51 F
Denver
viernes, febrero 23, 2024
InicioConoce tu feVida y familiaCómo ser intencional con el uso de redes sociales

Cómo ser intencional con el uso de redes sociales

Por Mark R. Sanders LPC, CACIII
Clínica St. Raphael Counseling de Caridades Católicas

Tengo una relación de amor y odio con internet. Debo admitir que mis pasatiempos, ver el fútbol de la Premier League inglesa y coleccionar recuerdos antiguos de Star Wars, no podrían existir de la misma manera sin el internet. Sin embargo, también hay un lado oscuro en nuestra conexión constante y la forma en que Internet y las redes sociales han llegado a dominar muchas de nuestras vidas.

“La atención humana es la nueva moneda del siglo XXI” se ha convertido en un concepto mucho más entendible en los últimos años. Prestar atención se ha vuelto mucho más desafiante y estamos constantemente inundados de contenido. El ciudadano estadounidense promedio está expuesto a 5000 anuncios al día, y es el más comercializado a la población en la historia humana.

Además de su potencial de marketing, las redes sociales se han convertido en un medio de comunicación para muchos, si no la mayoría, de nosotros. Además de organizar fiestas, desear feliz cumpleaños a la gente y mirar fotos de bebés, también se ha convertido en un espacio donde las personas son libres de decir cosas que normalmente nunca le dirían a una persona. Los estudios confirman que esto aumenta la ansiedad, la depresión y (irónicamente) el aislamiento social entre niños y adultos.

Como resultado de estos cambios tecnológicos, la gestión de las redes sociales se ha convertido en una clave para mantener cierto grado de control sobre el uso de nuestra tecnología. Dos estadísticas son suficientes:

Según una encuesta del Pew Research Center, 46% de estudiantes de preparatoria están “siempre en línea”, y el 97% de los adolescentes usan internet todos los días.

La cantidad de tiempo en línea de un adulto promedio ahora es de siete horas al día, lo que, si se tienen en cuenta las ocho horas de sueño, significa que las personas están en línea el 41 % de su vida cuando están despiertos.

En mi trabajo en la clínica St. Raphael Counseling de Caridades Católicas, trabajo con frecuencia con personas que luchan por controlar su tecnología y el uso de las redes sociales. De hecho, al hablar con varios sacerdotes, diáconos y otros líderes de Denver sobre los desafíos de las parroquias, la tecnología es el problema número uno asociado con las adicciones, más que el alcohol, la marihuana o cualquier otro problema de adicción.

Ten en cuenta que hay un componente espiritual en estos temas. En el libro seminal del cardenal Robert Sarah, La fuerza del silencio, argumenta la necesidad de que no solo estemos “tranquilos”, sino que busquemos activamente la palabra de Dios en ese silencio. La distracción en nuestras vidas dificulta mucho el escuchar cualquier cosa y ciertamente interfiere con nuestra profunda conexión con Dios.

Para poder manejar estos desafíos y mantener nuestra vida espiritual por el buen camino, necesitamos determinar un plan de acción para lidiar con este extraño mundo. A continuación, algunas ideas sobre cómo controlar mejor el uso de las redes sociales:

  1. Elimina aplicaciones de tu teléfono. Si desea utilizar aplicaciones como Facebook, Instagram y Twitter, inicia una sesión en tu computadora de escritorio, iPad o computadora portátil para que sea una acción más intencional. Se ha vuelto demasiado fácil sacar tu teléfono cuando estas parado en una fila o sentado en un semáforo. Esto interfiere con nuestra capacidad de aburrirnos y de controlar, aunque sea brevemente, la falta de estimulación. El adulto promedio mira su teléfono 96 veces al día. Tengo clientes que han tenido éxito en esta área; uno decidió hacer un “ayuno tecnológico” completo durante un mes. Aunque no creía que pudiera hacerlo para siempre, sintió que mover el compás en una sola dirección lo ayudó a aprender a moderarse.
  2. Reconoce que no podemos controlar los sitios de redes sociales. Están creados para mantenernos en línea el mayor tiempo posible, generalmente para vender productos. Recuerda el viejo dicho: si algo es gratis, es muy probable que tu seas la mercancía que se «vende». Un cliente de St. Raphael intentó cambiar su tiempo en Facebook conservando solo los amigos e intereses más importantes. Rápidamente se dio cuenta de que era tan difícil tener 70 amigos como 200, lo que lo llevó a dejar de usar las redes sociales por completo.

Para los niños y adolescentes, no es una sorpresa que las redes sociales sean un gran desafío. Como la mayoría de nosotros mayores de 40 años, no experimentamos Internet ni siquiera los teléfonos celulares cuando éramos jóvenes. El cable estaba atado a la pared, solo había uno o dos televisores en nuestras casas y cuando salimos de la escuela, no veíamos a nadie fuera de nuestra casa hasta el día siguiente. Los niños y adolescentes de hoy se enfrentan a una experiencia radicalmente diferente, haciéndolos siempre disponibles en las redes sociales. Eso significa que la influencia de los compañeros los afecta mucho después de que termina la escuela. Entonces ¿qué hay que hacer? Aquí algunas ideas:

  • Haz que tu hijo comience a usar las redes sociales lo más tarde posible y enséñalo a ser responsable mucho antes de que tenga un teléfono. Supervisar su uso. Ayuda a tu hijo a comprender las implicaciones de las redes sociales: ¿es esa persona en el otro extremo realmente quien dice ser? ¿Le están pidiendo a tu hijo guardar secretos, proporcionar datos personales o hacer algo que pueda poner en riesgo al niño o a la familia?
  • Reconocer el vínculo entre la depresión/ansiedad y el uso continuo de las redes sociales. El acoso, la intimidación y los sentimientos de exclusión son mucho más frecuentes que nunca. Esto se ha convertido en un gran problema en St. Raphael: las tasas de depresión y ansiedad se han disparado en los últimos años, y estamos aprendiendo que el aislamiento junto con el uso frecuente de las redes sociales es una combinación muy mala para el cerebro adolescente.
  1. Las redes sociales pueden ser beneficiosas para mantenernos en contacto con familiares y amigos, participar más plenamente en organizaciones o emprender pasatiempos. Sin embargo, también puede ser muy fácil usarlo negativamente y no ser fiel a uno mismo. Anima a tus hijos a concentrarse en amigos y actividades reales, y rechaza la necesidad de cuantificar su vida comparándose con los demás.

Para obtener más orientación, recomiendo encarecidamente el gran libro Minimalismo Digital de Cal Newport, que está diseñado para ayudarnos a todos a comprender mejor cómo usar el Internet y las redes sociales de manera efectiva y no destructiva. Debemos aprender este equilibrio por nosotros mismos porque se ha convertido en una parte necesaria de vivir en nuestro mundo.

Nada de esto pretende asustar a nadie de las redes sociales o del Internet en general. Obviamente, el Internet llegó para quedarse y sin importar qué trabajos tengan nuestros hijos en el futuro, necesitarán tener habilidades en línea para tener éxito. Sin embargo, al ser intencional con el uso de Internet y encontrar formas de usar la tecnología para nuestro beneficio, todos podemos aprender mejor sobre cómo beneficiarnos de las maravillas de nuestra época.

Artículos relacionados

Lo último