56.4 F
Denver
domingo, mayo 19, 2024
InicioLocalesLegislatura de ColoradoCarta de los obispos de Colorado sobre las nuevas leyes a favor...

Carta de los obispos de Colorado sobre las nuevas leyes a favor del aborto en Colorado

Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

A pesar de la promulgación de la trágica Ley de Equidad de Salud Reproductiva (RHEA) en el 2022, que legalizó el «derecho fundamental» al aborto electivo durante las 40 semanas de embarazo, hoy el gobernador Polis firmó otros tres proyectos de ley extremos a favor del aborto. Uno de estos proyectos de ley incluso elimina la decisión de una mujer de elegir la vida para su hijo no nacido a través de la reversión de la píldora abortiva. Con la promulgación de los proyectos de ley SB 188, SB 189 y SB 190, el gobernador Polis y una mayoría a prueba de veto compuesta por legisladores proabortistas de la Asamblea General de Colorado están diciendo a los habitantes de Colorado que dan prioridad al aborto sobre todas las demás decisiones de salud reproductiva de las mujeres, a expensas de la salud de las madres y, lo que es aún más grave, a costa de la vida de innumerables niños.

Los tres proyectos de ley legalizan lo siguiente:

SB23-190 Prohibición de Prácticas Engañosas de los Centros Antiabortivos

  • Elimina la elección de una mujer de mantener su embarazo y salvar la vida de su bebé a través del proceso para revertir los efectos de la píldora abortiva al prohibir dicho tratamiento.
  • Restringe y censura el buen trabajo que los Centros de Recursos de Embarazos realizan en nuestra comunidad.

SB23-189 Aumento al Acceso a Servicios de Salud Reproductiva

  • Evade la prohibición constitucional de Colorado que impide el financiamiento público del aborto al requerir que los proveedores de seguros médicos cubran el costo completo del aborto.
  • Aumenta el acceso a referencias médicas para obtener anticonceptivos y abortos para personas menores de 19 años y remueve el aviso requerido a los padres.

SB23-188 Protección de Pacientes, Proveedores y Asistentes de Atención Médica

  • Viola los derechos de médicos profesionales y hospitales o centros de salud bajo la primera enmienda por no ofrecer atención médica relacionada con el aborto o “cuidado de afirmación de género”.
  • Viola los derechos bajo la primera enmienda de empleadores que no incluyan el aborto o el “cuidado de afirmación de género” en su plan de seguro médico.
  • Restringe la acción legal en contra de Colorado por parte de estados con leyes provida.

A medida que los proyectos de ley SB 188, SB 189 y SB 190 avanzaban rápidamente en la asamblea legislativa, se produjo una fuerte protesta contra cada uno de ellos: miles de ciudadanos de Colorado escribieron a sus legisladores y cientos testificaron contra los proyectos de ley, especialmente contra el proyecto SB 190, que duró hasta la medianoche. Cientos más se unieron a una manifestación por la vida en el Capitolio en el primer aniversario de la RHEA (el 4 de abril), organizada por la creciente coalición Pro-Life Colorado, compuesta por más de 36 organización provida. Más de 60 representantes de los Centros de Recursos de Embarazos de todo Colorado llegaron al capitolio para abogar por la vida y oponerse a los proyectos de ley a favor del aborto en lo que constituyó el primer Día de los Centros de Recursos de Embarazos. Compartieron información sobre el cuidado compasivo sin costo alguno que ofrecen a las comunidades, como el suministro de pañales, ropa, fórmula para bebés, consejería y algunos incluso cuidado médico. Los legisladores provida lucharon noblemente contra estas propuestas en el Senado y la Cámara por muchas horas y durante los fines de semana. Estamos agradecidos por estos valientes líderes y defensores provida.

Los impulsores de la RHEA argumentaron que la ley fue diseñada para que Colorado se convirtiera en un destino para el aborto para los estados vecinos con leyes provida. Esto resultó ser cierto, ya que los datos muestran un aumento mensual de abortos quirúrgicos después de la decisión de Dobbs vs. Jackson Women’s Health. Sin embargo, los proyectos de ley a favor del aborto de este año, denominados «RHEA 2.0», hacen más que convertir a Colorado en un destino para obtener abortos. Eliminan la «opción» para que las mujeres elijan la vida y violan los derechos bajo la primera enmienda de todos los habitantes de Colorado, los proveedores de atención médica, los empleadores y los centros de embarazo.

Por ejemplo, el proyecto de ley SB 190 de hecho prohíbe la prescripción del tratamiento de reversión de la píldora abortiva (APR, por sus siglas en inglés) al calificar como «conducta no profesional» que un proveedor médico prescriba este tratamiento y al hacer que dicha decisión médica sea «objeto de medidas disciplinarias». Con ello, Colorado está eliminando la opción de una mujer de salvar la vida de su hijo y continuar su embarazo después de ingerir la primera píldora abortiva, la mifepristona. Esto se produce tras la decisión del Tribunal de Apelación del Quinto Circuito del 13 de abril de mantener la suspensión de las píldoras abortivas de venta por correo y la aprobación de la mifepristona por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés)[1]. Irónicamente, los defensores del proyecto SB 190 argumentaban que el tratamiento con APR no era ético por carecer de la aprobación de la FDA, a pesar de los 50 años de pruebas que demuestran que la APR es más segura que la mifepristona sola. La APR es simplemente una gran dosis de progesterona natural, la hormona «pro-gestación», prescrita por un profesional médico autorizado para superar los efectos mortales del aborto inducido químicamente para el bebé. Los bebés nacidos de madres que han tomado progesterona durante el embarazo son sanos y fuertes. Colorado es el primer estado que elimina esta opción de vida para las mujeres.

