¿Por qué sigue en restauración la Catedral de Denver?

Sigue en marcha la reparación de la icónica Catedral Basílica de la Inmaculada Concepción

Aaron Lambert

El cardenal J. Francis Stafford describió las torres de la Catedral Basílica Immaculate Conception como símbolos de admiración y fe en el corazón de Denver.

Actualmente, las torres están siendo reparadas y reveladas lentamente mientras se remueven los andamios. Las reparaciones a la icónica iglesia de Denver se están llevando a cabo desde el año pasado, pero aún queda mucho por hacer. Para ser exactos, $2.3 millones en trabajos de reparación.
Aunque la reserva de efectivo de la Catedral y el flujo constante de generosas donaciones continúan financiando la restauración, el padre Ron Cattany habla de la realidad de la situación.

“El dinero se acabará para el primero de abril del próximo año”, dijo.

El presupuesto original para reparar el exterior de la catedral fue de más de $4 millones.

Desde entonces ha sido revisado y reducido a $3.8 millones. Hasta la fecha se han gastado $1.5 millones en trabajos de reparación; solo los andamios costaron $985,000.

Mientras se van removiendo los andamios, se puede admirar desde la avenida Colfax la recién tallada piedra gótica y la piedra caliza barnizada. Aunque la magnificencia de la restauración no puede ser vista en detalle desde la calle, el trabajo que ha hecho Lawrance Holland y su equipo de 11 personas con Summit Sealants es asombroso.

La catedral no se ha visto tan prístina en quizás 105 años.

Todo comenzó con un racimo de uvas

El pasado mes de marzo un racimo de uvas de piedra cayó desde arriba de las Puertas Sagradas. Luego de una inspección a fondo, se determinó que todo el exterior de la catedral estaba en grave necesidad de una reparación.  Entonces, ¿Qué paso después de todos estos años?

September 28, 2017 Rev. Ron Cattany tours the repairs and refurbishment to the spires and facade of the Cathedral Basilica of the Immaculate Conception during the halfway point of the removations.

 

El impredecible clima de Colorado es muy duro para este tipo de edificios, explico Holland. La catedral, en el lapso de sus 105 años de existencia, no ha sido inmune a problemas causados por los ciclos de congelación y descongelación, y las temperaturas extremas.

“[La catedral] se ha autodestruido, como todos los edificios en Colorado”, dijo Holland. “Estos edificios se expanden y se contraen y por lo tanto tienden a desmoronarse”.

Descubrieron que las piedras en la parte superior de la Catedral tenían varillas de hierro suaves que las mantenían en su lugar, las cuales se corroyeron con los años y creció en tamaño.

Este crecimiento al pasar del tiempo emite una fuerza suficientemente fuerte como para partir una piedra, lo que les sucedió a muchas de las piedras en las torres. Una de las formas en las que están tratando de controlar este efecto por los próximos 100 años es implementando un programa de mantenimiento.

El mantenimiento es una parte importante de las reparaciones de emergencia como esta.

“Para mitigar esto en el futuro, hemos instalado soportes de cobre cubiertos en plomo, que son permanentes”, afirmó Holland. “Los hemos agregado en los lados traseros de la fachada en todas esas áreas que tienden a albergar hielo y nieve y causan estos enormes daños que hemos visto”.

September 28, 2017 Rev. Ron Cattany tours the repairs and refurbishment to the spires and facade of the Cathedral Basilica of the Immaculate Conception during the halfway point of the removations.

 

Holland ha logrado reducir costos al tener un tallador de piedra de tiempo completo para esculpir piedras de reemplazo o reutilizar algunas de las dañadas. Debido a la naturaleza delicada y especializada del tallado en piedra, una piedra puede costar miles de dólares para ser tallada. Aun así, tener un tallador en el sitio reduce los costos asociados los contratos a terceros.

“Al tenerlo [la persona especializada en trabajos de piedra] en el lugar todo el tiempo, no pagamos tarifas astronómicas”, dijo Holland. “Son costos razonables, solo que son altos. La restauración de piedra es extremadamente costosa. Hay muy pocas personas que se dedican a esto”.

Invirtiendo en el futuro

Las reparaciones comenzaron en la parte superior de la punta de la catedral y están bajando. Casualmente, la mayor parte del trabajo se ha hecho en esta zona.

