84.8 F
Denver
jueves, agosto 18, 2022
InicioConoce tu feVirgen MaríaFiestas marianas en agosto que quizá no conocías

Fiestas marianas en agosto que quizá no conocías

En el mes de agosto, los católicos celebramos una de las fiestas marianas más importantes, la Asunción de la Santísima Virgen, una oportunidad para conmemorar a nuestra Santísima Madre y pedir su intercesión ante su hijo.
Sin embargo, además de la fiesta de la Asunción, existen otras fiestas marianas en agosto que quizá desconoces. Aquí te presentamos algunas fiestas marianas que pueden ser una gran oportunidad para honrar a nuestra Santísima Madre y apreciar su importancia en la historia de la salvación.
 

Nuestra Señora de los Ángeles (2 de agosto)

El 2 de agosto, celebramos la fiesta de Nuestra señora de los Ángeles. La historia se remonta al año 1211, cuando san Francisco de Asís dedicó a santa María de los Ángeles una pequeña iglesia cerca de Asís llamada Porciúncula. Lo hizo por su devoción a los ángeles y su amor especial por la madre de Cristo y luego de escuchar la voz de Nuestro Señor pidiéndole que reparara la iglesia. San Francisco amaba esta iglesia, ya que fue precisamente allí donde reconoció su vocación. La Basílica de Santa María de los Ángeles fue la primera iglesia de la orden franciscana. En 1921, el Papa Benedicto XV otorgó el privilegio de la indulgencia a todos los que visiten esta capilla.
La Virgen de los Ángeles también fue declarada patrona de Costa Rica y protectora de las Américas por el papa Juan Pablo II.
 

Nuestra Señora de las Nieves (5 de agosto)

Según la tradición, esta fiesta mariana se remonta al siglo IV en Roma, donde vivía una pareja que había sido bendecida con abundancia de bienes y de fe, pero no lograban tener hijos con los que deseaban compartir sus bienes. Durante años rezaron por un heredero, hasta que decidieron nombrar como heredera de sus bienes a la Santísima Virgen y rezaron con devoción para que ella los guiara en la asignación de su herencia.
La noche del 4 de agosto, Nuestra Señora les agradeció apareciéndose y para pedirles que construyeran una basílica en un punto preciso que ella señalaría con una nevada. La mañana siguiente, el 5 de agosto, en pleno verano mientras brillaba el sol, la ciudad quedó sorprendida al ver un terreno cubierto de nieve en Monte Esquilino, una de las siete colinas de Roma, el espacio exacto donde se debía construir la basílica. Una vez señalado el lugar, la nieve desapareció. Nuestra Señora también se le había aparecido al papa Liberio con el mismo mensaje, por lo que de inmediato ordenó la construcción de la iglesia en ese preciso lugar.
Al principio la fiesta de Nuestra Señora de las Nieves, el 5 de agosto, se celebraba solamente en la basílica. En el siglo XIV, esta celebración se extendió en toda Roma y finalmente, san Pío V la declaró fiesta de la Iglesia universal en el siglo XVII.
 

La Asunción de la Santísima Virgen María (15 de agosto)

El 15 de agosto, la Iglesia celebra la gran fiesta mariana de la Asunción de la Santísima Virgen María, que tiene como objetivo recordar la feliz partida de María de esta vida y la asunción de su cuerpo al Cielo. Ella no se elevó por su propio poder, sino a través de su amado Hijo, quien no permitió que el cuerpo de su madre fuera a la tumba.
El dogma de la Asunción fue proclamado el 1 de noviembre de 1950 por el papa Pío XII, y sostiene que la Virgen María una vez habiendo completado su vida terrenal, asumió cuerpo y alma en la gloria celestial. Un dogma es una verdad de fe revelada por Dios (en la Sagrada Escritura o contenida en la Tradición) y que además es propuesta por la Iglesia como realmente revelada por Dios.
 

María Reina (22 de agosto)

El 22 de agosto celebramos a la Santísima Virgen María como reina. María es reina por ser madre de Jesús, Rey del Universo.  La fiesta de María Reina fue instituida por el papa San Pío XII en 1954. Se celebra el sábado siguiente a la Solemnidad de la Asunción. María ha sido elevada sobre la gloria de todos los santos y coronada de estrellas por su divino Hijo. Está sentada junto a Él y es Reina y Señora del universo.
 
 
Indudablemente, las fiestas marianas de agosto son una gran oportunidad para venerar a nuestra Santísima Madre. Pasar tiempo con ella y reflexionar sobre la importancia de la Virgen María en la historia de la salvación pude ayudarnos a aumentar nuestro amor por ella y a obtener las gracias para nuestra santificación. Te invitamos a aprovechar estas fiestas marianas para crecer en tu fe a través de la intercesión de la Santísima Virgen María.

Rocio Madera
Rocio Madera es especialista en comunicaciones y publicidad para la arquidiócesis de Denver.
Artículos relacionados

Lo último