Una Navidad inédita: El fruto de la celebración en medio de la pandemia

Obispo Jorge Rodríguez

Este artículo fue publicado en la edición de la revisa de El Pueblo Católico titulada El asombro de la Navidad”. Para suscribirte y recibir la revista en casa, HAZ CLIC AQUÍ.

Por Mons. Jorge Rodríguez, Obispo Auxiliar de Denver

Solo al genio del intelecto divino se le podía ocurrir que el ser humano tuviera que acurrucarse en el vientre de una mujer para irse haciendo un cuerpecito y luego nacer. Me recuerda el modo como se forman las perlas: un cuerpecito extraño se introduce en el interior de la ostra, y esta comienza a cubrirla lentamente con capas de cristales —el nácar— que va transformando ese pequeño cuerpo extraño en una bellísima perla.

¡Qué maravilla! Así nos formamos cada uno de nosotros por nueve meses en el seno de esa mujer que cada uno identifica como “mi mamá”. Y pensar que Dios mismo no quiso privarse de esa experiencia. Él también quiso acurrucarse por nueve meses en el seno de una mujer hebrea, María de Nazaret, que también él aprendería a llamar “mi mamá”. Esto es lo que llamamos el misterio de la encarnación del Hijo de Dios.

Pero en Dios esta encarnación en el seno de María tenía un propósito muy preciso: venir a salvarnos. Le pidió a su madre que le hiciera un cuerpo, formado de sí misma, que él pudiera ofrecer en sacrificio para el perdón de los pecados de la humanidad: “Por eso, al entrar Cristo en el mundo dice: Tú no quisiste sacrificios ni ofrendas, sino que me formaste un cuerpo. No te agradaron los holocaustos ni los sacrificios por el pecado, entonces dije: Aquí estoy yo, oh, Dios, como en un capítulo del libro está escrito de mí, para hacer tu voluntad… [Para que] seamos santificados por la ofrenda única del cuerpo de Cristo Jesús. (Heb 10, 5-7).

Este es el verdadero misterio de la Navidad: Dios se hace hombre para venir a salvarnos del pecado, de la muerte y del mal, y darnos la vida eterna.

Esta Navidad 2020 nos toma en medio de la pandemia. Así hemos vivido prácticamente todo el 2020, y así tendremos que celebrar la Navidad en medio de restricciones, distancias y menos fiesta, luces y comidas. Un poco más cercanos a lo que fue la experiencia de la primera Navidad: a oscuras, aislados, con miedo, encerrados en un establo y lejos de cualquier celebración o reunión social.

La ausencia de alboroto y fandango esta Navidad a causa de la pandemia puede ser una ocasión especial para celebrar el verdadero misterio de la Navidad: la venida del Salvador del mundo. Y meditar en el amor de Dios concentrado en esta historia.

Al hacerse hombre, el Hijo de Dios mostró la solidaridad de Dios con la humanidad. Se hizo nuestro hermano para compartir nuestras tragedias y penas y salvarnos de ellas.

Necesitaba un cuerpo como el nuestro porque quería hacerse solidario con nuestra condición, quería sufrir nuestros sufrimientos y sentir nuestras emociones. “El Hijo de Dios con su encarnación se ha unido, en cierto modo, con todo hombre. Trabajó con manos de hombre, pensó con inteligencia de hombre, obró con voluntad de hombre, amó con corazón de hombre. Nacido de la Virgen María, se hizo verdaderamente uno de los nuestros, semejante en todo a nosotros, excepto en el pecado” (GS 22).

Este tiempo de pandemia nos ha hecho sentir que, en realidad, todos formamos una única familia, y que el dolor y la enfermedad son patrimonio común. Como auguraba el Papa Francisco en su última encíclica: “Asimismo, cuando estaba redactando esta carta, irrumpió de manera inesperada la pandemia de Covid-19… Anhelo que en esta época que nos toca vivir, reconociendo la dignidad de cada persona humana, podamos hacer renacer entre todos un deseo mundial de hermandad” (cf. Fratelli Tutti, nn. 7 8).

Nunca como hoy necesitamos escuchar la buena nueva de la Navidad: Dios no solamente se hizo hombre para compartir con nosotros, sino para salvarnos desde dentro. Esta Navidad dentro de la pandemia nos dice que Dios camina con nosotros en la vida, que comparte nuestros sufrimientos, que entiende nuestras tragedias y que no es indiferente a ellas. Él nos salva del dolor, de la enfermedad y de la muerte. Para eso se hizo hombre en Belén hace más de dos mil años. ¡Eso sí que debe ser celebrado a lo grande! Pero en el silencio del corazón, mientras contemplamos al niño Jesús en el pesebre.

Por eso en la misa el día de Navidad se nos pide que nos arrodillemos al rezar el credo cuando decimos: “Y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre”, después de haber dicho, “que por nosotros los hombres y por nuestra salvación, bajó del cielo”.

Con pandemia o sin pandemia, esta es la noticia más maravillosa que hemos recibido y la mayor fuente de alegría de todas las navidades: “El ángel les dijo: ‘No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre” (Lc 10-12).

 

Lee todos los artículos de la edición “El asombro de la Navidad”de la revista de El Pueblo Católico haciendo clic en la imagen.