“Los 20 pies de la parte superior [de las torres] han sido remplazados completamente con piedra nueva y reciclada con conexiones de acero inoxidable de alta calidad que no se corroe”, dijo Holland. La buena noticia es que mientras continúan descendiendo, las reparaciones de piedra se vuelven más mínimas.

“Estamos siendo muy optimistas en que no vamos a gastar miles de dólares en tallado de piedra”, apunto Holland.

Aunque ha habido algunos retrasos en el trabajo, incluyendo problemas con el vandalismo, el padre Cattany dijo que no es gran problema.

September 28, 2017 Rev. Ron Cattany tours the repairs and refurbishment to the spires and facade of the Cathedral Basilica of the Immaculate Conception during the halfway point of the removations.

“Este es uno de esos casos en que lo haces una vez y lo haces bien”, aclaró.  “Ha habido novias que están decepcionadas porque no pueden tomarse fotografías en escalinatas frontales de la Catedral, pero el asunto es que esto se debe hacer bien”.

La catedral no es solo la iglesia madre de la Arquidiócesis de Denver, si no que además forma parte de la historia de Colorado. Sirve a cientos de miles de personas cada año, ya sea por sus esfuerzos comunitarios de evangelización o simplemente por ser un lugar hermoso para visitar, y porque no tiene un gran número de feligreses registrados, financiar proyectos como esta reparación de emergencia puede ser difícil.

El edificio tiene 105 años, y el padre Cattany insta a aquellos en la arquidiócesis para quienes la Catedral significa algo, considerar invertir en el futuro de esta para que pueda permanecer como la iglesia madre de Denver por muchos años más.

“Es un buen vistazo a la realidad de un edificio de 105 años que, de una manera maravillosa, ha sido y está siendo muy bien utilizado”, dijo el padre Cattany. “[Tenemos] que mantenerlo funcional, [lo] necesitamos evangélico en términos de servir a la gente y [debemos] mantenerlo a salvo para que las personas se sientan cómodas de venir aquí”.

Un vistazo a algunos de los daños
Si bien, ésto de ninguna manera es una extensa mirada al daño que ha sufrido la Catedral a lo largo de los años, aquí hay algunas áreas problemáticas que han descubierto.

September 28, 2017 Rev. Ron Cattany tours the repairs and refurbishment to the spires and facade of the Cathedral Basilica of the Immaculate Conception during the halfway point of the removations.

Grietas
Gran parte de la piedra en el exterior se ha roto con el transcurso de los años debido a los rápidos ciclos de congelación y descongelación, como se puede ver aquí en esta pieza.

September 28, 2017 Rev. Ron Cattany tours the repairs and refurbishment to the spires and facade of the Cathedral Basilica of the Immaculate Conception during the halfway point of the removations.

Corrosión

Esta pieza de la torre es un ejemplo de cómo las varillas corroídas han causado que muchas piedras se partan desde adentro hacia afuera, haciéndolas muy inestables.

 

September 28, 2017 Rev. Ron Cattany tours the repairs and refurbishment to the spires and facade of the Cathedral Basilica of the Immaculate Conception during the halfway point of the removations.

Descoloramiento
Parte de la riqueza del color de la piedra se ha desvanecido a lo largo de los años, por lo que parece muy gastada. Holland y su equipo lo remediarán utilizando un producto llamado tierra líquida que devolverá la vida a la piedra.

 

SIDEBAR: Los números de la catedral (analmente)
Funciones litúrgicas

Misa diaria: 23,400 personas
Misas semanales: 70,000 personas
Confesiones: 1000 horas
Bodas: 32
Funerales: 18
Bautismos 37
Alcance comunitario
Gente de Capitol Hill (sándwiches de desayuno, despensa de alimentos): 39,000 personas atendidas

Visitantes (Sin Misa/Confesiones): 38,000 personas

 

Trabajo de la fachada exterior
Presupuesto corregido: $3.8 millones
Pagado hasta la fecha: $1.5 millones
Trabajo restante: $2.3 millones
Contribuciones recibidas: $163,000

 

 

Próximamente: El contexto para cubrir la crisis de la Iglesia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: Mark Haas

La Iglesia católica ha reducido el número de supuestas acusaciones de abuso sexual de menores en un 95 por ciento.

