31.5 F
Denver
martes, febrero 27, 2024
InicioPaís y Mundo¿Es la solemnidad de María, Madre de Dios, el primero de enero...

¿Es la solemnidad de María, Madre de Dios, el primero de enero un día de precepto este 2024?

Cada año la Iglesia celebra la solemnidad de María, Madre de Dios, el primero de enero. Aunque por lo general es un día de precepto, ese no será el caso en Estados Unidos este 2024. Por lo tanto, los fieles no tienen la obligación de asistir a Misa el lunes, 1 de enero. Esta dispensa se concede a los fieles en Estados Unidos cuando dicha solemnidad cae en sábado o lunes. No obstante, aún se invita a todos los fieles que puedan asistir a Misa a hacerlo o a unirse a la Iglesia universal en la celebración de esta solemnidad importante a través de la oración.

La solemnidad de María, Madre de Dios, data a la Iglesia primitiva y se celebra el final de la octava de Navidad. Tal como lo declara el Concilio Vaticano Segundo: “Ciertamente, desde los tiempos más antiguos, la Santísima Virgen es venerada con el título de ‘Madre de Dios’” (Lumen gentium, 66). Al celebrar esta fiesta el primer día del año, la Iglesia nos da un medio hermoso para comenzar el nuevo año de la mano de nuestra Madre.

El papa Pablo VI explica en su carta apostólica Marialis cultus: “[Esta solemnidad], fijada en el día primero de enero, según la antigua sugerencia de la Liturgia de Roma, está destinada a celebrar la parte que tuvo María en el misterio de la salvación y a exaltar la singular dignidad de que goza la Madre Santa, por la cual merecimos recibir al Autor de la vida; y es así mismo, ocasión propicia para renovar la adoración al recién nacido Príncipe de la paz, para escuchar de nuevo el jubiloso anuncio angélico (cf. Lc 2, 14), para implorar de Dios, por mediación de la Reina de la paz, el don supremo de la paz” (núm. 5).

El Código de Derecho Canónico (1246 § 2) declara que una conferencia episcopal “puede suprimir o trasladar a domingo algunas de las fiestas de precepto” con la debida aprobación de la Sede Apostólica.

La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos decidió suprimir el precepto de asistir a Misa cuando las solemnidades del 1 de enero (María, Madre de Dios), el 15 de agosto (La Asunción) y el 1 de noviembre (Todos los Santos) caen en sábado o lunes. La Santa Sede aprobó dicho decreto el 4 de julio de 1992.

 

Artículos relacionados

Lo último