Próximamente: “Dios restauró mi matrimonio y mi familia”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

“Dios restauró mi matrimonio y mi familia”

La obra de Dios en un mundo caído

Vladimir Mauricio-Perez

Este artículo fue publicado en la edición de la revisa de El Pueblo Católico titulada “¿Por qué estoy aquí?”. Para suscribirte y recibir la revista en casa, HAZ CLIC AQUÍ.

Todos experimentamos de manera muy personal el sufrimiento, causa de la envidia y el orgullo de Satanás. Sin embargo, hay historias como la de Chary que nos muestran la bondad de Dios y lo que él puede hacer en nuestra vida si nos abrimos a su inagotable misericordia.

Era madre soltera, uno de sus hijos la odiaba y no le hablaba en 5 años, dos hijos tenían problemas con las drogas y el alcohol y una hija había intentado suicidarse 5 veces. Estaba enfadada, desesperada y llena de resentimiento contra su exmarido. Fue entonces que finalmente decidió aceptar la invitación a asistir a aquel retiro para ver si eso de Dios era cierto.

Dios no solo terminaría por cambiar la vida de Chary por completo, sino también la de su familia. “Yo estaba muy lejos de conocer mi fe católica. No era ni católica de domingo”, dijo María del Rosario Pasillas, más conocida como Chary, madre de 6, proveniente del estado de Zacatecas y feligrés de la parroquia de la Ascensión en Denver. “Me divorcié de mi esposo por su problema con el alcohol y tenía muchos problemas con mis hijos”.

Chary creía que era suficiente proveer una estabilidad económica para sus hijos, por lo que pasaba la mayor parte del tiempo trabajando. Pero no necesariamente dedicaba mucho de su tiempo libre a sus hijos. Después de su divorcio, se había entregado al mundo “como una joven”, por lo que la relación con sus hijos había empeorado.

“Me decían (unas amigas): ‘¡Pídele a Dios!’, y yo no creía; estaba enojada con Dios porque había permitido que mi marido se hiciera alcohólico y mis hijos drogadictos”, recuerda Chary. “Después de un intento de suicidio de mi hija, la tuvieron encerrada en un hospital psiquiátrico. Fue entonces que decidí ir a ver si era cierto lo que me decían de ese Dios”.

En el 2017, Chary asistió a un congreso de El Sembrador Nueva Evangelización (ESNE) en Chicago, al que varias amigas la habían estado invitando durante 2 años. Su experiencia fue tan fuerte que en ese evento le entregó su vida a Dios.

“Fue algo tan maravilloso que yo viví. Decían: ‘Busca primero el reino de Dios y lo demás vendrá por añadidura’. Y cuando yo le dije que sí a Dios, mi vida empezó a cambiar”. A partir de ese momento, Chary comenzó a orar por sus hijos.

“No pasó ni siquiera un mes cuando yo empecé a ver resultados. Empecé a hacer oración por mi hijo que no veía desde hace 5 años. Cumplidos los 2 meses, mi hijo regresó e hicimos las pases”, afirmó.

También hizo a un lado el odio que le tenía a su esposo y lo invitó a ir a misa para pedir por sus hijos, después de haber estado divorciados por 13 años. Así se dio cuenta de que su esposo había cambiado por completo.

“Él nomás me estaba esperando. Hablamos, aclaramos todos nuestros problemas y nos pedimos perdón el uno al otro”, recordó Chary, agradecida. “Qué momentos tan fuertes tuvimos que pasar para tener la familia que tenemos ahora. Yo decía que no necesitaba de nadie, menos de ese hombre; le tenía tanto odio. Pero Dios me devolvió a otro hombre, no el mismo que yo había divorciado”.

Pero las bendiciones no terminaron allí. Chary invitó a su hija a asistir a un retiro de ESNE, ya que su hija no encontraba alivio en manos de los psicólogos y estaba tomando 13 medicamentos para su ansiedad y depresión.

“Los psicólogos me habían dicho que jamás iba a estar bien. No creían que mi hija iba a sanar. Pero mi Señor me la sanó. Haga de cuenta que Dios me la dio de alta en ese congreso de mujeres de El Sembrador. Gracias a Dios, mi hija es sana. En primer lugar, sin duda, fue Dios; ahí está Dios”, expresó Chary. “El Sembrador es un instrumento que Dios ha usado para sanar tantas vidas, matrimonios, drogadictos… Es maravilloso lo que Dios hace”.

El testimonio de Chary y su familia inspiraría a Noel Díaz, fundador de ESNE, a abrir una estación de radio católica en Denver. Foto provista.

Lo que Dios hizo en la vida de Chary y de su familia también llevó a que ESNE eventualmente abriera una estación de radio católica en Denver, la 1040 AM.

A pesar de que algunos de sus hijos siguen teniendo problemas con las drogas y el alcohol, Chary no ha perdido la confianza en que Dios puede cambiar su vida, y siempre ora por ellos.

“Yo creía que lo podía todo por mí misma, pero somos tan frágiles. Dios está ahí, y es tan bueno y misericordioso, que, hasta de esos matrimonios ya perdidos, puede hacer algo”, concluyó Chary. “Mientras Dios exista, yo no voy a perder la fe, porque él tiene el poder”.

Lee todos los artículos de la edición ¿Por qué estoy aquí?” de la revista de El Pueblo Católico haciendo clic en la imagen.