El proyecto de ley SB 190 también censura el buen trabajo que los Centros de Recursos de Embarazos realizan en nuestra comunidad. En Colorado hay más de 51 centros de embarazo que atienden anualmente a miles de mujeres y familias (frente a 20 centros abortistas). Las tres diócesis de Colorado operan varios centros de embarazo y ministerios que atienden a mujeres y familias antes y después del nacimiento del bebé. Por ejemplo, la clínica Marisol Health de la arquidiócesis de Denver, que forma parte de Caridades Católicas, proporciona una atención continua a más de 2000 clientes al año. Asimismo, la diócesis de Pueblo alberga 19 Centros de Atención al Embarazo que atienden a más de 1500 familias al año, y la diócesis de Colorado Springs apoya los centros de embarazo de Life Network y está en el proceso de construcción de una nueva maternidad, Mater Filius, que albergará y apoyará a madres embarazadas y sin hogar.

Afortunadamente, tras la aprobación del proyecto SB 190, Becket Fund for Religious Liberty, una oficina de abogados no lucrativa con sede en Washington, D.C., presentó una denuncia contra el estado de Colorado en nombre de Bella Health and Wellness, una clínica católica de atención médica que ofrece cuidado de obstetricia y ginecología, así como cuidado médico para familias, pediatría y medicina funcional. La denuncia argumenta, entre otras cosas, que el proyecto de ley SB 190 viola la primera enmienda al singularizar a las clínicas de salud médica que tienen la obligación religiosa de proveer cuidado médico que afirme la vida a las mujeres embarazadas que piden su ayuda. Esto no solo agobia la práctica religiosa de las clínicas como Bella Health, sino que también singulariza a las mujeres que han cambiado de opinión a la hora de obtener un aborto, lo que las obliga a proceder con el aborto que ellas mismas querían evitar. La denuncia solicita que la corte revoque la ley y que conceda una orden de restricción temporal para recibir una exención inmediata del proyecto de ley SB 190.

Los obispos de Colorado aprueban y apoyan esta medida de Becket y Bella, que afirma los derechos bajo la primera enmienda de los centros de embarazo y la capacidad de los proveedores médicos de libremente poder prescribir el tratamiento con APR como una opción de vida para las mujeres en Colorado.

Los otros dos proyectos de ley, SB 188 y 189, también contienen graves violaciones de la primera enmienda, como obligar a todos los habitantes de Colorado a pagar por el aborto en sus primas de seguro médico. Además, violan los derechos de los padres al impedir que reciban un aviso en caso de que un menor obtenga un aborto o reciba una referencia para obtener un aborto. Asimismo, obligan a los empleadores privados a pagar por el aborto y por el llamado «cuidado de afirmación de género», y a los centros médicos a proveer y realizarlos. Apoyaremos también las demandas en contra de estas leyes injustas.

Mientras que la mayoría de los estados en los Estados Unidos promulgan leyes para proteger y afirmar la santidad de la vida de los no nacidos, Colorado se une a una minoría de 12 estados para hacer que el aborto sea aún más extremo que el precedente federal que fue revocado en los casos de Roe (1973) y Casey (1992). Nos causa profunda tristeza y angustia saber que algunos legisladores católicos votaron a su favor.

Tal como declaramos previamente, a raíz de la promulgación de la RHEA, nosotros, los obispos de Colorado, tenemos un fuerte deseo de conversar sobre el impacto espiritual y cultural de leyes como la RHEA con políticos de ambos partidos, y especialmente con aquellos que dicen ser católicos y que representan a la gente de nuestro estado. Como sus pastores, queremos asegurarnos de que entienden la enseñanza de la Iglesia sobre la recepción de la sagrada comunión y la disposición espiritual adecuada para hacerlo.

Pedimos que aquellos legisladores católicos que viven o rinden culto en Colorado y que han votado a favor de la RHEA o de estos tres nuevos proyectos de ley a favor del aborto (SB 188, SB 189 y SB 190) se abstengan voluntariamente de recibir la sagrada comunión hasta que se realice un arrepentimiento público y se reciba la absolución sacramental en la confesión.

Más de 63 millones de niños han sido asesinados por el aborto en Estados Unidos desde Roe. Aunque aprobamos la decisión de Dobbs de junio del 2022, que revocó el injusto precedente, Colorado se ha vuelto aún más extremista al legalizar el aborto hasta el nacimiento por cualquier razón (RHEA) y ahora al eliminar la opción de las mujeres de mantener su embarazo. Estas leyes violan la conciencia del 63 por ciento de los residentes de Colorado que no apoyan el aborto sin restricciones y de aquellos que no quieren pagar por el aborto a través de sus primas de seguro médico; además, penaliza a los proveedores de atención médica que se oponen al aborto y al «cuidado de afirmación de género».

Nosotros, los obispos católicos de Colorado, junto con las tres diócesis, nos comprometemos a hacer lo que nos corresponde para defender la santidad de la vida y la libertad de conciencia y de expresión. Seguiremos ayudando a las madres embarazadas y a las familias que experimentan embarazos inesperados mediante la ampliación continua de los servicios médicos, la vivienda, el asesoramiento y los recursos, durante y después del embarazo.

Sinceramente en Cristo,

 

Excmo. Mons. Samuel J. Aquila

Arzobispo de Denver

Excmo. Mons. Jorge H. Rodríguez

Obispo auxiliar de Denver

Excmo. Mons. Stephen J. Berg

Obispo de Pueblo

Excmo. Mons. James R. Golka

Obispo de Colorado Springs

 

[1] Alliance Defending Freedom, “5th Circuit ends FDA’s illegal mail-order abortion regime,” 2023 April 13, https://adfmedia.org/press-release/5th-circuit-ends-fdas-illegal-mail-order-abortion-regime

Artículos relacionados

Lo último