Parroquias reciben alivio gracias a la promesa de la Colecta Anual del Arzobispo

Por, Amy Bryer Brumley.

La promesa de $1 millón de la Colecta Anual del Arzobispo está en camino a las parroquias en un plan de distribución de dos partes, diseñado para aliviar parte de la tensión financiera causada por la reciente pandemia.

Los donantes de Faithful Appeal, tanto nuevos como anuales, respondieron de inmediato a la promesa del primer millón a las parroquias, lo que significa que la Arquidiócesis de Denver ya puede comenzar a enviar asistencia en efectivo.

Las parroquias fueron de las primeras organizaciones en sentir el impacto de las restricciones de distanciamiento social por parte de los gobiernos estatales y locales porque la práctica de la colecta del ofertorio durante las misas no estaba disponible bajo los cierres del COVID-19.

Esa interrupción abrupta de los fondos operativos necesarios y las crecientes necesidades en la comunidad llevaron a la arquidiócesis a prometer que el primer millón de la Colecta Anual del Arzobispo sería para ayudar a las parroquias de dos maneras.

La primera mitad del millón de dólares, se dividirá en partes iguales entre cada parroquia arquidiocesana que ha apoyado la colecta. Las parroquias han sido notificadas de que recibirán depósitos directos en sus cuentas y pueden usar el dinero de la forma que elijan.

“La arquidiócesis reconoció las presiones extremas que sus parroquias han estado experimentando”, dijo Keith Parsons, director de operaciones de la Arquidiócesis de Denver. “Las oficinas parroquiales tuvieron que hacer cambios rápidamente para cumplir con los estándares de trabajar desde casa. La experiencia comunitaria de la misa se convirtió en una experiencia virtual y las prácticas cotidianas del personal de la parroquia y los sacerdotes se vieron obligados a continuar de una manera que agotaba los recursos”.

La segunda mitad dela asistencia de la colecta se utilizará para ayudar a las parroquias con mayor necesidad. Se formará un comité de sacerdotes que representan a los decanos regionales para decidir qué parroquias reciben ayuda y cuánto, en función de sus cambios en los ofertorios y su cantidad de reservas de efectivo.

Este alivio inmediato ayuda a llenar un vacío financiero urgente, pero la campaña de la colecta continuará porque hay mucha necesidad de ministerio en la arquidiócesis.

Por favor considere una donación nueva o recurrente en archden.org/donar

¡Gracias por su generosidad!

Próximamente: Obispos de Colorado piden votar “Sí” para prohibir el aborto tardío en noviembre

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Los obispos de Colorado publicaron la siguiente carta sobre la iniciativa que podría prohibir el aborto tardío y que aparecerá en la boleta electoral de noviembre.

1 de julio del 2020

El 8 de junio, con apoyo bipartidista, los habitantes de Colorado consiguieron suficientes firmas para asegurar que la prohibición del aborto tardío (actualmente denominada “Iniciativa 120”) apareciera en la boleta electoral de noviembre.

Nosotros, los obispos de Colorado, imploramos a los habitantes de Colorado -especialmente a los fieles católicos- a votar para la prohibición del aborto tardío en la boleta electoral de noviembre. Hemos encomendado esta prohibición al patronazgo de santa Francisca Xavier Cabrini, “la Madre Cabrini”, dado su papel en la ayuda a niños e inmigrantes en Colorado.

Le pedimos a la Madre Cabrini que interceda por todas las familias y niños directamente afectados por el aborto, y por el éxito de este esfuerzo para prohibir el aborto tardío.

Colorado es uno de siete estados en Estados Unidos que no tiene restricciones para tener un aborto con respecto a la edad de gestación. Esto significa que en Colorado niños no nacidos pueden ser asesinados en cualquier momento antes del parto. La mayor parte de estados del país han puesto restricciones el aborto a partir de las 20 semanas de gestación o de la viabilidad del bebé fuera del vientre. Colorado está muy por detrás de otros estados en la protección de la vida de los no nacidos.

Terminar la protección legal del aborto es el objetivo político más importante de los católicos de Colorado porque estos niños son privados del derecho a vivir. Aunque la prohibición del aborto tardío no eliminaría el aborto por completo, sí protegería a los niños que tienen más de 22 semanas de gestación. Este es un cambio positivo del estado actual y promueve una “cultura de vida” que valora a los niños no nacidos. Es un paso en la dirección correcta.

La Iglesia enseña, y la razón humana basada en hallazgos científicos afirma, que la vida humana comienza en la concepción. La Iglesia se opone al aborto bajo el principio moral de que cada persona tiene una dignidad inherente, y por eso ha de ser tratada con el respeto debido a una persona humana. Este es el fundamento de la doctrina social de la Iglesia. Nunca ha habido y nunca habrá una necesidad legítima de abortar a un bebé de 22 semanas en el vientre.

Es nuestro deber como fieles católicos y habitantes de Colorado aprovechar esta oportunidad única para abordar la ley injusta de Colorado y reducir los abortos limitándolo a las 22 semanas. Esto requiere de su participación, votando “SÍ” para prohibir el aborto tardío en la boleta electoral de noviembre.

Madre Cabrini, ruega por nosotros.

Su Exc. Revma. Samuel J. Aquila

Arzobispo de Denver

Su Exc. Revma. Jorge Rodríguez

Obispo Auxiliar de Denver

Su Exc. Revma. Stephen J. Berg

Obispo de Pueblo

Su Exc. Revma. Michael J. Sheridan

Obispo de Colorado Springs