41.8 F
Denver
lunes, diciembre 5, 2022
InicioRevistaExeditora de El Pueblo Católico: "A mí la comunidad hispana me...

Exeditora de El Pueblo Católico: «A mí la comunidad hispana me dio mucho»

Este artículo forma parte de una serie que explora la historia de El Pueblo Católico con motivo del 25 aniversario y que se publicó en la edición conmemorativa de la revista El Pueblo Católico.

Primer artículo: 25 años: Fundadora de El Pueblo Católico recuerda sus inicios

En 1998, unos meses después de la partida de la fundadora del periódico, Mar Muñoz, Rossana Goñi, laica consagrada de la Fraternidad Mariana de la Reconciliación (mejor conocidas como “fraternas”), llegó de Perú para ser la superiora local de su comunidad en Denver y asumir el puesto de editora de El Pueblo Católico. Periodista de profesión, Rossana había trabajado por varios años en ACI Prensa, y su providencial llegada a Denver marcaría una etapa importante para el periódico hispano de la arquidiócesis de Denver.

Rossana sirvió como editora hasta el 2012 —durante 13 años y medio—, tiempo en que construyó una fundación sólida para El Pueblo Católico. Durante dicho periodo, se triplicó el número de ejemplares impresos, se pasó de 8 a 16 páginas, se comenzó a imprimir en color, se empezó a distribuir a domicilio y se lanzó la página de internet del periódico.

En estos logros influyó la llegada de Lara Montoya, también fraterna, y Filippo Piccone al equipo del periódico en el 2005. Lara, periodista de profesión, ejerció como escritora y especialista en publicidad para el periódico. Por su parte, Filippo asumió el puesto de diseñador.

A continuación, la entrevista con Rossana Goñi con motivo del 25 aniversario de El Pueblo Católico.*

(Foto provista).

Rossana Goñi
Editora de El Pueblo Católico (Noviembre 1998 – Mayo 2012)

El Pueblo Católico: ¿Cómo comienza tu labor como editora de El Pueblo Católico?

Rossana Goñi: Llegué a Denver en agosto de 1998 para conocer al arzobispo (Carlos) Chaput porque íbamos a abrir una comunidad de la Fraternidad Mariana de la Reconciliación en Denver. Justo a Mar Muñoz la habían nombrado directora del Ministerio Hispano, y en la arquidiócesis ya sabían que yo había estudiado periodismo y trabajado en ACI Prensa por muchos años, y que existía una posibilidad de que yo podía servir en el periódico. Entonces, después de hablar con varias personas, me dieron la posición y yo llegué en noviembre a trabajar».

EPC: ¿Cuáles son algunos de los artículos o momentos más memorables de tu tiempo como editora?

Rossana Goñi: Recuerdo una nota que me tocó escribir sobre una joven de la parroquia de Santa Catalina de Siena que estaba embarazada y le dio cáncer. No estaba casada con su novio, pero justo estaba en ese proceso de acercarse más a la Iglesia. Cuando le detectaron cáncer, en vez de enojarse con Dios, ambos se convirtieron más. Le dijeron a ella que no podían hacer su tratamiento de quimioterapia a menos que abortara. Ella dijo que no, que ella quería tener a su hijo y que quería casarse. Entonces se casaron en el hospital porque ella estaba muy enferma. Tuvo su bebé y murió un mes después. Para mí esa fue una historia bellísima de conversión, de amor a Jesús, de fe y de la acogida de los misterios de Dios en la vida.

También en un par de situaciones recibí cartas de gente en la cárcel que decían que el periódico les daba esperanza, que lo leían y les encantaba. Para mí esas dos cartas son tesoros, y las lágrimas se te caen porque uno no tiene idea de hasta dónde puede llegar el servicio.

Además, diría que el inicio del Centro San Juan Diego y la llegada del obispo Gómez fueron momentos muy especiales y memorables para la comunidad hispana de Denver.

El nombramiento del obispo José Gómez fue una gran alegría para la comunidad hispana. (Foto del archivo).

EPC: ¿Cuáles dirías que fueron los logros y retos más grandes?

Rossana Goñi: Durante mi tiempo triplicamos la impresión, también pasamos de 8 a 16 páginas, lo empezamos a imprimir a colores y comenzamos a publicarlo en el internet. Fue muy bueno también recibir opiniones y comentarios de la comunidad hispana. Era difícil obtener feedback de los lectores hispanos. Yo veía cómo en inglés les llegaban cartas de opiniones y críticas, pero no era así con nosotros. Creo que es también parte de la cultura. Además, no era porque los hispanos no tuviesen comentarios, sino también muchas veces por su estatus migratorio uno no se lanza a escribir comentarios. Pero cuando yo iba a alguna parroquia, la gente se alegraba y yo veía que sí lo leían.

EPC: ¿De qué manera te impactó el tiempo en que serviste en El Pueblo Católico?

Rossana Goñi: Sobre todo, impactó mi vida en aprender de mis hermanos y hermanas de la comunidad hispana. Creo que uno muchas veces viene con sus propias ideas, pero es importante conocer a tu audiencia. Por más que soy latina, soy de Perú. Venía de una cultura muy distinta a la de Estados Unidos y también a la mexicana. Para mí ha sido un regalo ir entendiendo más la cultura y las tradiciones mexicanas. Llego, escucho, aprendo: creo que es lo mejor que uno puede hacer como periodista, pero también como ser humano y como católico. A partir de eso, ir caminando con ellos. A mí la comunidad hispana me dio mucho.

*Esta entrevista fue editada y resumida para la revista de El Pueblo Católico.

Artículos relacionados

Lo último