Si solo algo se te queda de este artículo, que sea que desde la peor década de la Iglesia en 1970, los datos reportados muestran un descenso en las acusaciones de un 95 por ciento en la década del 2000, y 98 por ciento en la del 2010 (fuente: : CARA/Georgetown).

Ahora, obviamente, incluso una nueva instancia ya es demasiado, pero en base a mi experiencia como director de relaciones públicas de la Arquidiócesis de Denver, he visto cómo la cobertura en los medios pueden llevar a la gente a creer que las condiciones actuales de la Iglesia católica no han cambiado. Como periodista, se cómo a los medios de comunicación les gusta enfatizar “nuevos detalles”, o “nuevo reporte”, o “nuevas acusaciones”, que pueden ser verdad, pero los últimos meses ha sido mayormente “nueva información “sobre casos de hace 25 o 50 años.

Entonces, ¿cómo separamos el pasado del presente? No deseamos cerrar la puerta al pasado, pero también queremos que la gente sepa que pueden tener confianza en la Arquidiócesis de Denver en el 2018.

Uno de los desafíos al que nos enfrentamos al asegurarnos que nuestra historia sea entendida correctamente es que muchas personas ven las noticias de una manera muy superficial.

Una encuesta reciente realizada por Colorado Media Project encontró que el 59 por ciento de las personas solo lee los titulares o los resúmenes de la cobertura de noticias. (Por eso por lo que me aseguré de poner la información más importante en la primera línea de este articulo).

Lo que he visto es que cuando los medios de comunicación aquí en Denver sacan una historia: “Ex – sacerdote de Colorado implicado en el reporte de abuso a menores de Pennsylvania”, muchas de las personas que ven el titular en las redes sociales no se dan cuenta que el sacerdote estuvo aquí solo por siete meses en 1983 y que la Arquidiócesis de Denver no ha tenido reportes de mala conducta antes, durante o después de su corta visita. Todo lo que ven es un informe negativa de la Iglesia católica.

Hablando del reporte del Gran Jurado de Pennsylvania, creo que la mayoría de las personas han visto o escuchado que contiene “300 sacerdotes y 1.000 víctimas”, pero ¿cuántas de las cadenas noticiosas se tomaron el tiempo para mencionar que solo el 3 por ciento de esos supuestos incidentes ocurrieron desde el 2002? Si estás preocupado por saber si la Iglesia católica es un lugar seguro para tus hijos en el 2018, sería interesante para ti saber que más maestros de las escuelas de Pennsylvania perdieron sus licencias en el 2017 por conductas sexuales indebidas (42), que el total de las acusaciones en la Iglesia católica de los Estados Unidos entre el 2015 y el 2017 (22). Son 42 maestros en un estado en un año, en comparación a 22 acusaciones en todo el país en tres años. Voy a detenerme aquí y reconocer que no todo es perfecto en la Iglesia católica. Aún hay casos de abuso sexual a menores que desconocemos, y aún tenemos esas pocas acusaciones nuevas. Si bien hemos hecho grandes mejoras, debemos continuar buscando formas de ser mejores, más responsables y más transparentes, para que los mismos problemas no se repitan.

También debemos mostrar la mayor compasión por los sobrevivientes y continuar ofreciendo nuestra ayuda en su recuperación continua.

Sabiendo que estos eventos han sido experiencias devastadoras para las personas, es difícil tener una discusión que analice el tema en términos de estadísticas, patrones y análisis de datos. Tampoco es correcto argumentar que esto es solo un problema de la sociedad, y que otros son mucho peores que nosotros. Admito que he hecho ambas cosas en esta columna, porque en última instancia creo que el contexto es importante.

Debemos mostrar como Iglesia a cualquier víctima y a sus familias nuestro compromiso continuo en abordar el problema. Y creo que se lo debo a muchos sacerdotes maravillosos de nuestra arquidiócesis, para defenderlos, para que no sean presentados como parte de los problemas del pasado.

Piénselo de esta manera: si tomáramos otra crisis que está plagando a Estados Unidos (violencia con armas de fuego, adicción a los opioides, obesidad) y alguien encontró la manera de reducir uno de estos problemas en un 95 por ciento, ¿no valdría la pena hablar de eso?

De hecho, ¿no sería ese el titular que vería el 59 por ciento de los lectores de titulares?

 Traducido del original en ingles por Mavi Barraza