino de los cielos”: (Mt. 10, 25).

 

Próximamente: Colorado marcha para celebrar la vida 

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Tras una mañana fría de nieve, miles de católicos de la Arquidiócesis de Denver se reunieron el 12 de enero para para participar en la Marcha Para Celebrar la Vida al pie del Capitolio del Estado de Colorado – el primer lugar que permitió la legalización del aborto en los Estados Unidos hace más de 50 años – buscando restablecer el respeto al derecho más fundamental de todos: el derecho a la vida.

Recordando que Colorado fue el primer estado en legalizar el aborto, David Bereit, quien sirvió como maestro de ceremonias del evento y fue cofundador y director general de 40 Days for Life (40 Días por la Vida), motivó a los presentes a continuar luchando para revertir la maldad que había comenzado en el edificio que estaba frente a ellos.

“Aunque en el presente se siguen perdiendo vidas, hemos visto, gracias a las oraciones y esfuerzos de fieles en Denver, y a través de Colorado y del país, que la situación está cambiando en favor de la vida”, dijo el presentador, asegurando que de las 2,200 clínicas de aborto que existían en 1992, menos de 600 siguen en funcionamiento. El 79 por ciento de los centros de aborto han cerrado sus puertas, en parte debido a las acciones y las oraciones por parte de grupos pro-vida.

Miles de católicos salieron a las calles del centro de Denver para celebrar la vida, buscando que se reconozca el respeto por esta desde la concepción hasta la muerte. (Foto de Brandon Young)

“La tasa de abortos sigue disminuyendo… La gran mayoría de [los miembros de nuestro país] se identifican como pro-vida desde Roe v. Wade. Más leyes pro-vida se han aprobado en los últimos tres años que en los 30 años anteriores a eso… Ahora comprendemos que los días de Roe v. Wade están contados. ¡El aborto va a terminar! Nuestro trabajo aún no acaba, y por ello estamos reunidos aquí. Lo que comenzó en este lugar, debe terminar en este lugar”.

La Marcha Para Celebrar la Vida llegó en un tiempo importante en el ámbito político, ya que las elecciones del mes de noviembre vieron la derrota de algunos legisladores de Colorado que apoyaban áreas importantes de la enseñanza moral de la Iglesia respecto a la dignidad de la vida, aseguró el arzobispo de Denver Samuel J. Aquila.

El arzobispo de Denver Samuel J. Aquila incitó a los participantes a mantenerse fieles a la enseñanza de la Iglesia sobre la dignidad de la persona humana. (Foto de Brandon Young)

Por ello alentó a los participantes a ser una luz en la oscuridad, defendiendo la dignidad de la vida desde la concepción hasta la muerte en el ámbito público.

“En las pasadas elecciones de medio término algunos legisladores que apoyaban las enseñanzas de la Iglesia en temas claves fallaron en obtener un escaño, lo que hace nuestra labor de mantenernos vigilantes y comprometidos en este día, incluso más importante”, señaló.

Igualmente, el prelado pidió la abolición de la pena de muerte en Colorado, la cual aseguró ser innecesaria; y citando al Papa Francisco, rechazó la idea de que la Iglesia se debe acomodar a estas leyes bajo el lema del progresismo, pues “no es progresivo intentar resolver problemas eliminando vidas humanas”.

El mitin también contó con la presencia de Elizabeth Felix, una estudiante universitaria y líder en la organización Students for Life (Estudiantes por la Vida), quien insistió que ser pro-vida significa ser pro-mujer, pro-hombre y pro-niños; la familia McGarity, quienes hablaron sobre la dignidad de los niños con Síndrome de Down; y Elías Moo, el superintendente de escuelas católicas de la Arquidiócesis de Denver.

Tras compartir el testimonio de su madre que eligió la vida, Elías Moo, el superintendente de esculas católicas de la Arquidiócesis de Denver, aseguró que ser cristiano es ser pro-vida. (Foto de Brandon Young)

En un discurso bilingüe, Elías aseguró que las escuelas católicas de la arquidiócesis enseñan a sus estudiantes a comprender la dignidad de la vida desde la concepción hasta la muerte. Y contó el testimonio de su madre, quien rechazó la propuesta de un médico de abortar a su hermano menor por estar en riesgo de nacer con discapacidades.

La respuesta de su madre al doctor fue: “Yo amo la vida porque yo amo a Jesucristo”.

“Que en cada rincón de esta ciudad y de este estado vean que celebramos y amamos la vida porque amamos a Jesús”, concluyó el superintendente.

Marchando con alegría

Por el segundo año consecutivo, unas jóvenes integrantes del grupo ENDOW (Educando sobre la Naturaleza y Dignidad de las Mujeres) por sus siglas en inglés – un apostolado católico que ayuda a las mujeres formar comunidades para aprender sobre su fe y dignidad – encabezaron la marcha luciendo sus vestidos de quinceañera.

Las jóvenes del grupo ENDOW guiaron el paso de la marcha luciendo sus vestidos de quinceñera para testificar que el apoyo a la vida está ligado al apoyo a la mujer. (Foto de Brandon Young)

“Son las defensoras de la vida. Están justo en esa edad cuando pueden decir: ‘Esto es lo que significa ser mujer, y así es como puedo proteger la vida desde ahora’”, dijo Marcela García López, coordinadora de crecimiento del programa de ENDOW. “Planned Parenthood y otras organizaciones dicen que las minorías necesitan el aborto debido a la pobreza o a los muchos retos que tienen que enfrentar. Pero, de hecho, miren a estas jóvenes. Pueden decir que sí [a la vida] y desafiar eso”.

“Una vida es una vida, sin importar si el embarazo fue planeado o no”, dijo Litzy Morán, una de las quinceañeras que participaron en el evento, y aseguró que, si más jóvenes tuvieran a alguien con quién hablar sobre sus miedos por un embarazo no planeado, más de ellas elegirían la vida.

El toque latino se hizo presente en la marcha por medio de bailables folclóricos, así como de mariachis y matachines. (Foto de Brandon Young)

Conforme la masa de personas caminaba por las calles del centro de Denver al son del mariachi y de los cantos de los seminaristas del Camino Neocatecumenal, y algunos incluso al compás de bailables folclóricos, la mirada atenta de ciertos espectadores daba testimonio a las palabras de Martin Luther King Jr. citadas por el arzobispo de Denver: “Respondiendo con odio al odio multiplica el odio, agregando una oscuridad más profunda a una noche ya falta de estrellas. La oscuridad no puede expulsar a la oscuridad; solo la luz puede hacerlo. El odio no puede expulsar al odio; solo el amor puede hacerlo”.